Joan Po­nç, vi­sio­nes del ul­tra­mun­do

La Vanguardia - Culturas - - Arte|s - JUAN BUFILL

La Fun­da­ció Ca­ta­lun­ya La Pe­dre­ra pre­sen­ta en Bar­ce­lo­na una gran ex­po­si­ción re­tros­pec­ti­va que reúne obras de to­das las eta­pas de Joan Po­nç, an­te­rio­res y pos­te­rio­res a Dau al Set, un gru­po que fue mar­ca­do por su per­so­na­li­dad vi­sio­na­ria y su­rrea­lis­ta tan­to co­mo por la poé­ti­ca de su ami­go Joan Bros­sa

Ha­ce años, en una de esas no­ches de gran vien­to del Em­por­dà, con­du­cía de ma­dru­ga­da y ya con sue­ño por una ca­rre­te­ra se­cun­da­ria don­de na­die más cir­cu­la­ba, y em­pe­cé a te­mer que ha­bía to­ma­do un des­vío equi­vo­ca­do, pues el pai­sa­je, apa­ren­te­men­te, no coin­ci­día con el ma­pa. En­ton­ces vi con ali­vio que, tras unos ci­pre­ses, apa­re­cía un pe­que­ño pue­blo, os­cu­ro. Al lle­gar, pu­de leer el le­tre­ro: aquel lu­gar se lla­ma­ba Ul­tra­mort. Me he acor­da­do de aque­lla apa­ri­ción noc­tur­na por­que ese pue­blo con ci­pre­ses de ul­tra­muer­te me hi­zo pen­sar en los pai­sa­jes visionarios de Joan Po­nç. Fal­ta­ban, eso sí, los co­lo­res vi­vos en lo som­brío, las fos­fo­res­cen­cias sin mo­ti­vo co­no­ci­do y al­gún per­so­na­je ex­tra­ño, mis­te­rio­so, en­tre cor­po­ral y es­pi­ri­tual, li­bre o de al­gún mo­do tor­tu­ra­do, tal vez mons­truo­so, en­tre hu­mano y ani­mal, y po­si­ble­men­te más inocen­te que dia­bó­li­co, a pe­sar de su as­pec­to.

Joan Po­nç siem­pre pin­ta­ba de no­che, a la luz de una bom­bi­lla des­nu­da. Y a me­nu­do pin­ta­ba zo­nas y es­ce­nas noc­tur­nas, más allá de lo que cree sa­ber y con­tro­lar la ra­zón. Co­mo Joan Mi­ró, era más su­rrea­lis­ta que la ma­yor par­te de los su­rrea­lis­tas ofi­cia­les, que eran de Pa­rís y de sa­lón. Su obra sig­ni­fi­ca una in­da­ga­ción exis­ten­cial y poé­ti­ca so­bre el ser hu­mano, una in­tros­pec­ción vi­sio­na­ria li­bre de mie­do. Po­nç sa­bía des­cu­brir y sen­tir lo sa­gra­do en dis­tin­tos ni­ve­les de la reali­dad, tam­bién en las zo­nas con­si­de­ra­das inferiores, caí­das o in­clu­so en­fer­mas, aje­nas a cual­quier ele­va­ción.

Es una suer­te que fi­nal­men­te se ha­ya po­di­do pre­sen­tar en La Pe­dre­ra es­ta ex­po­si­ción re­tros­pec­ti­va, una ini­cia­ti­va que el Mac­ba has­ta aho­ra no ha lle­ga­do a rea­li­zar, aun­que ha­ce años anun­ció que de­di­ca­ría una mues­tra a es­te pin­tor ca­ta­lán (Bar­ce­lo­na, 1927-Saint Paul de Ven­ce, 1984). Dià­bo­lo es el tí­tu­lo es­co­gi­do por la co­mi­sa­ria, Pi­lar Par­ce­ri­sas. Alu­de a la vez al jue­go y al mi­to de ese án­gel re­bel­de que apa­re­ce re­pre­sen­ta­do con iro­nía y ca­si ter­nu­ra en mu­chas obras de Po­nç, co­mo un agen­te de des­or­den poé­ti­co. Sin em­bar­go, ese tí­tu­lo es un con­cep­to de Joan Bros­sa y no de Po­nç y creo que tien­de a re­du­cir el sen­ti­do de la obra del pin­tor. Tal vez Ul­tra­món (Ul­tra­mun­do) po­dría ha­ber si­do un tí­tu­lo más ade­cua­do al ca­rác­ter mis­te­rio­so y exis­ten­cial de to­da la obra de Po­nç. O tam­bién Fons de l’és­ser (Fon­do del ser).

