La gue­rra de Max Aub

La Vanguardia - Culturas - - Escenario|s - SÒ­NIA HER­NÁN­DEZ

Tea­tro El Cen­tro Dra­má­ti­co Na­cio­nal pre­sen­ta en el Tea­tre Romea su adap­ta­ción es­cé­ni­ca del ci­clo no­ve­lís­ti­co que Max Aub de­di­có a la Gue­rra Ci­vil: ‘El la­be­rin­to má­gi­co’. Una opor­tu­ni­dad pa­ra res­ca­tar del ol­vi­do a uno de los nom­bres fun­da­men­ta­les de la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la del exi­lio

En los bom­bar­deos de Bar­ce­lo­na o la sa­li­da por Port­bou es­tán las bom­bas de Ale­po o los re­fu­gia­dos de Les­bos: es la mo­der­ni­dad de Aub

Jo­sé Ri­va­da­via pre­gun­ta: “Y cuan­do pa­se el tiem­po, y se aca­be es­ta gue­rra, ¿pa­ra qué crees tú que ha­brán muer­to es­tos tres?”. El mé­di­co Ju­lián Tem­pla­do con­tes­ta: “Pa­ra que se si­gan ra­jan­do las tri­pas sus su­ce­so­res”. Ri­va­da­via y Tem­pla­do son per­so­na­jes de la se­rie de no­ve­las El la­be­rin­to má­gi­co, que pu­bli­có en­tre 1943 y 1968 el gra­fó­mano Max Aub –una de las fi­gu­ras im­pres­cin­di­bles del exi­lio de 1939, que na­ció en Pa­rís en 1903 y mu­rió en Ciu­dad de Mé­xi­co en 1972–. Es­te ci­clo na­rra­ti­vo se ha con­si­de­ra­do el gran fri­so de la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la. Pa­ra el dramaturgo Jo­sé Ra­món Fer­nán­dez es “uno de los mo­nu­men­tos de la na­rra­ti­va de nues­tro país del si­glo XX”. Él se ha en­car­ga­do de fi­jar la adap­ta­ción de las seis no­ve­las pa­ra con­cen­trar­las en un es­pec­tácu­lo de unas dos ho­ras, con la di­rec­ción de Er­nes­to Ca­ba­lle­ro y gra­cias a un tra­ba­jo lar­go, di­fi­cul­to­so y ad­mi­ra­ble de los ac­to­res.

El es­pec­tácu­lo, es­tre­na­do en ju­nio del 2016 por la com­pa­ñía del Cen­tro Dra­má­ti­co Na­cio­nal (CDN) en el Tea­tro Va­lle-In­clán de Ma­drid, tie­ne pre­vis­ta su lle­ga­da a Bar­ce­lo­na el pró­xi­mo 26 de oc­tu­bre, en el mar­co de una gi­ra por ciu­da­des co­mo Va­len­cia, Ali­can­te y Mos­cú. De es­te mo­do, la his­to­ria re­crea­da por Max Aub vuel­ve a los lu­ga­res es­co­gi­dos pa­ra es­ce­ni­fi­car có­mo se com­bi­nan los ho­rro­res y la vi­da co­ti­dia­na en la re­ta­guar­dia. Al­re­de­dor de las re­pre­sen­ta­cio­nes se ha or­ga­ni­za­do un buen nú­me­ro de ac­ti­vi­da­des co­mo con­fe­ren­cias, congresos o exposiciones. En Bar­ce­lo­na, la Sa­la Bec­kett aco­ge­rá una char­la en­tre el di­rec­tor y el au­tor de la ver­sión dra­ma­túr­gi­ca el 27 de oc­tu­bre.

