El ‘low cost’ tam­bién lle­ga al ci­ne

Del 6 al 8 de abril se ce­le­bra en Barcelona la se­gun­da edi­ción del Craft Film Fes­ti­val, de­di­ca­do a las pe­lí­cu­las de ba­jo pre­su­pues­to ‘ar­te­sa­na­les’, arries­ga­das y au­to­pro­du­ci­das. Con­ver­sa­mos con sus di­rec­to­ras so­bre su fi­lo­so­fía y la pro­gra­ma­ción de es­te a

La Vanguardia - Culturas - - Pantalla|s - CAR­LOS LOSILLA

Siem­pre ha exis­ti­do un cier­to ci­ne

low cost. En la épo­ca do­ra­da de Holly­wood, so­bre to­do allá en los años 40 y 50 del si­glo pa­sa­do, las pe­lí­cu­las de se­rie B asu­mían ese pa­pel. Apro­ve­cha­ban de­co­ra­dos cons­trui­dos pa­ra las gran­des pro­duc­cio­nes, con­tra­ta­ban a ac­to­res des­co­no­ci­dos y con­se­guían du­ra­cio­nes que mu­chas ve­ces no pa­sa­ban de los se­sen­ta mi­nu­tos, to­do ello pa­ra cons­truir una es­té­ti­ca dis­tin­ta, aque­llo que el crí­ti­co nor­te­ame­ri­cano Manny Far­ber lla­mó un “ar­te ter­mi­ta”, des­ti­na­do a de­vo­rar los pe­sa­dos ci­mien­tos de las pe­lí­cu­las más ca­ras y –a ve­ces– inú­ti­les de la in­dus­tria.

Po­co des­pués, cuan­do la mo­der­ni­dad creó eso que aho­ra co­no­ce­mos co­mo “nue­vos ci­nes”, en los años 60, los ci­neas­tas sa­lie­ron a la ca­lle y ro­da­ron en es­ce­na­rios na­tu­ra­les, en mu­chas oca­sio­nes con ac­to­res ama­teurs y sin guión pre­vio. Pen­se­mos en Fra­nçois Truf­faut y

Los cua­tro­cien­tos gol­pes (1959), en

Jean-Luc Go­dard y Al fi­nal de la es­ca­pa­da (1960), en Tony Ri­chard­son y Un sa­bor a miel (1961), en Vé­ra Chy­ti­lo­va y Las mar­ga­ri­tas (1966), en­tre mu­chos otros. ¿Aca­so no era ese un ci­ne he­cho con cua­tro cuar­tos y que, pe­se a ello –o qui­zá gra­cias a ello–, re­vo­lu­cio­nó pa­ra siem­pre las for­mas del ci­ne?

En la ac­tua­li­dad pue­de que no se as­pi­re a tan­to, pe­ro al­go que­da de ese le­ga­do, mez­cla­do a su vez con la pre­ca­rie­dad del pre­sen­te, con un ci­ne eter­na­men­te en cri­sis, co­mo la pro­pia so­cie­dad que lo es­tá en­gen­dran­do. El ci­ne es­pa­ñol y ca­ta­lán que más im­por­ta se mue­ve en ese es­pa­cio. E in­clu­so el com­ple­jo y abi­ga­rra­do mun­do de los fes­ti­va­les em­pie­za a ten­der puen­tes al res­pec­to. El año pa­sa­do, en Barcelona, na­ció el Craft Film Fes­ti­val, un cer­ta­men en­te­ra­men­te de­di­ca­do a las pro­duc­cio­nes de ba­jo pre­su­pues­to y au­to­pro­du­ci­das. Lo di­ri­gen dos mu­je­res, Va­nes­sa Pé­rez de So­ma­ca­rre­ra y Ai­na Se­guí, y aho­ra se en­fren­ta a su se­gun­da edi­ción. “En la ma­yo­ría de fes­ti­va­les las pe­lí­cu­las au­to­pro­du­ci­das for­man par­te de una sec­ción y nun­ca son las pro­ta­go­nis­tas –di­ce Pé­rez de So­ma­ca­rre­ra–. Es­te fes­ti­val es­tá de­di­ca­do úni­ca y ex­clu­si­va­men­te a ellas: ci­ne de gue­rri­lla, de mi­cro­pre­su­pues­to, con nue­vos mo­de­los de pro­duc­ción y nue­vos len­gua­jes”. Hay en la apues­ta, de es­te mo­do, vo­ca­ción de tras­cen­den­cia, de no que­dar­se en la su­per­fi­cie de esos con­cep­tos. Y la pro­gra­ma­ción pa­re­ce apo­yar esa de­ci­sión.

