LOS AÑOS JU­VE­NI­LES EN AM­NIS­TÍA IN­TER­NA­CIO­NAL

J. K. ROW­LING, au­to­ra de la se­rie de Harry Pot­ter, pro­nun­ció en el 2008 el dis­cur­so an­te los nue­vos gra­dua­dos de la uni­ver­si­dad de Har­vard. Un ale­ga­to a fa­vor de la crea­ti­vi­dad don­de re­ve­la­ba as­pec­tos ig­no­ra­dos de su vi­da, co­mo su ac­ti­vis­mo con Am­nis­tía I

La Vanguardia - Culturas - - Portada -

“Una de las ex­pe­rien­cias que más me ha mar­ca­do en la vi­da es an­te­rior a Harry Pot­ter, aun­que in­flu­yó mu­cho en lo que des­pués es­cri­bí en esos li­bros. La re­ve­la­ción se pro­du­jo en uno de mis pri­me­ros em­pleos. Aun­que en los des­can­sos pa­ra co­mer me es­ca­bu­llía y me iba a es­cri­bir his­to­rias, a mis ven­ti­po­cos años pa­ga­ba el al­qui­ler con un tra­ba­jo en el de­par­ta­men­to de in­ves­ti­ga­cio­nes afri­ca­nas de la se­de de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal en Lon­dres.

En mi pe­que­ña ofi­ci­na, leía car­tas ga­ra­ba­tea­das a to­da pri­sa y sa­ca­das clan­des­ti­na­men­te de paí­ses con re­gí­me­nes to­ta­li­ta­rios por hom­bres y mu­je­res que se arries­ga­ban a pe­nas de cár­cel pa­ra in­for­mar al mundo ex­te­rior de lo que les es­ta­ba su­ce­dien­do. Veía fo­to­gra­fías de per­so­nas que ha­bían des­apa­re­ci­do sin de­jar ras­tro; sus fa­mi­lia­res y ami­gos, de­ses­pe­ra­dos, las en­via­ban a Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal. Leía tes­ti­mo­nios de víc­ti­mas de tor­tu­ras y veía fo­to­gra­fías de sus le­sio­nes. Abría in­for­mes es­cri­tos a mano por tes­ti­gos ocu­la­res de jui­cios su­ma­rios y eje­cu­cio­nes, de vio­la­cio­nes y se­cues­tros.

Mu­chos de mis com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo ha­bían si­do pri­sio­ne­ros po­lí­ti­cos, per­so­nas a las que ha­bían ex­pul­sa­do de sus ho­ga­res o que se ha­bían vis­to obli­ga­das a huir y exi­liar­se por­que ha­bían te­ni­do la osa­día de cri­ti­car a sus go­bier­nos. En­tre las per­so­nas que acu­dían a nues­tras ofi­ci­nas, al­gu­nas ve­nían a apor­tar in­for­ma­ción y otras tra­ta­ban de ave­ri­guar qué ha­bía si­do de aque­llos a los que ha­bían de­ja­do atrás.

Ja­más ol­vi­da­ré a una víc­ti­ma de tor­tu­ras, un jo­ven afri­cano que de­bía de te­ner mi edad y que ha­bía aca­ba­do tras­tor­na­do a cau­sa de to­do lo que ha­bía su­fri­do en su país na­tal. Tem­nen­de­re­choa­re­pre­sen­ta­ción­le­galy bla­ba sin con­trol mien­tras ha­bla­ba an­te una cá­ma­ra de ví­deo de los ac­tos bru­ta­les a los que lo ha­bían so­me­ti­do. Era un pal­mo más al­to que yo y, sin em­bar­go, pa­re­cía frá­gil co­mo un ni­ño. Tu­ve que acom­pa­ñar­lo lue­go a la es­ta­ción del me­tro, y aquel hom­bre al que ha­bían des­tro­za­do la vi­da de la ma­ne­ra más cruel me es­tre­chó la mano con su­ma cortesía y me deseó fe­li­ci­dad pa­ra el fu­tu­ro.

Y, mien­tras vi­va, siem­pre re­cor­da­ré que iba por un pa­si­llo de­sier­to y de pron­to oí, de­trás de una puer­ta, un gri­to de do­lor y es­pan­to co­mo ja- más he vuel­to a oír. Se abrió la puer­ta,ylain­ves­ti­ga­do­raa­so­mó­la­ca­be­za y me di­jo que co­rrie­ra a pre­pa­rar­le una be­bi­da ca­lien­te al jo­ven que es­ta­ba sen­ta­do con ella. Aca­ba­ba de dar­le la no­ti­cia de que, co­mo re­pre­sa­lia por ha­ber de­nun­cia­do el ré­gi­men de su país, ha­bían de­te­ni­do y eje­cu­ta­do a su ma­dre.

Yo te­nía po­co más de vein­te años y aquel tra­ba­jo me re­cor­da­ba, ca­da día, lo in­creí­ble­men­te afor­tu­na­da que era por vi­vir en un país con un go­bierno ele­gi­do de for­ma de­mo­crá­ti­ca, don­de to­dos los ciu­da­da­nos tie- a un jui­cio pú­bli­co.

To­dos los días veía nue­vas mues­tras del do­lor que el ser hu­mano es ca­paz de cau­sar a sus se­me­jan­tes pa­ra con­se­guir o con­ser­var el po­der. Em­pe­cé a te­ner pe­sa­di­llas, li­te­ral­men­te, so­bre las co­sas que veía, oía y leía.

Y, sin em­bar­go, en Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal tam­bién apren­dí más que en nin­gún otro si­tio so­bre la bon­dad hu­ma­na.

Am­nis­tía mo­vi­li­za a mi­les de per­so­nas que nun­ca han si­do tor­tu­ra­das ni en­car­ce­la­das por sus creen­cias y que ac­túan en nom­bre de otras que sí lo han si­do. El po­der de la em­pa­tía hu­ma­na im­pul­sa la ac­ción co­lec­ti­va y, de ese mo­do, sal­va vi­das y li­be­ra a pri­sio­ne­ros. Mul­ti­tud de per­so­nas nor­ma­les y co­rrien­tes, que tie­nen ga­ran­ti­za­dos el bie­nes­tar y la se­gu­ri­dad, se unen pa­ra sal­var a otras a las que ni si­quie­ra co­no­cen ni co­no­ce­rán­ja­más.Mi­mo­des­ta­par­ti­ci­pa­ción en ese pro­ce­so fue la ma­yor lec­ción de hu­mil­dad y una de las ex­pe­rien­cias­má­sins­pi­ra­do­ras­de­mi­vi­da”.

Ja­más ol­vi­da­ré a una víc­ti­ma de tor­tu­ras, un jo­ven afri­cano que de­bía te­ner mi edad y aca­bó tras­tor­na­do

RO­BERT SPEN­CER/ GETTY

La es­cri­to­ra J.K. Row­ling in­ves­ti­da doc­tor ho­no­ris cau­sa tras su emo­ti­vo dis­cur­so en Har­vard en el 2008 an­te una aten­ta mul­ti­tud de es­tu­dian­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.