En su lle­ga­da a la ca­pi­tal ca­ta­la­na, el mon­ta­je es­tá car­ga­do de sig­ni­fi­ca­dos más allá de la pro­pia na­rra­ción. Co­mo di­rec­tor del CDN, Er­nes­to Ca­ba­lle­ro se ha pro­pues­to “el de­sa­rro­llo del pa­tri­mo­nio dra­má­ti­co es­pa­ñol co­mo he­rra­mien­ta pa­ra vi­si­bi­li­zar una me­mo­ria co­lec­ti­va”; mien­tras que Jo­sé Ra­món Fer­nán­dez des­ta­ca la mo­der­ni­dad de la obra au­bia­na: “Veía lo que na­rra­ba Aub, los bom­bar­deos de Bar­ce­lo­na o la sa­li­da por Port­bou, a la vez que los bom­bar­deos de Ale­po o la lle­ga­da de los re­fu­gia­dos si­rios a Les­bos”. Una de las cla­ves de es­ta vi­gen­cia es que Aub –a pe­sar de ser uno de los re­pre­sen­tan­tes de quie­nes per­die­ron la gue­rra y se vie­ron obli­ga­dos al exi­lio– se li­mi­ta a “ser só­lo ojo, sin ce­der al ale­ga­to re­sen­ti­do o a la con­tra­pro­pa­gan­da”, co­mo afir­ma Ca­ba­lle­ro.

El otro gran lo­gro es el tra­ba­jo de los quin­ce in­tér­pre­tes, con­ver­ti­dos ca­da uno de ellos en “ac­tor dramaturgo al mo­do brech­tiano, ca­paz de ser na­rra­dor e in­tér­pre­te al mis­mo tiem­po y con sen­ti­do del hu­mor”. El equi­po ar­tís­ti­co em­pe­zó a tra­ba­jar so­bre la pri­me­ra adap­ta­ción de Fer­nán­dez en la pri­ma­ve­ra del 2015, en el La­bo­ra­to­rio Rivas Che­rif. Es­ta es una de las pri­me­ras ini­cia­ti­vas que Er­nes­to Ca­ba­lle­ro pu­so en mar­cha al asu­mir la di­rec­ción del CDN: “Una ca­sa del tea­tro tie­ne que ser al­go más que pro­duc­tor o ex­hi­bi­dor de es­pec­tácu­los. Hay una pro­pues­ta ar­tís­ti­ca, y me pro­pu­se crear un pun­to de en­cuen­tro pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res sin el apre­mio del re­sul­ta­do, y, de al­gu­na ma­ne­ra, mo­di­fi­car los sis­te­mas de pro­duc­ción al uso”, ex­pli­ca.

El re­sul­ta­do pro­vi­sio­nal de la pri­me­ra pro­pues­ta –des­pués de va­lo­rar la po­si­bi­li­dad de ha­cer un es­pec­tácu­lo de ca­si diez ho­ras– se mos­tró an­te un pú­bli­co re­du­ci­do en la pri­ma­ve­ra del 2015. A par­tir de las reac­cio­nes y va­lo­ra­cio­nes de los asis­ten­tes, la obra se mo­di­fi­có has­ta con­se­guir la ver­sión es­tre­na­da en ju­nio del año si­guien­te, con es­ce­no­gra­fía y ves­tua­rio de Mó­ni­ca Bo­ro­me­llo y la ac­tua­ción en di­rec­to de los mú­si­cos Pau Mar­tí­nez y Ja­vier Co­ble.

Fer­nán­dez ob­tu­vo el pre­mio a la me­jor adap­ta­ción o ver­sión de obra tea­tral y Pa­co Ochoa el de me­jor ac­tor de re­par­to en la úl­ti­ma edi­ción de los Max. El mon­ta­je tam­bién ha re­ci­bi­do los ga­lar­do­nes de me­jor es­pec­tácu­lo, me­jor ac­tor pro­ta­go­nis­ta (Pa­co Ochoa), me­jor ac­tor se­cun­da­rio (Al­fon­so To­rre­gro­sa) y me­jor ac­tor re­ve­la­ción (Bor­ja Luna) en los pre­mios de The Cen­tral Aca­demy of Dra­ma de Chi­na.