Seis pe­lí­cu­las pa­ra un fes­ti­val

En efec­to, es­te año son só­lo seis las pro­pues­tas del fes­ti­val. Me­nos es más, pa­re­ce ser el le­ma, pues pa­ra las or­ga­ni­za­do­ras un cer­ta­men ci­ne­ma­to­grá­fi­co no de­be ser una gran acu­mu­la­ción de pe­lí­cu­las, sino un pe­que­ño acon­te­ci­mien­to que tien­da a mi­ni­mi­zar cual­quier ti­po de ten­ta­ción es­pec­ta­cu­lar, de la mis­ma ma­ne­ra en que los di­rec­to­res par­ti­ci­pan­tes mi­ni­mi­zan cos­tes. Só­lo seis pe­lí­cu­las, pues, y só­lo tres días de du­ra­ción, con dos se­sio­nes ca­da uno. Ade­re­za­dos, eso sí, con ta­lle­res acer­ca del te­ma que se ce­le­bran por la ma­ña­na, en es­ta se­gun­da edi­ción a car­go de pro­fe­sio­na­les co­mo Mireia Inies­ta, Ma­ria­na Frei­jo­mil y Shawn Whit­ney, es­te úl­ti­mo di­rec­tor has­ta aho­ra de dos pe­lí­cu­las de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas que ya se han pa­sea­do por al­gu­nos fes­ti­va­les, A brand new you y Fuc­king my way back ho­me.

Se tra­ta, en­ton­ces, de una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios que el pro­pio fes­ti­val apo­ya con el ma­ni­fies­to que hi­zo pú­bli­co ya el año pa­sa­do: “El ci­ne ar­te­sa­nal de­be ser el fru­to de una pe­que­ña pro­duc­ción en for­ma de ta­ller que, a me­nu­do, no ob­tie­ne el so­por­te de la gran in­dus­tria ni de las ins­ti­tu­cio­nes, pe­ro que lu­cha por man­te­ner su pun­to de vis­ta

in­de­pen­dien­te”. Exis­te el pe­li­gro de la con­fu­sión, cla­ro es­tá, de ape­lar a un te­rri­to­rio mul­ti­for­me que en el fon­do aco­ja mu­chos con­cep­tos dis­tin­tos, del ci­ne ar­te­sano al ci­ne in­de­pen­dien­te. ¿Son lo mis­mo? ¿Se­re­mos ca­pa­ces de dis­tin­guir­los una vez ha­ya­mos vis­to esas seis pe­lí­cu­las?

Pa­ra­do­xi­cal, por ejem­plo, es­tá pro­du­ci­da en Tai­wan y di­ri­gi­da por Tsai Mu-ming en lo que cons­ti­tu­ye su de­but en el lar­go de fic­ción, una fá­bu­la so­bre la na­tu­ra­le­za del tiem­po a par­tir del en­cuen­tro en­tre dos per­so­na­jes. The ligh­test dark­ness po­ne en escena a un de­tec­ti­ve pri­va­do ru­so y arras­tra la fa­ma de ser el pri­mer film noir de ese país di­ri­gi­do por una mu­jer, Dia­na Ga­limz­ya­no­va, y ade­más con­ta­do en “cro­no­lo­gía in­ver­sa”, se­gún se in­sis­te des­de el fes­ti­val. Hor­se ri­ders es una pe­lí­cu­la ma­ce­do­nia –lo cual es ya de por sí to­do un mé­ri­to– acer­ca de un gru­po de ami­gos muy pe­cu­liar y su re­la­ción con el mun­do, la ópe­ra pri­ma de Mar­jan Ga­vri­lovs­ki. The as­tro­nauts’ bo­dies, di­ri­gi­da por la ale­ma­na Ali­sa Ber­ger en la que es tam­bién su pri­me­ra pe­lí­cu­la, abor­da las dis­tin­tas eda­des de la vi­da a tra­vés de un pa­dre y sus dos hi­jos y, por si fue­ra po­co, aca­ba re­la­cio­nán­do­lo to­do con nues­tro pa­pel en el uni­ver­so. The Al­bino’s

trees, el se­gun­do tra­ba­jo en for­ma de lar­go­me­tra­je del ja­po­nés Ma­sa­ka­zu Ka­ne­ko, bu­cea en las pro­fun­di­da­des de las tra­di­cio­nes an­ces­tra­les pa­ra dar for­ma a un in­quie­tan­te re­la­to so­bre el la­do más os­cu­ro de la glo­ba­li­za­ción, to­do ello a tra­vés de la aven­tu­ra fí­si­ca y es­pi­ri­tual de un ca­za­dor en­fren­ta­do a una ex­tra­ña mi­sión. Y, en fin,

Con­so­la­tion, por aho­ra la úni­ca pe­lí­cu­la del po­la­co Pa­wel Pod­lejs­ki, exa­mi­na la pe­ri­pe­cia vi­tal de un emi­gran­te que re­gre­sa de Ale­ma­nia y de­be en­fren­tar­se a la si­tua­ción de su país a tra­vés de su re­la­ción con una mu­cha­cha cu­yo má­xi­mo de­seo es… emi­grar a Ale­ma­nia.

