Deau­vi­lle-Trou­vi­lle

De Ibi­za a Mon­tauk, los lu­ga­res que se aso­cian con las va­ca­cio­nes son tam­bién te­rri­to­rio abo­na­do pa­ra la crea­ción. En es­ta se­rie re­pa­sa­mos unos cuan­tos des­ti­nos que si­guen dan­do mu­cho jue­go

La Vanguardia - Culturas - - En Verano -

Di­cen que Deau­vi­lle es a Can­nes lo que Trou­vi­lle a Ni­za. Las dos ciu­da­des, con­de­na­das a vi­vir pa­ra siem­pre uni­das por un após­tro­fe y se­pa­ra­das por el río To­ques, com­par­ten el ai­re for­mal del ve­ra­neo a la nor­man­da, los im­po­nen­tes ho­te­les neo­clá­si­cos y los cie­los que en­lo­que­cie­ron a los im­pre­sio­nis­tas, pe­ro mien­tras Deau­vi­lle vi­ve pa­ra ser vis­ta, co­mo cual­quier ciu­dad que ten­ga un ca­sino y un hi­pó­dro­mo co­mo en­se­ñas, Trou­vi­lle se­ría la her­ma­na dis­cre­ta. Las dos tie­nen un pe­di­grí cul­tu­ral de al­tí­si­mo ca­li­bre cu­yos mé­ri­tos po­drían de­ba­tir­se y en­fren­tar­se has­ta las tan­tas apu­ran­do va­si­tos de cal­va­dos. Vea­mos:

Equipo Deau­vi­lle

Ali­nea­ción:

Co­co Cha­nel, que pu­so aquí su pri­me­ra bou­ti­que, en 1913, e im­pu­so los go­rros de pa­ja, los pi­ja­mas de se­da pa­ra la ca­lle, ador­na­dos con ca­me­lias, las ca­mi­se­tas ma­ri­ne­ras y el sué­ter de pun­to pa­ra mu­je­res. Fra­nçoi­se Sa­gan, que lle­gó en 1959, bus­can­do al­ter­na­ti­vas a un Saint-Tro­pez aba­rro­ta­do y com­pró una ca­sa a to­ca­te­ja con lo que aca­ba­ba de ga­nar en el ca­sino. Si­guió acu-

dien­do has­ta su muer­te, vi­si­tan­do el Po­ney Club con sus hi­jos y pa­gan­do cuen­tas fa­bu­lo­sas en Chez Mioc­que y el Bar So­leil.

Clau­de Le­louch, que ro­dó en 1965 la me­jor pos­tal de Deau­vi­lle, la pe­lí­cu­la Un hom­bre y una mu­jer (dos Os­car, una Pal­ma de Oro) y obli­gó pa­ra siem­pre a to­dos los que pi­san la pla­ya a ta­ra­rear le pe­ga­di­si­ma ban­da so­no­ra: cha-ba-da-ba-da.

Equipo Trou­vi­lle

Ali­nea­ción:

Gus­ta­ve Flau­bert, que, con 15 años, se enamo­ró allí por pri­me­ra vez de una mu­jer ca­sa­da de 26, Eli­sa Schlé­sin­ger, re­co­gién­do­le la ca­pa que se le ha­bía caí­do en la are­na.

Mar­cel Proust, que es­tu­vo allí con só­lo 20 años hos­pe­da­do en la Vi­lla des Fré­monts, ins­pi­ra­ción pa­ra La Ras­pa­liè­re que apa­re­ce en A la bús­que­da del tiem­po per­di­do y más tar­de se hos­pe­dó en el Hô­tel des Ro­ches Noi­res. Mar­gue­ri­te Du­ras, que com­pró un apar­ta­men­to en ese mis­mo ho­tel, con­ver­ti­do des­pués en blo­que de vi­vien­das, y a quien la ma­rea ba­ja de la pla­ya le re­cor­da­ba al Me­kong. Es­cri­bió allí las tres no­ve­las de su “ci­clo in­dio”: El amor, El vi­ce­cón­sul y El arre­ba­to de Lol V. Stein. Un día lla­mó a la puer­ta de su pi­si­to, en pri­me­ra lí­nea de mar, el jo­ven es­tu­dian­te Yann An­dréa, que se con­ver­ti­ría en su úl­ti­mo amor, y allí es­tá en­te­rra­da, con una pla­ca que di­ce “con­tem­plar el mar es con­tem­plar­lo to­do”.

Jue­gan en am­bos equi­pos, se­gún el día: Mo­net, Ma­net, Bou­din y Bert­he Mo­ri­sot, que pin­ta­ron am­bas ciu­da­des, así co­mo las ve­ci­nas Rouen y Hon­fleur.

AFP

Arri­ba a la iz­quier­da, Cartel del fil­me ‘Un hom­me et une fem­me’.

A la iz­quier­da, el cua­dro de Clau­deMo­net ‘Sur las plan­ches de Tour­vi­lle’, pin­ta­do en 1870. Arri­ba, la es­cri­to­ra fran­ce­sa Mar­gue­ri­te Du­ras (19141996) con el jo­ven in­tér­pre­te del fil­me ‘Agat­ha’, Yann An­dréa, sep­tiem­bre de 1981

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.