Cen­te­na­rio del ci­neas­ta exis­ten­cial

Es se­gu­ra­men­te el di­rec­tor que me­jor ha re­tra­ta­do los pro­ble­mas exis­ten­cia­les, las du­das teo­ló­gi­cas y las tur­bu­len­cias ma­tri­mo­nia­les. En el cen­te­na­rio de su na­ci­mien­to re­pa­sa­mos las cla­ves de su ex­ten­sa obra

La Vanguardia - Culturas - - Portada - MAU­RI­CIO BACH

Ing­mar Berg­man plas­mó con maes­tría las du­das y an­gus­tias hu­ma­nas

Las gran­des ex­por­ta­cio­nes cul­tu­ra­les sue­cas del si­glo XX han si­do las ac­tri­ces Gre­ta Gar­bo e In­grid Berg­man, el gru­po Abba... y el ci­neas­ta Ing­mar Berg­man, sin pa­ren­tes­co al­guno con la ac­triz. Las dos es­tre­llas irra­dia­ron gla­mur y be­lle­za nór­di­ca, mien­tras que el pop con es­té­ti­ca glam des­ca­fei­na­da del cuar­te­to mu­si­cal inun­dó el mun­do de im­ba­ti­bles me­lo­días pop (un con­se­jo gra­tis: es­cu­chen el ál­bum de piano que Benny An­ders­son ha gra­ba­do pa­ra Deuts­che Gram­mop­hon). Fren­te a es­to, Ing­mar Berg­man ex­ten­dió por el mun­do du­ran­te seis dé­ca­das una ima­gen muy dis­tin­ta de Sue­cia: an­gus­tia exis­ten­cial, du­das teo­ló­gi­cas, tras­cen­den­ta­lis­mo me­ta­fí­si­co y des­car­na­das sin­ce­ri­da­des ma­tri­mo­nia­les. En los años de glo­ria del ci­ne de

au­tor eu­ro­peo, el ci­neas­ta lle­va­ba a la pan­ta­lla el aus­te­ro ri­gor pro­tes­tan­te fren­te al car­na­va­les­co ca­to­li­cis­mo me­di­te­rrá­neo de Fe­de­ri­co Fe­lli­ni. A las des­acom­ple­ja­das ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes for­ma­das en el cul­to a la te­le­se­rie, Berg­man pue­de so­nar­les a se­su­do tos­tón. ¿Lo fue? Es­te año en que se ce­le­bra el cen­te­na­rio de su na­ci­mien­to es un buen mo­men­to pa­ra echar la vis­ta atrás y plan­tear­se qué le pue­de apor­tar su obra a un es­pec­ta­dor ac­tual. Pa­ra ello pro­pon­go un re­co­rri­do por la ca­rre­ra de Ing­mar Berg­man (Upp­sa­la, 1918-Fa­rö, 2007) en diez fo­to­gra­mas.

La for­ja del au­tor

Berg­man de­bu­ta tras la cá­ma­ra al fi­nal del ro­da­je de Tor­tu­ra (1944), un guión su­yo que la pro­duc­to­ra Svenks Fil­min­dus­tri pu­so en ma­nos de Alf Sjö­berg co­mo di­rec­tor. Es­te tu­vo que au­sen­tar­se los úl­ti­mos días de ro­da­je y el jo­ven guio­nis­ta ro­dó las úl­ti­mas es­ce­nas. La pri­me­ra pe­lí­cu­la fir­ma­da por él es

Cri­sis (1946) y a par­tir de ella, du­ran­te una dé­ca­da, irá tan­tean­do te­mas y re­gis­tros.

