So­ro­lla, pin­tor de mo­da

Su­po pias­mar la be­lle­za de la ro­pa y los te­ji­dos, y a la vez su im­pac­to so­cial

La Vanguardia - Culturas - - Portada - ISA­BEL GÓ­MEZ MELENCHÓN

Joa­quín So­ro­lla y Bas­ti­da (18631923) na­ció en una fa­mi­lia mo­des­ta de­di­ca­da a la ven­ta de te­las y al­go de las idas y ve­ni­das con mues­tras y te­ji­dos de­bió que­dar gra­ba­do en su me­mo­ria o ADN, por­que a lo lar­go de su vi­da el pin­tor va­len­ciano sin­tió un gran in­te­rés por la mo­da y la ves­ti­men­ta, es­ti­mu­la­do por la afi­ción de su es­po­sa e hi­jas, Clo­til­de, Ma­ría y Ele­na. La obra del pin­tor coin­ci­dió tam­bién con la eclo­sión de lo que se con­ver­ti­ría en un fe­nó­meno, económico, so­cial y cul­tu­ral: la ro­pa pa­só a pri­mer plano, pri­me­ro en las cla­ses más adi­ne­ra­das pa­ra ex­ten­der­se en­tre las más mo­des­tas, que con la me­ca­ni­za­ción de los pro­ce­sos tex­ti­les, la apa­ri­ción de nue­vos te­ji­dos, el au­ge del co­mer­cio y los nue­vos ca­na­les de di­fu­sión fue­ron ca­pa­ces de co­piar los di­se­ños que veían en ca­lles, es­ca­pa­ra­tes y pron­to en re­vis­tas. Y así has­ta aho­ra. La ex­po­si­ción con do­ble se­de en el mu­seo Thys­se­nBos­ne­mis­za y el mu­seo So­ro­lla de Ma­drid que re­la­cio­na la obra del pin­tor con tra­jes, ves­ti­dos y to­do ti­po de ac­ce­so­rios del mo­men­to ilus­tra de for­ma es­plén­di­da no só­lo un as­pec­to de la pro­duc­ción del pin­tor, sino tam­bién sus re­la­cio­nes fa­mi­lia­res a tra­vés de la nu­me­ro­sa co­rres­pon­den­cia con su es­po­sa so­bre la com­pra de ves­tua­rio y tam­bién la evo­lu­ción del re­cién na­ci­do sec­tor a par­tir de la al­ta cos­tu­ra de Char­les Fre­de­rick Worth, el mo­dis­to de ori­gen bri­tá­ni­co que des­de su ate­lier de París fue el pri­me­ro en con­si­de­rar sus crea­cio­nes co­mo obras de ar­te y en con­se­cuen­cia fir­mar­las.

Worth, Jean­ne Pa­quin, Paul Poi-

ret, Jean­ne Lan­vin o Jac­ques Dou­cet for­ma­ron la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de crea­do­res re­co­no­ci­dos, su­peran­do am­plia­men­te el que ha­bía si­do tra­di­cio­nal pa­pel del o la mo­dis­ta. Abrie­ron es­ta­ble­ci­mien­tos lu­jo­sos en los que ma­ni­quíes y pron­to mo­de­los de car­ne y hue­so mos­tra­ban el re­per­to­rio a una clien­te­la acau­da­la­da. En torno a la pa­ri­si­na Rue de la Paix no tar­da­ron en dar­se ci­ta la ma­yo­ría de ta­lle­res de al­ta cos­tu­ra y con­se­cuen­te­men­te tien­das de te­ji­dos, som­bre­ros y to­do lo que se mo­vía al­re­de­dor de la cre­cien­te preo­cu­pa­ción por el as­pec­to fí­si­co. Por esas ca­lles pa­sea­ba So­ro­lla, tes­ti­go de la afir­ma­ción de la mo­da en la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo XX. Allí ob­ser­va­ba y a ve­ces com­pra­ba, cuan­do el éxi­to al­can­za­do por sus re­tra­tos, so­bre to­do en Es­ta­dos Uni­dos, le pro­por­cio­na­ron el as­cen­so so­cial que re­que­ría una ma­yor aten­ción a las nor­mas del ves­tir, es­pe­cial­men­te a las mu­je­res de su fa­mi­lia, y los me­dios pa­ra sa­tis­fa­cer­la.

Co­mo re­tra­tis­ta, el pin­tor va­len­ciano es­ta­ba y ne­ce­si­ta­ba es­tar en con­tac­to con las no­ve­da­des. Pron­to se con­vir­tió en un es­pe­cia­lis­ta no só­lo en es­té­ti­ca, sino en te­ji­dos, for­mas y co­lo­res, to­do ello re­co­gi­do en sus cua­der­nos, no­tas y cartas. De Gran Bre­ta­ña lle­ga­ban a su vez ten­den­cias co­mo el hi­gie­nis­mo, que pos­tu­la­ba las bon­da­des del con­tac­to con la na­tu­ra­le­za o los pa­seos al ai­re li­bre, y no tar­da­rían en po­pu­la­ri­zar­se los ve­ra­neos en el cam­po o, me­jor aún, a ori­llas del mar. La so­cie­dad se tras­la­da­ba a Bia­rritz o San Se­bas­tián y to­do ello re­que­ría guar­da­rro­pas am­plios y apro­pia­dos, con te­ji­dos más fres­cos y co­lo­res cla­ros pa­ra afron­tar los ca­lo­res. Las da­mas ele­gan­tes de­bían cam­biar de ro­pa va­rias ve­ces al día, pa­ra es­tar a tono con las di­ver­sas ac­ti­vi­da­des y con el ho­ra­rio: tra­jes de día, de ma­ña­na, ves­ti­dos de no­che, abri­gos y ca­pas,

THE HISPANIC SOCIETY OF AMERICA, NUE­VA YORK CO­LEC­CIÓN DE INDUMENTARIA HIS­TÓ­RI­CA FRAN­CIS­CO ZAMBRANA, MÁ­LA­GA

01 So­ro­lla: ‘Mrs Ira Nel­son Mo­rris con sus hi­jos’, 1911 02 Char­les F. Worth: ves­ti­do de bai­le, ha­cia 1896-97

MU­SEO SO­RO­LLA, MA­DRID MU­SEO DEL TRA­JE, MA­DRID

03 So­ro­lla: ‘Clo­til­de con tra­je gris’, 1900 04 Paul Poi­ret: Ves­ti­do, ha­cia 1911

MU­SEO DEL TRA­JE, MA­DRID MUSÉE DES ARTS DÉCORATIFS, PARÍS

05 Jean­ne Pa­quin: Ves­ti­do, ha­cia 1912 06 Tra­je, ha­cia 1900

SO­CIE­DAD ES­TA­TAL DE CO­RREOS Y TELÉGRAFOS

09 So­ro­lla: ‘Re­tra­to de la Rei­na Cris­ti­na’, 1888

METROPOLITAN MU­SEUM, NUE­VA YORK MU­SEO DEL TRA­JE, MA­DRID

07 ‘Clo­til­de con tra­je ne­gro’, 1906 08 Tra­je, ha­cia 1890

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.