Ma­ra­gall pen­sa­ba Eu­ro­pa

Las cartas a Cohn-Ben­dit, Ha­vel y Sem­prun

La Vanguardia - Culturas - - Portada - JOR­DI AMAT

“Les pa­tru­lles de la fron­te­ra hon­ga­re­sa han arren­cat la ma­lla me­tàl·li­ca que fou la mi­me­si del te­ló d’acer: re­no­var-la hau­ria cos­tat més que eli­mi­nar-la”. La fra­se es­tá di­se­mi­na­da en una de las en­tra­das del die­ta­rio Do­nes que dor­men de Va­len­tí Puig. Años 1989-90. Pron­to cae­rá la grie­ta con­ti­nen­tal que era el Mu­ro. La cri­sis so­vié­ti­ca re­per­cu­te en sus paí­ses sa­té­li­te y Eu­ro­pa, por pri­me­ra vez des­pués del fin de la Se­gun­da Guerra Mun­dial, su­fre una cri­sis que va a trans­for­mar­la. El en­sa­yis­ta Puig, siem­pre aten­to a la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal, lo in­tu­ye. Po­dría es­tar em­pe­zan­do un tiem­po nue­vo. “Si amb la Re­vo­lu­ció Rus­sa tot co­me­nçà a can­viar, i Ial­ta do­nà una no­va for­ma al ma­pa d’Eu­ro­pa, pot­ser vi­vim avui una mu­ta­ció més per­du­ra­ble.” ¿Qué iba a ocu­rrir? ¿Có­mo po­día ar­ti­cu­lar­se pa­ra bien aque­lla mu­ta­ción? Aho­ra, en otro mo­men­to de cri­sis de la cons­truc­ción po­lí­ti­ca del con­ti­nen­te, va­le la pe­na re­cor­dar lo que se pen­só en aquel mo­men­to.

Po­cos lo pen­sa­ron con la pro­fun­di­dad de Pas­qual Ma­ra­gall, un po­lí­ti­co que se des­cu­brió a sí mis­mo co­mo un pa­trio­ta eu­ro­peo cuan­do en 1985 vio el sin­sen­ti­do del Check­point Char­lie. ¿Si los ár­bo­les eran los mis­mos en los par­ques se­pa­ra­dos por el mu­ro, por qué no em­pe­zar a pen­sar la reconciliación? Esa idea era éti­ca, po­lí­ti­ca e in­te­lec­tual. Es una par­te ol­vi­da­da del le­ga­do de Ma­ra­gall. A tra­vés de pa­pe­les ol­vi­da­dos y otros iné­di­tos, que son de­mos­tra­ción de su am­bi­ción po­lí­ti­ca y ca­pa­ci­dad de in­ter­lo­cu­ción con gran­des po­lí­ti­cos e in­te­lec­tua­les, aquí tra­ta­mos de con­tar­lo.

Aquel mo­men­to crí­ti­co de Eu­ro­pa, en el cam­po del ca­ta­la­nis­mo pro­gre­sis­ta, di­ría que po­cos lo sin­tie­ron con tan­ta pro­fun­di­dad co­mo el al­cal­de Ma­ra­gall. Su cir­cuns­tan­cia con­cre­ta, que es de una con­cen­tra­ción má­xi­ma, lo fa­vo­re­cía. Es­tá in­mer­so en un pro­yec­to de enor­me am­bi­ción: la mo­der­ni­za­ción de la ciu­dad de Barcelona, pa­ra que se con­vier­ta en una ca­pi­tal del mun­do, con el ho­ri­zon­te in­me­dia­to de los Jue­gos Olím­pi­cos de 1992. En ese pe­rio­do de fre­né­ti­ca in­ten­si­dad, de una con­cen­tra­ción tre­men­da de él y de sus equi­pos, Ma­ra­gall —que bus­ca­ba la cons­truc­ción de su li­de­raz­go po­lí­ti­co a tra­vés de la pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal de los Jue­gos (lo vio Xa­vier Roig, su je­fe de ga­bi­ne­te)— iden­ti­fi­có una voz de la nue­va Eu­ro­pa que ha­bla­ba por él: Vá­clav Ha­vel.

Con Ha­vel

“¿Qué ex­pe­rien­cia he­mos vi­vi­do? Un in­ten­to de so­me­ter el mun­do a la ideo­lo­gía. ¡Qué fra­ca­so! Tal vez sir­va pa­ra que los in­te­lec­tua­les com­pren­dan que no bas­ta ela­bo­rar una teo­ría pa­ra adap­tar lue­go a ella la reali­dad”. Prin­ci­pios del ve­rano de 1989. El dra­ma­tur­go Vá­clav Ha­vel, que to­da­vía vi­vía en li­ber­tad vi­gi­la­da en las afue­ras de Pra­ga, res­pon­día lar­ga­men­te a las pre­gun­tas de Mi­chel Bon­gio­van­ni. El te­ma de la con­ver­sa­ción era la res­pon­sa­bi­li­dad de los in­te­lec­tua­les. En una so­cie­dad sin li­ber­tad co­mo la che­cos­lo­va­ca, pe­ro tam­bién en una de­mo­cra­cia di­ga­mos con­ven­cio­nal. Cons­truir fu­tu­ro era ta­rea de los po­lí­ti­cos, mien­tras que a los in­te­lec­tua­les les to­ca­ba vi­gi­lar a los po­lí­ti­cos cuan­do es­tos se ale­ja­ran de la reali­dad, cau­ti­vos de la ideo­lo­gía.

Al ca­bo de me­nos de un mes, el di­si­den­te Ha­vel re­dac­ta­ba el dis­cur­so de acep­ta­ción del pre­mio de la Paz que le ha­bía con­ce­di­do la Aso­cia­ción de Li­bre­ros Ale­ma­nes y a me­dia­dos de oc­tu­bre le se­ría en­tre­ga­do en la Fe­ria de Frank­furt. No lo pu­do leer, por­que el go­bierno che­co no le per­mi­tió sa­lir de su país, pe­ro sus pa­la­bras pu­die­ron ser es­cu­cha­das pre­ce­di­das de una in­tro­duc­ción de An­dré Glucks­mann. Al re­fe­rir­se tan­to al po­lí­ti­co y sin­di­ca­lis­ta po­la­co Lech Wa­le­sa co­mo a Sal­man Rush­die (con­tra quien el aya­to­lá Jo­mei­ni ha­bía dic­ta­do el edic­to re­li­gio­so que lo

De Ma­ra­gall a Da­niel Cohn-Ben­dit 15 de fe­bre­ro de 1995

“Co­mo tal vez se­pa, fui a Sa­ra­je­vo pa­ra con­me­mo­rar el tris­te aniver­sa­rio de los mil días de ase­dio. Me gus­ta­ría po­der en­con­trar­nos en Barcelona pa­ra dar­le a co­no­cer mis im­pre­sio­nes de es­te via­je a la ca­pi­tal bos­nia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.