TE­NIS Y CUL­TU­RA

EL DE­POR­TE DE LA RAQUETA EN EL CINE Y LA LI­TE­RA­TU­RA

La Vanguardia - Culturas - - Portada - EN­RIC ALBERICH

Ju­nio de 1982, pis­ta cen­tral de Ro­land Ga­rros. A sus ca­si trein­ta años, el ar­gen­tino Gui­ller­mo Vi­las, le­yen­da vi­va del te­nis, se dis­po­ne a dispu­tar su cuar­ta fi­nal del cé­le­bre tor­neo pa­ri­sino. Vie­ne de ga­nar en Mon­te­car­lo, es­tá com­pi­tien­do a un gran ni­vel y es el cla­ro fa­vo­ri­to an­te un tal Matts Wi­lan­der, un des­co­no­ci­do sue­co de tan só­lo die­ci­sie­te años. Vi­las se ha­ce con el pri­mer set por 6-1, ofre­cien­do una lec­ción ma­gis­tral. To­do trans­cu­rre se­gún lo pre­vis­to has­ta que, ya en el se­gun­do set, Wi­lan­der co­mien­za a acos­tum­brar­se a la po­ten­cia de los gol­pes de su opo­nen­te y a re­tor­nar­los ca­da vez con ma­yor so­li­dez. El par­ti­do, agó­ni­co, se pro­lon­ga más allá de las cua­tro horas y me­dia, en­tre ex­te­nuan­tes y lar­guí­si­mos in­ter­cam­bios y ba­jo un ca­lor so­fo­can­te que ha­ce es­pe­cial me­lla en el as­tro ar­gen­tino, cu­yos gol­pes se van vol­vien­do más cor­tos y ase­qui­bles. Wi­lan­der ter­mi­na ga­nan­do en cua­tro sets, en una vic­to­ria de al­to va­lor sim­bó­li­co por lo que tie­ne de re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal y de irrup­ción de lo ines­pe­ra­do. Du­ran­te la trans­mi­sión te­le­vi­si­va, la es­me­ra­da rea­li­za­ción efec­túa bri­llan­tes aso­cia­cio­nes de imá­ge­nes que re­fuer­zan su sen­ti­do y su in­ten­si­dad emo­cio­nal, co­mo esas so­bre­im­pre­sio­nes del ros­tro de Ion Ti­riac –en­ton­ces en­tre­na­dor y má­na­ger de Vi­las– so­bre la ima­gen de su ex­haus­to pu­pi­lo, co­mo si el es­pí­ri­tu del en­tre­na­dor in­ten­ta­ra in­su­flar al te­nis­ta ar­gen­tino unas fuer­zas que ya no tie­ne, que se le es­ca­pan a ca­da pun­to, co­mo se le es­ca­pa­ba la op­ción de ga­nar su úl­ti­mo gran tí­tu­lo.

Con los años, las re­trans­mi­sio­nes te­le­vi­si­vas de los gran­des tor­neos te­nís­ti­cos han se­gui­do evo­lu­cio­nan­do, han al­can­za­do una con­si­de­ra­ble so­fis­ti­ca­ción y han en­gen­dra­do una sin­ta­xis par­ti­cu­lar, ahon­dan­do en esa ver­tien­te (me­lo)dra­má­ti­ca que ate­so­ra es­te de­por­te. Así, el se­gui­mien­to de los lan­ces del jue­go se al­ter­na en la pan­ta­lla con re­pe­ti­cio­nes ra­len­ti­za­das del es­fuer­zo en el gol­peo o del ri­tual del sa­que, con las imá­ge­nes del box en el que fa­mi­lia­res y en­tre­na­do­res su­fren o alien­tan, con las mi­ra­das ex­tra­via­das de los ju­ga­do­res en los des­can­sos en bus­ca de la ne­ce­sa­ria con­cen­tra­ción, con el su­dor go­tean­do del ros­tro de los con­ten­dien­tes o con la in­cer­ti­dum­bre sus­ci­ta­da a raíz de una pe­ti­ción de ojo de hal­cón…To­do ello vie­ne a con­for­mar una suer­te de dra­ma­tur­gia, ca­paz de atraer la aten­ción de mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res a es­ca­la pla­ne­ta­ria. Lo cier­to es que la re­trans­mi­sión de un buen par­ti­do de te­nis, re­ñi­do y tras­cen­den­te, es una de las me­jo­res pe­lí­cu­las de sus­pen­se po­si­ble, con el aña­di­do de una du­ra­ción in­cier­ta y el ali­cien­te de que el es­pec­ta­dor no des­cu­bri­rá has­ta el desen­la­ce si su hé­roe o su vi­llano fa­vo­ri­to muer­den o no el pol­vo.

