Los dos Te­ren­cis

La Vanguardia - Culturas - - Antivirales -

El pró­xi­mo lu­nes se cum­plen quin­ce años de la muer­te de Te­ren­ci Moix, y con es­te mo­ti­vo dos edi­to­ria­les del gru­po Pla­ne­ta, que tan­to le aco­gió, re­cu­pe­ran va­rios tí­tu­los del au­tor bar­ce­lo­nés, en sus dos len­guas de tra­ba­jo y tam­bién en dos fa­ce­tas que en­he­bra­das com­po­nen un re­tra­to ri­co y com­ple­jo del per­so­na­je.

Co­mo otros de mi ge­ne­ra­ción, yo me acer­qué a Te­ren­ci en los años se­ten­ta por­que en Barcelona era la per­so­na que me­jor re­pre­sen­ta­ba a la vez la mo­der­ni­dad ab­so­lu­ta y la mi­ra­da que nos pa­re­cía más co­rrec­ta y su­ges­ti­va a los clá­si­cos des­de aque­lla mis­ma mo­der­ni­dad. Ana­lis­ta del ci­ne pa­ra Fo­to­gra­mas (Eli­sen­da Na­dal le apa­dri­na­ba sin am­ba­ges), y tam­bién del có­mic; se­gui­dor de las teo­rías de Um­ber­to Eco y Su­san Son­tag; ami­go de Pa­so­li­ni... y al tiem­po au­tor de tex­tos que nos des­cu­brían o re­des­cu­brían, con una mi­ra­da arre­ba­ta­do­ra­men­te per­so­nal, a Henry Ja­mes, Stend­hal o el pro­pio Sha­kes­pea­re.

Es­ta sen­si­bi­li­dad, jun­to con una vi­sión cos­tum­bris­ta y lle­na de hu­ma­ni­dad so­bre la Barcelona de post­gue­rra, y una reflexión va­lien­te so­bre la con­di­ción gay que le con­vier­te en pio­ne­ro del te­ma en Es­pa­ña, se dan ci­ta en su no­ve­la El dia que va mo­rir Ma­rilyn. Pu­bli­ca­da en 1969, tu­vo un efec­to sís­mi­co en la li­te­ra­tu­ra ca­ta­la­na y, rá­pi­da­men­te tra­du­ci­da, en la es­pa­ño­la del mo­men­to. Edi­cions 62 la re­cu­pe­ra aho­ra con pró­lo­go de Se­bas­tià Por­tell.

El se­llo que di­ri­ge Emi­li Ro­sa­les ofre­ce tam­bién en la co­lec­ción de bol­si­llo La But­xa­ca Tots els con­tes (pró­lo­gos de Ju­lià Gui­lla­mon y Pe­re Gim­fe­rrer) y su ro­man-à-clef gau­che­di­vi­nes­co y de com­ple­ja ela­bo­ra­ción El se­xe dels

àn­gels (con pró­lo­go, de nue­vo, de su ami­go Gim­fe­rrer, pa­ra quien es­ta obra cons­ti­tu­ye “la prin­ci­pal apor­ta­ció que la me­va ge­ne­ra­ció ha do­nat a la na­rra­ti­va ca­ta­la­na”).

Te­ren­ci, sin em­bar­go, tras una épo­ca de “de­silu­sión de la cul­tu­ra ca­ta­la­na”, en la que se sen­tía “co­mo pri­sio­ne­ro, con las alas cor­ta­das”, en 1984 abrió una eta­pa de na­rra­ti­va en cas­te­llano. Su ta­len­to y una pre­sen­cia me­diá­ti­ca per­ma­nen­te le con­vir­tie­ron en ha­bi­tual su­per­ven­tas, aun­que los li­bros de es­ta eta­pa –pa­ra mí– no son tan bue­nos co­mo los de la pri­me­ra. Con No di­gas que fue un

sue­ño con­si­guió en 1986 el pre­mio Pla­ne­ta más exi­to­so de la his­to­ria (un mi­llón y me­dio de ejem­pla­res ven­di­dos), así co­mo -se­gún me con­fe­só- la tras­po­si­ción literaria de sus pro­ble­mas sen­ti­men­ta­les a tra­vés de Mar­co An­to­nio y Cleo­pa­tra. Se­gui­rían otras obras his­tó­ri­cas (El sue­ño de

Ale­jan­dría, Ve­nus Bo­na­par­te) y en los años no­ven­ta la tri­lo­gía es­per­pén­ti­ca que se abre con Ga­rras de As­tra­cán.

Al fi­nal de su vi­da re­cu­pe­ra­ría su me­jor pul­so, co­ti­diano y poé­ti­co, lleno de hu­mor y a la vez con to­ques de la gran cul­tu­ra y de la cul­tu­ra pop, en sus Me­mo­rias, de las que apa­re­cie­ron tres en­tre­gas (El ci­ne de los sá­ba­dos,

Ex­tra­ño en el pa­raí­so y El be­so de Pe­ter Pan). Es uno de esos per­so­na­jes que mar­ca­ron su tiem­po y de los que nos gus­ta­ría sa­ber qué pen­sa­rían de la Ca­ta­lun­ya ac­tual.

A los 15 años de su muer­te re­edi­tan ‘El dia que va mo­rir Ma­rilyn’ y ‘No di­gas que fue un sue­ño’

SER­GIO VILA-SANJUÁN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.