Se­ries con re­li­gión

La Vanguardia - Culturas - - Portada - LA RE­LI­GIÓN TRAU­MA­TI­ZA­DA ‘AME­RI­CAN GODS’

Los sa­cer­do­tes pro­ta­go­ni­zan fic­cio­nes sobre fe y po­der

Es­tá pro­ta­go­ni­za­da por el gran ac­tor Lars Mik­kel­sen, que en­car­na a Johan­nes, lí­der de una igle­sia lu­te­ra­na y de una fa­mi­lia, hom­bre ator­men­ta­do, al­cohó­li­co, bri­llan­te, in­fiel, ira­cun­do. Las ten­sio­nes fa­mi­lia­res se in­ser­tan en el con­tex­to de la Di­na­mar­ca de hoy: la pér­di­da de bie­nes­tar, la lle­ga­da de re­fu­gia­dos, la cri­sis de la fa­mi­lia tra­di­cio­nal.

‘Al­go que creer’ abor­da el pro­ble­ma so­cial más in­ci­si­vo en es­tos mo­men­tos en Eu­ro­pa: el de los re­fu­gia­dos

‘Bro­ken’, de ca­rác­ter más so­cial, li­dia con el des­am­pa­ro de una co­mu­ni­dad y abor­da el te­ma del abu­so se­xual

En ‘Dam­na­tion’ un sa­cer­do­te fal­so in­ten­ta li­de­rar una re­vo­lu­ción co­mu­nis­ta en la Amé­ri­ca pro­fun­da

de ca­rác­ter so­cial, ex­plo­ra los pro­ble­mas de siem­pre (en Li­ver­pool).

El padre Mi­chael Ke­rri­gan ayu­da a los miem­bros de su co­mu­ni­dad a li­diar con el des­am­pa­ro y la en­fer­me­dad. Las tra­mas, en ese sen­ti­do, son las clá­si­cas –di­ga­mos– del ci­ne de Ken Loach. Lo in­tere­san­te es la di­men­sión per­so­nal del pro­ta­go­nis­ta, di­vi­di­do en­tre el de­ber de cui­dar a su ma­dre an­cia­na (las imá­ge­nes de ese hom­bre de se­sen­ta años dur­mien­do en un col­chón in­fla­ble al la­do de la en­fer­ma son inol­vi­da­bles) y los re­cuer­dos del abu­so se­xual que su­frió en la in­fan­cia (por par­te de un cu­ra).

En­con­tra­mos ese te­ma tan­to en la fic­ción (Ray Do­no­van) co­mo en el do­cu­men­tal (The Kee­pers). Y su­po­ne una es­qui­zo­fre­nia asu­mi­da por la pro­pia ins­ti­tu­ción, co­mo se evi­den­cia en el he­cho de que los per­so­na­jes re­li­gio­sos con más pre­sen­cia sean por lo ge­ne­ral de signo po­si­ti­vo, mien­tras que sus enemi­gos o su­pe­rio­res ecle­siás­ti­cos, per­so­na­jes más pla­nos, prac­ti­quen o pro­te­jan el abu­so de los me­no­res a su car­go. Ni si­quie­ra The young Po­pe, esa gran se­rie sobre un pa­pa jo­ven y gua­po (ni más ni me­nos que in­ter­pre­ta­do por el ac­tor Ju­de Law), escapa de esa pre­sión de épo­ca. Des­pués de sie­te ca­pí­tu­los ab­so­lu­ta­men­te va­ti­ca­nos, en el oc­ta­vo y el no­veno de la pri­me­ra tem­po­ra­da el Pa­pa se va a Áfri­ca y ve­mos al car­de­nal Gu­tié­rrez bus­can­do en Nue­va York prue­bas que de­mues­tren que el car­de­nal Kurt­well co­me­tió abu­sos. Fi­nal­men­te en­cuen­tra a un tes­ti­go (un jo­ven), a una víc­ti­ma (la pa­la­bra es fe­me­ni­na).

El año pa­sa­do se emi­tió la pri­me­ra tem­po­ra­da de Ame­ri­can Gods, don­de se plan­tea el de­ba­te de la fe en tér­mi­nos pro­pios del gé­ne­ro fantástico. La obra crea un mun­do en que los vie­jos dio­ses ol­vi­da­dos con­vi­ven con no­so­tros, des­creí­dos se­res hu­ma­nos, tra­tan­do de so­bre­vi­vir con sus men­gua­dos po­de­res. Son una mi­no­ría. De eso ha­blan, en el fon­do, to­das las se­ries: de có­mo re­pre­sen­tar a las mi­no­rías que con­fi­gu­ran cual­quier ma­yo­ría (di­ga­mos: un país).

El ca­to­li­cis­mo es una de esas mi­no­rías sig­ni­fi­ca­ti­vas de Es­ta­dos Uni­dos. Des­de Ha­rriet Ha­yes de

Studio 60 on the Sun­set Street has­ta el ator­men­ta­do ho­mo­se­xual Da­vid Fis­her en A dos me­tros ba­jo tie­rra, pa­san­do por la san­ta ado­les­cen­te Pai­ge Jen­nings en The Ame­ri­cans (don­de el sa­cer­do­te y su es­po­sa ac­túan co­mo an­ta­go­nis­tas es­pi­ri­tua­les de la des­creí­da, im­pla­ca­ble, mor­tal pa­re­ja pro­ta­go­nis­ta de es­pías in­fil­tra­dos), a me­nu­do en­con­tra­mos a un ca­tó­li­co en las se­ries. Igual que tie­nen que apa­re­cer en ellas gais y les­bia­nas, afro­ame­ri­ca­nos y asiá­ti­co-ame­ri­ca­nos y la­ti­nos, tam­bién tie­ne que ha­ber al­guien que cree.

Ese per­so­na­je acos­tum­bra a ser el más ator­men­ta­do, a cau­sa de la cul­pa. Por eso es tan re­fres­can­te Dam­na­tion: por­que su pro­ta­go­nis­ta es un fal­so cu­ra, un Ro­bin Hood que uti­li­za la so­ta­na, en ple­nos años trein­ta, pa­ra li­de­rar la re­vo­lu­ción en la Amé­ri­ca pro­fun­da. Una re­vo­lu­ción co­mu­nis­ta. No me ex­tra­ña que, tras una bue­na pri­me­ra tem­po­ra­da, ha­ya si­do can­ce­la­da. No só­lo por­que el co­mu­nis­mo es sos­pe­cho­so en los Es­ta­dos Uni­dos (y par­ti­cu­lar­men­te en es­ta era Trump), sino por­que el lai­cis­mo po­ne en ja­que una na­ción ma­yor­men­te re­li­gio­sa. Nun­ca ol­vi­da­ré esos mo­men­tos de Fri­day

night lights en que los ju­ga­do­res ado­les­cen­tes de fút­bol ame­ri­cano se arro­di­lla­ban pa­ra re­zar, to­dos jun­tos, en el ves­tua­rio, an­tes de ca­da par­ti­do. |

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.