Uno siem­pre ha es­ta­do per­sua­di­do de que es­te com­po­nen­te dra­má­ti­co y de in­tri­ga del te­nis, unido a su plás­ti­ca y a su as­pec­to psi­co­ló­gi­co –la au­to­con­fian­za del te­nis­ta guar­da re­la­ción di­rec­ta con sus re­sul­ta­dos– ha­cen de él un de­por­te con un enor­me po­ten­cial na­rra­ti­vo. Al igual que la fa­mo­sa so­le­dad del co­rre­dor de fon­do, el te­nis­ta se ve con­fron­ta­do a sus pro­pios fan­tas­mas, a un jue­go es­tra­té­gi­co en el que es im­po­si­ble es­con­der­se y en el que el fí­si­co y la técnica im­por­tan tan­to co­mo la ca­pa­ci­dad men­tal pa­ra sa­ber par­tir de ce­ro con ca­da nue­vo pun­to en dispu­ta: si se gol­pea con con­vic­ción, las po­si­bi­li­da­des de éxi­to cre­cen; si se ha­ce con mie­do, lo más pro­ba­ble es el fa­llo. Di­cho po­ten­cial in­tros­pec­ti­vo ape­nas ha si­do ex­plo­ta­do por el cine, a me­nu­do ti­mo­ra­to a la ho­ra de fil­mar el te­nis. Son in­nu­me­ra­bles los ejem­plos de se­cuen­cias en las que los ac­to­res que se su­po­ne que es­tán dispu­tan­do un par­ti­do son fil­ma­dos en un pru­den­te plano me­dio, >

Su plás­ti­ca y su as­pec­to psi­co­ló­gi­co ha­cen del te­nis un de­por­te con enor­me po­ten­cial na­rra­ti­vo: un buen par­ti­do es una mag­ní­fi­ca pe­lí­cu­la de sus­pen­se

LA BA­TA­LLA DE LOS SE­XOS (Jo­nat­han Day­ton / Va­le­rie Fa­ris, 2017) Ins­pi­ra­da en he­chos rea­les, mues­tra el te­nis co­mo te­rreno ideal pa­ra el ‘show bu­si­ness’, pe­ro tam­bién te­rreno pro­pi­cio pa­ra la reivin­di­ca­ción fe­mi­nis­ta PA­SIO­NES EN JUE­GO(A. Har­vey, 1979) La fi­nal que nun­ca exis­tió: Dean Paul Mar­tin y Gui­ller­mo Vi­las en Wim­ble­don, uno de los mo­men­tos cul­mi­nan­tes de es­te me­lo­dra­ma ar­te­sa­nal y pró­di­go en ca­meos

THE FRENCH (W. Klein, 1982) John McEnroe cap­ta­do en una de sus tí­pi­cas ra­bie­tas por la cá­ma­ra del pres­ti­gio­so do­cu­men­ta­lis­ta que des­ve­ló las in­te­rio­ri­da­des de Ro­land Ga­rros sin me­nos­ca­bar por ello su car­ga mí­ti­ca

WIM­BLE­DON, EL AMOR ES­TÁ EN JUE­GO (R.Lon­crai­ne, 2004) Ilu­sión, am­bien­te de le­yen­da, ca­pa­ci­dad de su­pera­ción y bue­nos sen­ti­mien­tos en un me­lo­dra­ma ro­mán­ti­co sin so­bre­sal­tos, con Kirs­ten Dunst y Paul Bet­tany

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.