La vo­lun­tad de creer

El ar­gen­tino Jo­sé Se­bre­li ofre­ce un desa­so­se­gan­te pa­no­ra­ma de las re­li­gio­nes y plan­tea el man­da­to po­pu­lis­ta del pa­pa Fran­cis­co co­mo sín­to­ma del pro­ce­so de de­bi­li­ta­mien­to de la Iglesia ca­tó­li­ca y el in­mo­vi­lis­mo de la cu­ria ro­ma­na

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - El de­bi­li­ta­mien­to de la Iglesia La po­lí­ti­ca en el ca­to­li­cis­mo FÈLIX RIE­RA

El Pa­pa uti­li­za un len­gua­je in­ge­nio­so e in­clu­so crí­ti­co, a la vez que ca­lla fren­te a te­mas co­mo el ca­so Nis­man

Una bue­na par­te de la gen­te que cree en Dios ba­jo di­fe­ren­tes ex­pre­sio­nes re­li­gio­sas, des­de el cris­tia­nis­mo has­ta el hin­duis­mo, desa­rro­lla un pro­ce­so que se ini­cia al na­cer en el seno de una re­li­gión, pa­ra en­trar lue­go en un es­ta­do de de­silu­sión y dis­tan­cia­mien­to de la fe en la que uno se ha desa­rro­lla­do y fi­nal­men­te vol­ver a ella al cons­ta­tar que en­cie­rra más ver­dad que fal­se­dad tras las men­ti­ras que la pro­pia re­li­gión pro­mue­ve pa­ra su su­per­vi­ven­cia. Las per­so­nas que han ex­pe­ri­men­ta­do es­te ci­clo han orien­ta­do sus du­das en dos as­pec­tos fun­da­men­ta­les en to­da cri­sis re­li­gio­sa o de fe: por una par­te, des­cu­brir la am­bi­güe­dad, las men­ti­ras y los erro­res de las ins­ti­tu­cio­nes que la de­ben pro­yec­tar y de­fen­der y, por otra, ha­ber lle­ga­do a la cer­te­za de que Dios no exis­te (ateís­mo) o que bien ca­be la du­da so­bre su exis­ten­cia (ag­nos­ti­cis­mo).

Eles­cri­to­rar­gen­ti­noJua­nJo­séSe­bre­li (Bue­nos Ai­res, 1930) en su en­sa­yo Dios en el la­be­rin­to nos ofre­ce un desa­so­se­gan­te pa­no­ra­ma de las re­li­gio­nes, des­cri­bién­do­las co­mo lu­ga­res don­de es más fá­cil en­con­trar men­ti­ras que ver­da­des y ob­ser­van­do todas sus con­tra­dic­cio­nes ba­jo una mi­ra­da crí­ti­ca.

La obra par­te de la cons­ta­ta­ción de que nin­gu­na re­li­gión pue­de aguan­tar un aná­li­sis ri­gu­ro­so des­de el pun­to de vis­ta his­tó­ri­co, cien­tí­fi­co o fi­lo­só­fi­co. Es­ta se­ve­ra vi­sión des­cu­bre el des­via­do com­por­ta­mien­to de aque­llos que se pro­cla­man guar­dia­nes de la fe y de sus re­cur­sos es­pi­ri­tua­les. La vi­sión de Se­bre­li so­bre las re­li­gio­nes nos lle­va a ad­ver­tir que son pro­duc­to de le­yen­das, mi­tos, in­tere­ses, con­fu­sio­nes y el re­sul­ta­do de una ne­ce­si­dad de creer en al­go, aun­que sea en Dios. Es­ta du­re­za crí­ti­ca no de­be con­fun­dir­se con un pan­fle­to; se tra­ta de una obra que quie­re com­ba­tir la ig­no­ran­cia y la ex­ce­si­va im­por­tan­cia que se da mu­chas ve­ces a las re­li­gio­nes co­mo re­vul­si­vo pa­ra no afron­tar los pro­ble­mas de la vi­da. Su en­sa­yo no re­suel­ve el mis­te­rio de la exis­ten­cia de Dios; de he­cho, su au­tor se ma­ni­fies­ta ag­nós­ti­co, pe­ro se­ña­la al es­pec­ta­dor que son los pro­pios hom­bres los que han cons­trui­do un com­ple­jo la­be­rin­to que di­fi­cul­ta lle­gar a Dios.