Berg­man fil­ma his­to­rias de amor con tin­tes me­lo­dra­má­ti­cos –con es­pe­cial in­te­rés por los per­so­na­jes jó­ve­nes en evo­lu­ción y con­flic­to– y ha­ce tam­bién al­gu­nas pro­ba­tu­ras con la co­me­dia, un re­gis­tro a prio­ri muy ale­ja­do del den­so y exis­ten­cia­lis­ta uni­ver­so berg­ma­niano. Sal­vo al­gu­na ra­ra ex­cep­ción, fir­ma siem­pre los guio­nes de sus pe­lí­cu­las, que en al­gún ca­so par­ten de adap­ta­cio­nes de no­ve­las o dra­mas aje­nos, pe­ro pro­gre­si­va­men­te se van im­po­nien­do las pro­pues­tas pro­pias. Es­ta eta­pa ini­cial de bús­que­da de su voz per­so­nal in­clu­ye una pri­me­ra obra re­don­da, Un ve­rano con

Mó­ni­ca (1953), y cul­mi­na en 1955 con la de­li­cio­sa co­me­dia de en­re­dos amo­ro­sos Son­ri­sas de una no­che de ve­rano. Más ade­lan­te ha­rá un par de in­cur­sio­nes más en el gé­ne­ro con re­sul­ta­dos irre­gu­la­res: la in­tere­san­te El ojo del dia­blo (1960) sobre el mi­to de Don Juan, y la fa­lli­da ¡Esas mu­je­res! (1964).

La con­sa­gra­ción internacional

El triun­fo de­fi­ni­ti­vo más allá de las fronteras sue­cas lle­ga de for­ma ro­tun­da con dos pe­lí­cu­las con­ver­ti­das hoy en clá­si­cos. La pri­me­ra, El

sép­ti­mo se­llo (1956), pre­mio Es­pe­cial del Jurado en Can­nes, in­clu­ye una ima­gen icó­ni­ca del ci­ne, la de la

par­ti­da de ajedrez en­tre el ca­ba­lle­ro y la muer­te. La se­gun­da, Fre­sas

sal­va­jes (1957), Oso de Oro en el Fes­ti­val de Berlín, es­tá pro­ta­go­ni­za­da por el vie­jo ci­neas­ta Victor Sjös­tröm, au­tén­ti­co padre fundador del ci­ne sue­co que di­ri­gió su pri­me­ra pe­lí­cu­la en 1912 y que ya ha­bía ac­tua­do pa­ra Berg­man en la tem­pra­na La ale­gría (1950). El sép­ti­mo se­llo y Fre­sas sal­va­jes de­li­mi­tan a la per­fec­ción el uni­ver­so crea­ti­vo berg­ma­niano: la pri­me­ra adop­ta la for­ma de un cuen­to me­die­val; la se­gun­da na­rra el do­ble via­je, fí­si­co y men­tal, de un pro­fe­sor que acu­de a re­co­ger un pre­mio y se en­fren­ta a los fan­tas­mas de su pa­sa­do. En ellas apa­re­cen los gran­des te­mas del ci­neas­ta: la ob­se­sión por la muer­te, el re­mor­di­mien­to de la cul­pa, las du­das de la fe y la bús­que­da de re­den­ción. Pa­rá­bo­las y dra­mas En­tre fi­na­les de los cin­cuen­ta y du­ran­te la dé­ca­da de los se­sen­ta del pa­sa­do si­glo, Berg­man cons­tru­ye una se­rie de pa­rá­bo­las –El ma­nan­tial de la don­ce­lla (con la que ga­na el pri­mer Os­car a la me­jor pe­lí­cu­la de ha­bla no in­gle­sa en 1960), El ros­tro (1958)– y va­rios dra­mas exis­ten­cia­les que in­da­gan en los des­equi­li­brios psi­co­ló­gi­cos, las du­das re­li­gio­sas y las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y de pa­re­ja. Es el mo­men­to cum­bre de su ca­rre­ra y se su­ce­den las obras maes­tras. Di­ri­ge lo que se de­no­mi­na­rá la tri­lo­gía de la fe (un con­cep­to que él al prin­ci­pio re­cha­za, pe­ro aca­ba­rá acep­tan­do): Co­mo en un es­pe­jo (se­gun­do Os­car, en 1961, un año des­pués del pri­me­ro), Los co­mul­gan­tes (1963) y la su­bli­me El si­len­cio (1963). Es­ta ex­plo­ra­ción de las en­tra­ñas del al­ma al­can­za un hi­to in­con­tes­ta­ble con Per­so­na (1966), que ex­pri­me los re­cur­sos del ci­ne pa­ra ahon­dar en la com­ple­ji­dad hu­ma­na con una pro­fun­di­dad que po­día pa­re­cer re­ser­va­da a la no­ve­la. Tam­bién a es­ta épo­ca per­te­ne­ce La ho­ra del lo­bo (1968), su pe­lí­cu­la de te­rror sobre un ar­tis­ta en cri­sis que se en­fren­ta a sus de­mo­nios y desata po­de­ro­sas es­ce­nas oní­ri­cas.