El es­treno de El la­be­rin­to má­gi­co, la bue­na aco­gi­da por par­te de pú­bli­co y crí­ti­ca y la gi­ra pos­te­rior suponen un nue­vo ejer­ci­cio de res­ti­tu­ción de un au­tor to­da­vía po­co re­pre­sen­ta­do y co­no­ci­do fue­ra del ám­bi­to aca­dé­mi­co. El ca­te­drá­ti­co Ma­nuel Az­nar So­ler, miem­bro de la co­mi­sión cien­tí­fi­ca de la Fun­da­ción Max Aub, con­si­de­ra que “ac­tual­men­te el es­cri­tor ya es­tá in­te­gra­do en el ca­non es­pa­ñol del si­glo

La obra su­po­ne un nue­vo ejer­ci­cio de res­ti­tu­ción de un au­tor po­co re­pre­sen­ta­do y co­no­ci­do

XX, pe­ro sus re­pre­sen­ta­cio­nes han si­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te muy mi­no­ri­ta­rias, muy vin­cu­la­das al tea­tro uni­ver­si­ta­rio y a los círcu­los al­ter­na­ti­vos”. El exi­lio ha con­tri­bui­do de­ci­si­va­men­te a es­te des­co­no­ci­mien­to, mien­tras que su au­sen­cia en los es­ce­na­rios des­pués de las prohi­bi­cio­nes fran­quis­tas se pue­de ex­pli­car por­que “sus obras ma­yo­res re­quie­ren de un re­par­to muy ex­ten­so que el tea­tro co­mer­cial no pue­de cu­brir”.

En los úl­ti­mos años, va­rias re­pre­sen­ta­cio­nes con­fir­man la vo­lun­tad de re­cu­pe­ra­ción del in­men­so y plu­ri­dis­ci­pli­nar le­ga­do de Max Aub, ya le­jos del mon­ta­je que Lluís Pas­qual di­ri­gió tam­bién con el CDN a par­tir del dia­rio La ga­lli­na

cie­ga en 1988; y ca­si vein­te años des­pués del es­treno de San Juan di­ri­gi­do por Juan Car­los de la Fuente. En el 2015, el Tea­tro Es­pa­ñol es­tre­nó, con di­rec­ción de Je­sús Cra­cio, Ten­go tan­tas per­so­na­li­da­des que cuan­do di­go te quie­ro, no sé si es ver­dad, so­bre tex­tos del au­tor exi­lia­do. En enero del 2016, la sa­la mu­ni­ci­pal L’Es­cor­xa­dor de Elx es-

tre­nó El tea­tro es­pa­ñol sa­ca­do a la luz de las ti­nie­blas de nues­tro tiem­po, di­ri­gi­do por Fran­cis­co Al­be­ro­la, mien­tras que la ac­triz ca­ta­la­na Car­me Co­ne­sa pro­ta­go­ni­zó el mo­nó­lo­go De al­gún tiem­po a es­ta par­te, ba­jo la di­rec­ción de Ig­na­cio Gar­cía en la Sa­la Mar­ga­ri­ta Xir­gu tam­bién a prin­ci­pios del año pa­sa­do. Por to­do, ya no re­sul­ta tan ex­tra­ño el es­cri­tor es­pa­ñol na­ci­do en Fran­cia y re­fu­gia­do en Mé­xi­co y que si­gue dan­do su nombre a la sa­la de las Na­ves del Es­pa­ñol en el Ma­ta­de­ro de Ma­drid des­pués de una so­na­da po­lé­mi­ca.

AR­CHI­VO/M. G PUN­TO

Arri­ba, Max Aub en su es­tu­dio en Mé­xi­co, y a la de­re­cha, es­ce­na de ‘El la­be­rin­to má­gi­co’, que se po­drá ver en el Tea­tre Romea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.