La par­te del li­bro más con­tro­ver­ti­da ha­ce re­fe­ren­cia a la evo­lu­ción ne­ga­ti­va que ha vi­vi­do la Iglesia ca­tó­li­ca al pa­sar del ri­gor y la so­li­dez in­te­lec­tual con que de­nun­cia­ba el po­pu­lis­mo im­pe­ran­te en la sociedad de Be­ne­dic­to XVI, al ven­ta­jis­ta y es­cu­rri­di­zo pa­pa Fran­cis­co. La crí­ti­ca par­te de es­ta­ble­cer que el man­da­to po­pu­lis­ta del pa­pa Fran­cis­co es sín­to­ma de un pro­ce­so de de­bi­li­ta­mien­to del ca­to­li­cis­mo co­mo ins­ti­tu­ción ca­paz de man­te­ner in­te­gra­do a los cre­yen­tes en su seno. Se po­dría de­cir que la bio­gra­fía­que­tra­zaSe­bre­lies­to­do­lo­con­tra­rio a una vi­da de san­tos, una ageo­gra­fía. La te­sis que plan­tea es que la re­nun­cia del pa­pa Be­ne­dic­to XVI es con­se­cuen­cia del con­ven­ci­mien­to de que no pue­de, no sa­be y le im­pi­den mo­di­fi­car la ins­ti­tu­ción de la Iglesia. La sa­li­da de­ci­di­da a fa­vor de Ber­go­glio es la respuesta pa­ra im­pul­sar el cam­bio aun­que sea un cam­bio lam­pe­du­siano, “cam­biar to­do pa­ra que to­do si­ga igual”. Se­gún Se­bre­li, la re­nun­cia de Be­ne­dic­to XVI y el as­cen­so del pa­pa Fran­cis­co son el re­sul­ta­do de la gran di­fi­cul­tad, ca­si im­po­si­ble, de cam­biar la ló­gi­ca de la cu­ria ro­ma­na. Una de las vías de ex­pli­ca­ción de la elec­ción del Pa­pa ar­gen­tino es el he­cho de que mien­tras se des­plo­ma la de­mo­gra­fía en Eu­ro­pa avan­za una vi­sión más ra­cio­nal y cien­tí­fi­ca de la reali­dad; en La­ti­noa­mé­ri­ca, co­mo en Áfri­ca, el cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co, jun­to al re­tra­so so­cial, la fal­ta de de­re­chos, de opor­tu­ni­da­des y de es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, unido a al­tos ín­di­ces de vio­len­cia, ha­cen del ca­to­li­cis­mo una pa­tria, un re­fu­gio. Se­bre­li plan­tea una crí­ti­ca de la for­ma po­pu­lis­ta del pa­pa Fran­cis­co pa­ra en­fren­tar­se a la reali­dad pe­ro, a la vez, va­lo­ra el re­co­no­ci­mien­to de ha­ber si­do ca­paz de in­terio­ri­zar la ra­zón po­pu­lis­ta de Er­nes­to La­clau y de bue­na par­te de la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na po­pu­lis­ta.

Sin caer en la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción que to­dos los pa­pas han com­ba­ti­do, el pa­pa Fran­cis­co ha es­ta­do in­flui­do por Ro­mano Guar­di­ni y su obra Po­der, don­de tra­za un ca­to­li­cis­mo in­cli­na­do a ha­cer po­lí­ti­ca, a in­ter­ve­nir en el es­pa­cio pú­bli­co y en los sec­to­res de po­der. Se­bre­li ahon­da en su aná­li­sis pa­ra ob­ser­var de dón­de ema­na la in­fluen­cia del pa­pa Fran­cis­co y su ca­pa­ci­dad pa­ra uti­li­zar el po­der me­diá­ti­co co­mo cam­po de ac­ción pa­ra ar­mar y rear­mar el ca­to­li­cis­mo. El po­der me­diá­ti­co que cul­ti­va se de­be a su ta­len­to en sa­ber uti­li­zar un len­gua­je po­pu­lar , in­ge­nio­so, com­ba­ti­vo e in­clu­so crí­ti­coa­la­vez­que­si­len­cia­suo­pi­nión, co­mo ocu­rrió en el ca­so del ase­si­na­to del fis­cal Nis­man que con­mo­cio­nó a la sociedad ar­gen­ti­na. El fuer­te po­der ins­pi­ra­dor del pa­pa Fran­cis­co an­te la sociedad se de­be a su ca­pa­ci­dad pa­ra de­cir y al mis­mo tiem­po ca­llar, co­mo bien re­fle­ja es­ta ob­ser­va­ción: “Ac­tual­men­te si un cris­tiano no es re­vo­lu­cio­na­rio no es cris­tiano; de­be ser re­vo­lu­cio­na­rio de la gra­cia”. Se­bre­li, ar­gen­tino co­mo el pa­pa Fran­cis­co, plan­tea la ima­gen de un Pa­pa can­cer­be­ro que pro­te­ge la ins­ti­tu­ción y evi­ta la en­tra­da de los cam­bios.

La lec­tu­ra del en­sa­yo de­ja al lec­tor cre­yen­te con el sen­ti­mien­to de com­pro­bar que, gra­cias a es­te ti­po de tra­ba­jos crí­ti­cos con las re­li­gio­nes, aún que­da más re­for­za­da su fe y su po­der pa­ra de­ci­dir y ejer­cer en li­ber­tad su vo­lun­tad­de­se­guir­cre­yen­do.

EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ

Juan Jo­sé Se­bre­li es un re­co­no­ci­do so­ció­lo­go, his­to­ria­dor, crí­ti­co li­te­ra­rio y fi­ló­so­fo ar­gen­tino na­ci­do en Bue­nos Ai­res en 1930. Ga­na­dor de dos pre­mios Ko­nex de En­sa­yo Po­lí­ti­co ha pu­bli­ca­do nu­me­ro­sos es­tu­dios so­bre el irra­cio­na­lis­mo, el más im­por­tan­te...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.