Cam­bio ge­ne­ra­cio­nal

Cu­rio­sa­men­te, in­clu­so las pe­lí­cu­las en apa­rien­cia más rea­lis­tas de es­ta se­lec­ción se ale­jan de lo que to­da­vía co­no­ce­mos por ci­ne in­de­pen­dien­te. La eti­que­ta en cues­tión, pa­ra mu­chos, si­gue re­fi­rién­do­se no so­lo a tra­ba­jos de muy pe­que­ño pre­su­pues­to, sino tam­bién a his­to­rias mí­ni­mas, co­ti­dia­nas, cos­tum­bris­tas, que re­fle­jan la reali­dad por vías que el ci­ne in­dus­trial no sue­le fre­cuen­tar. Pues bien, ol­vi­dé­mo­nos de eso. El ci­ne au­to­pro­du­ci­do pue­de tam­bién abor­dar gé­ne­ros que pa­re­cían ex­clu­si­vos de las pe­lí­cu­las más ca­ras: Pa­ra­do­xi­cal se ins­cri­be en la cien­cia fic­ción des­de el ci­ne tai­wa­nés, no muy da­do a es­te ti­po de prác­ti­cas; The ligh­test dark­ness es pu­ro ci­ne ne­gro del Es­te eu­ro­peo y se per­mi­te has­ta ex­pe­ri­men­tar con la na­rra­ción; The as­tro­nauts’ bo­dies mez­cla la co­ti­dia­ni­dad y la me­ta­fí­si­ca sin que a sus res­pon­sa­bles les tiem­ble el pul­so; The

Al­bino’s trees no pue­de ser más am­bi­cio­sa, em­pie­za ob­ser­van­do a un ca­za­dor y ter­mi­na co­men­tan­do el es­ta­do es­pi­ri­tual del mun­do. E in­clu­so las pro­pues­tas en apa­rien­cia más na­tu­ra­lis­tas y ob­ser­va­cio­na­les van más allá de sus pro­pios plan­tea­mien­tos: Hor­se ri­ders fue ca­li­fi­ca­da por la re­vis­ta de ci­ne co­lom­bia­na on­li­ne Fan­dan­go di­rec­ta­men­te co­mo “bi­za­rra”, mien­tras que Con­so­la­tion ter­mi­na sien­do un re­la­to so­bre la cri­sis eco­nó­mi­ca y es­pi­ri­tual de la Eu­ro­pa más des­fa­vo­re­ci­da.

El cam­bio re­sul­ta evi­den­te. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ci­neas­tas, por muy ba­ra­tas que sean sus pe­lí­cu­las, se nie­gan a ser re­clui­das en de­ter­mi­na­dos te­mas y for­mas. Quie­ren ex­plo­rar otros te­rri­to­rios, de­mos­trar de al­gún mo­do que to­do es po­si­ble in­clu­so des­de el ci­ne con me­nos po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas. El re­to, aho­ra, con­sis­te en que ha­gan pal­pa­ble que esa apues­ta pue­de ha­cer­se reali­dad, que por ese ca­mino tam­bién se pue­den con­fec­cio­nar pe­lí­cu­las va­lio­sas, más allá de eti­que­tas y mo­das. Y esa es la mi­sión que aho­ra tie­ne por de­lan­te el Craft Film Fes­ti­val, de­jar cla­ro que su la­do reivin­di­ca­ti­vo se pue­de ma­te­ria­li­zar en una pro­gra­ma­ción cohe­ren­te y de ca­li­dad. Ha­brá que com­pro­bar­lo en es­ta se­gun­da edi­ción, que se­gu­ra­men­te se­rá de­ci­si­va.

‘Con­so­la­tion’ la úni­ca pe­lí­cu­la del po­la­co Pa­wel Pod­lejs­kia. ‘The as­tro­nauts’ bo­dies’ ópe­ra pri­ma di­ri­gi­da por la ale­ma­na Ali­sa Ber­ger.’ The Al­bino’s trees’, se­gun­do lar­go­me­tra­je del ja­po­nés Ma­sa­ka­zu Ka­ne­ko,

la ma­ce­do­nia ‘Hor­se ri­ders’ de Mar­jan Ga­vri­lovs­ki. ‘The ligh­test dark­ness’, pri­mer ‘film noir’ ru­so di­ri­gi­do por una mu­jer, Dia­na Ga­limz­ya­no­va. Y ‘Con­so­la­tion’, de Tsai Mu-ming, pro­du­ci­da en Tai­wán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.