La prin­ce­sa Na­ta­lie

La Vanguardia - Culturas - - En Verano - SER­GIO VI­LA-SAN­JUÁN

El víncu­lo en­tre la cul­tu­ra fran­ce­sa y el co­la­bo­ra­cio­nis­mo du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial es un te­ma que ha atraí­do a au­to­res co­mo el No­bel fran­cés Pa­trick Mo­diano, el ex co­rres­pon­sal de The New York Ti­mes en París Alan Ri­ding (Y si­guió la fies­ta ),oel en­sa­yis­ta es­pa­ñol Fer­nan­do Cas­ti­llo. Cons­ti­tu­ye tam­bién un te­ma cen­tral en la no­ve­la de Pau­li­ne Drey­fus Son co­sas

que pa­san, que pu­bli­ca Ana­gra­ma. De es­ta es­cri­to­ra na­ci­da en 1969 leí el año pa­sa­do un li­bri­to de­li­cio­so, no tra­du­ci­do aquí, Im­mor­tel, en­fin, don­de re­la­ta la rec­ta fi­nal de Paul Mo­rand ha­cia la Aca­de­mia Fran­ce­sa. Mo­rand, gran fi­gu­ra de la li­te­ra­tu­ra y la vi­da so­cial de los años trein­ta, di­plo­má­ti­co en Lon­dres cuan­do De Gau­lle se exi­lia allí, se ne­gó a su­mar­se a la Fran­cia li­bre. Tras la gue­rra se sal­vó por los pe­los de una depuración en to­da re­gla, pe­ro el ge­ne­ral se ven­gó ve­tán­do­le dos ve­ces el ac­ce­so a la ins­ti­tu­ción cul­tu­ral ga­la más pres­ti­gio­sa. En 1968, con to­do el país re­vuel­to, un Mo­rand ya an­ciano ten­drá una úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de ac­ce­der a la Aca­de­mia y mo­ve­rá sus hi­los pa­ra con­se­guir el gran sue­ño. Aun­que la ven­den co­mo no­ve­la, Im­mor­tel, en­fin es en reali­dad un es­tu­pen­do reportaje na­rra­ti­vo, de lo me­jor­ci­to que se ha pu­bli­ca­do en el cam­po del pe­rio­dis­mo cul­tu­ral.

Son co­sas que pa­san sí es una no­ve­la. Pau­li­ne Drey­fus se cen­tra aho­ra en la tra­yec­to­ria ima­gi­na­ria de una be­lla de la aris­to­cra­cia fran­ce­sa, la prin­ce­sa Na­ta­lie de Lu­sig­nan, aman­te de las ar­tes, con amis­ta­des pe­li­gro­sas y vi­da des­nor­ta­da. El es­ce­na­rio, París y la Cos­ta Azul, en los años de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Co­mo te­lón de fon­do, la cues­tión del an­ti­se­mi­tis­mo, que en la plu­ma de Drey­fus ofre­ce un flan­co ines­pe­ra­do. Sin re­ve­lar el fi­nal, su pun­to de vis­ta es que la tra­di­cio­nal li­ber­tad de cos­tum­bres de la cla­se al­ta fran­ce­sa y la en mu­chos ca­sos bru­mo­sa atri­bu­ción de pa­ter­ni­da­des ha­brían lle­va­do al ab­sur­do por sí mis­ma –si no fue­ra tan trá­gi­ca– la pre­ten­sión de es­ta­ble­cer ár­bo­les ge­nea­ló­gi­cos con fi­nes dis­cri­mi­na­to­rios, ya que has­ta el me­nos pen­sa­do te­nía san­gre ju­día. Aque­lla vie­ja Fran­cia ra­cis­ta y cla­sis­ta no se ha­bía mi­ra­do bien al es­pe­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.