cin­co ra­zo­nes pa­ra leer a Han Kang

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - JOR­GE CARRIÓN

POR­QUE NOS DES­CU­BRE CO­REA DEL SUR La fas­ci­na­ción que pro­vo­ca Han Kang se de­be tan­to a su voz in­di­vi­dual co­mo al te­rri­to­rio que re­pre­sen­ta. Pa­ra mu­chos lectores ha si­do nues­tro pri­mer con­tac­to con la li­te­ra­tu­ra co­rea­na, des­pués de ha­ber ac­ce­di­do a su reali­dad y a su ima­gi­na­rio a tra­vés del ci­ne o del có­mic.

POR­QUE SU MUN­DO ES EX­TRA­ÑO Y VIOLENTO

He­mos en­tra­do en Co­rea del Sur a tra­vés de una li­te­ra­tu­ra que re­tra­ta el pre­sen­te del país (en La ve­ge­ta­ria­na) y su pa­sa­do re­cien­te (en Ac­tos hu­ma­nos), en to­da su ex­tra­ñe­za y en to­da su vio­len­cia (res­pec­ti­va­men­te: ha­cia la mu­jer, hoy; y ha­cia el pue­blo, en los años ochen­ta, cuan­do el ejér­ci­to ma­sa­cró tras unas pro­tes­tas a más de mil per­so­nas).Kaf­ka en fe­me­nino y en Co­rea.

POR­QUE TRA­TA ORIGINALMENTE EL CUER­PO

En el cen­tro de ese ex­tra­ña­mien­to violento hay una poé­ti­ca del cuer­po de gran mag­ne­tis­mo. ¿Qué ha­ce­mos con nues­tros cuer­pos?, se pre­gun­ta Han Kang: ¿adel­ga­zar­los?, ¿neu­tra­li­zar­los?, ¿sa­cri­fi­car­los?, ¿con­ver­tir­los en ar­te con­tem­po­rá­neo?, ¿re­cor­dar­los?, ¿reivin­di­car­los?, ¿ol­vi­dar­los? La pro­ta­go­nis­ta de La ve­ge­ta­ria­na asu­me un des­tino ve­ge­tal. Y los pro­ta­go­nis­tas de Ac­tos hu­ma­nos se pre­gun­tan si las al­mas se­rán pá­ja­ros que sa­len de los cuer­pos tras la muer­te, mien­tras ges­tio­nan los ca­dá­ve­res de la car­ni­ce­ría.

POR­QUE DA UNA VUEL­TA DE TUER­CA A LO ESPECTRAL

Los muer­tos de esa no­ve­la nos ha­blan tras su ex­tin­ción en es­tos tér­mi­nos: “Co­mo los otros cuer­pos, el mío tam­bién fue mo­vi­do en si­len­cio y car­ga­do en el ca­mión. Mi co­ra­zón se pa­ró por­que per­dí mu­cha san­gre, pe­ro se­guí de­rra­man­do tan­ta que mi ca­ra se tor­nó del­ga­da y trans­pa­ren­te co­mo una ho­ja de pa­pel. Ca­si no me re­co­no­cí por­que era la pri­me­ra vez que me veía con los ojos ce­rra­dos”.

POR­QUE SU VOZ Y SU MI­RA­DA SON SIN­GU­LA­RES

Gra­cias a un ma­gis­tral jue­go de na­rra­do­res, te­ne­mos la sen­sa­ción de que es la pri­me­ra vez que mi­ra­mos des­de esas pers­pec­ti­vas el cuer­po, la mu­jer, Co­rea, el mun­do con­tem­po­rá­neo. Y eso es lo que ca­rac­te­ri­za a un gran ar­tis­ta: la sin­gu­la­ri­dad ra­di­cal de la voz y de la mi­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.