El bió­gra­fo que ca­lla

La Vanguardia - Culturas - - News -

En el 2014, Mark Whi­ta­ker pu­bli­có una mo­nu­men­tal bio­gra­fía de Bill Cosby de ca­si 600 pá­gi­nas. Ni una so­la de ellas de­di­ca­da a las acu­sa­cio­nes de agre­sión se­xual que perseguían al có­mi­co des­de los 70 y que ter­mi­na­rían por lle­var­lo a los tri­bu­na­les. El li­bro, que fue bien re­ci­bi­do y cri­ti­ca­do en The New York

Times y to­das las ca­be­ce­ras de ri­gor, fue re­ti­ra­do por la edi­to­rial y con­ver­ti­do en pul­pa de pa­pel, des­pués de que 48 mu­je­res de­cla­ra­ran con­tra Cosby, que te­nía un mé­to­do bas­tan­te per­fec­cio­na­do con­sis­ten­te en dro­gar y vio­lar a sus víc­ti­mas una vez se­da­das. Al­go si­mi­lar le es­tá pa­san­do al repu­tado Pe­ter Bis­kind tras el ca­so Weins­tein. El pe­rio­dis­ta fir­mó la crónica de­fi­ni­ti­va de la olea­da de ci­ne in­die de los 90, Down

and dirty pic­tu­res, en el que el pro­duc­tor era una fi­gu­ra fun­da­men­tal. Que­da­ba co­mo al­guien ti­rá­ni­co y co­lé­ri­co pe­ro nun­ca se men­cio­nan sus mé­to­dos pre­da­to­rios con prác­ti­ca­men­te to­das las mu­je­res jóvenes que le que­da­ban a ti­ro. Bis­kind ha ad­mi­ti­do que sa­bía de al­gu­nas his­to­rias pe­ro eran off the re­cord y hu­bie­ran des­via­do el cur­so de su in­ves­ti­ga­ción. Con­ti­núa el es­pi­no­so de­ba­te: ¿es el bió­gra­fo si­len­cio­so un cóm­pli­ce se­cun­da­rio o sim­ple­men­te un mal cro­nis­ta?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.