El mun­do de la pa­re­ja

En la dé­ca­da de los se­ten­ta el ci­neas­ta de­ja la me­ta­fí­si­ca y el blan­co y ne­gro y ex­plo­ra con im­pla­ca­ble bis­tu­rí el uni­ver­so de la pa­re­ja y la fa­mi­lia. El gi­ro se ini­cia con Pa­sión (1969), su pri­me­ra pe­lí­cu­la en co­lor, que ha­ce de puen­te en­tre am­bas eta­pas y a la que si­gue La car­co­ma (1971), co­pro­duc­ción con Es­ta­dos Uni­dos ro­da­da en in­glés y que in­cor­po­ra al ac­tor ame­ri­cano Elliott Gould. La cul­mi­na­ción lle­ga con Se­cre­tos de un ma­tri­mo­nio

(1973) y Ca­ra a ca­ra al des­nu­do

(1976), las más des­car­na­da­men­te au­to­bio­grá­fi­cas, pro­ta­go­ni­za­das por Liv Ull­mann, que fue el gran amor de su vi­da, y Er­land Jo­seph­son, el ac­tor que más de una vez en­car­na­rá a su al­ter ego. A es­te pe­rio­do per­te­ne­ce tam­bién Gri­tos y susurros (1972), cen­tra­da en las re­la­cio­nes ma­dre-hi­jas, en la que el ci­neas­ta ex­pe­ri­men­ta a fon­do con las po­ten­cia­li­da­des dra­má­ti­cas del co­lor.

El exi­lio

El 30 de enero de 1976 la po­li­cía en­tra en el Dra­ma­ten de Es­to­col­mo en pleno en­sa­yo de La dan­za de la

muer­te de Strind­berg y se lle­va de­te­ni­do a Berg­man, acu­sa­do de > DEL 20 AL 27 DE ABRIL. BCNFILMFEST.COM DEL 4 AL 29 DE ABRIL. TEATREAKADEMIA.CAT

GETTY

Berg­man jun­to a la ac­triz Bi­bi An­ders­son, en agos­to de 1971, en el pro­gra­ma de te­le­vi­sión ‘The Dick Ca­vett Show’, po­pu­lar ‘talk show’ de la ca­de­na es­ta­dou­ni­den­se ABC BCN Film Fest

La sec­ción ‘Im­pres­cin­di­bles’ del fes­ti­val ci­ne­ma­to­grá­fi­co bar­ce­lo­nés ofre­ce una se­lec­ción de pe­lí­cu­las de Berg­man: ‘Fanny y Ale­xan­der’ ‘So­na­ta de oto­ño’ ‘El ma­nan­tial de la don­ce­lla’ ‘Fre­sas sal­va­jes’ y ‘El sép­ti­mo se­llo’. Tea­tre Aka­dè­mia Mar­ta Gil di­ri­ge una ver­sión de ‘Sis es­ce­nes d’un ma­tri­mo­ni’ en es­te tea­tro del Ei­xam­ple.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.