Aun­que se anun­cia co­mo una an­to­lo­gía, no lle­ga a ser­lo, pues fal­tan al­gu­nas obras ex­ce­len­tes, en­tre ellas la que pa­ra mí es la obra maes­tra de Joan Po­nç, la que reúne y re­su­me lo me­jor de su con­tri­bu­ción a la his­to­ria del ar­te: Vi­sió de la te­rra de Lla­tra (an­te­rior­men­te se es­cri­bía Ya­tra), un óleo de 1948 de dos me­tros de an­cho. Me ex­pli­có la co­mi­sa­ria que in­ten­tó en vano in­cluir es­ta pin­tu­ra y que sus pro­pie­ta­rios no la qui­sie­ron pres­tar. En cual­quier ca­so, era ne­ce­sa­rio vol­ver a con­tem­plar, re­des­cu­brir y va­lo­rar des­de una pers­pec­ti­va ac­tual la obra de Po­nç, y la mues­tra es fas­ci­nan­te y muy recomendable pa­ra las per­so­nas ca­pa­ces de sin­to­ni­zar con las ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas y li­te­ra­rias de la in­tui­ción y la ima­gi­na­ción­poé­ti­ca.La­se­lec­ción­se­com­ple­men­ta muy bien con la que reali­zó Ar­nau Puig pa­ra la re­tros­pec­ti­va del año 2002 en la Fun­da­ción La Cai­xa.

En la his­to­ria del ar­te Joan Po­nç no es­tá tan so­lo co­mo se sue­le afir­mar. Su obra tie­ne pre­ce­den­tes en Paul Klee (Car­na­val en las mon­ta­ñas, de 1924, o Jar­dín ex­tra­ño ,de 1923), en Joan Mi­ró, en Victor Brau­ner y en el ar­te ro­má­ni­co y gó­ti­co ca­ta­lán, tie­ne afi­ni­da­des con Bros­sa y an­ti­ci­pa las fi­gu­ra­cio­nes neo­pri­mi­ti­vas­deBas­quiat­yPenck. |

Su obra sig­ni­fi­ca una in­da­ga­ción exis­ten­cial y poé­ti­ca so­bre el ser, una in­tros­pec­ción vi­sio­na­ria li­bre de mie­do

SEN­SE TÍ­TOL, C. 1948, TÉC­NI­CA MIX­TA SO­BRE PA­PEL ENTELADO, 66 x 42 CM

CO­LEC­CIÓN PAR­TI­CU­LAR. Fue Joan Bros­sa quien acon­se­jó a su ami­go Joan Po­nç que pin­ta­ra y di­bu­ja­ra lo que le sa­lie­ra, au­to­má­ti­ca­men­te, sin pen­sar con la ra­zón or­de­na­do­ra. Es­ta es una de las me­jo­res obras de un pe­rio­do ca­rac­te­ri­za­do por las se­ries ‘Sui­te De­li­ris’ y ‘Sui­te Al·lu­ci­na­cions’

ES­TIU, 1948, GOUACHE Y TIN­TA CHI­NA SO­BRE PA­PEL, 45 x 65 CM, CO­LEC­CIÓN

PAR­TI­CU­LAR. Es­te dibujo con­tie­ne bas­tan­tes de los ele­men­tos que ca­rac­te­ri­zan la obra de Po­nç. En los ras­gos de sus per­so­na­jes an­ti­ci­pa a Bas­quiat y en la si­mul­ta­nei­dad de ele­men­tos dis­tan­tes, co­mo as­tros, ani­ma­les y plan­tas, re­cuer­da a las cos­mo­go­nías y cons­te­la­cio­nes de Mi­ró

SORD. HO­ME­NAT­GE A DÉU, 1971, ÓLEO SO­BRE TE­LA, 146 x 89 CMS. CO­LEC­CIÓN

PAR­TI­CU­LAR. Es­ta pin­tu­ra co­rres­pon­de a una eta­pa en que el pin­tor re­fle­xio­na so­bre el paso del tiem­po y la pre­ca­rie­dad de la exis­ten­cia. La te­la se mues­tra jun­to a otra pin­tu­ra ti­tu­la­da ‘La vi­da’, pro­ta­go­ni­za­da por la mi­tad in­fe­rior del cuer­po hu­mano. Opo­ne al va­cío os­cu­ro el co­lor de la pin­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.