Una sa­ga geor­gia­na

Seis ge­ne­ra­cio­nes de una fa­mi­lia de Ti­flis

La Vanguardia - Culturas - - Portada - AN­TO­NIO LO­ZANO Nino Ha­ra­tisch­wi­li La oc­ta­va vi­da (pa­ra Bril­ka) AL­FA­GUA­RA. TRA­DUC­CIÓN: CAR­LOS FOR­TEA. 1.004 PÁ­GI­NAS. 24,90 EU­ROS.

Las le­tras geor­gia­nas ya cuen­tan con su gran no­ve­la. Qui­zá el le­trahe­ri­do más doc­to se­pa ci­tar a La­do Asa­tia­ni o Mukh­ran Ma­cha­va­ria­ni, glo­rias in­dis­cu­ti­bles de las mis­mas, pe­ro, ay, am­bos son poe­tas. Ha te­ni­do que ser Nino Ha­ra­tisch­wi­li (Ti­flis, 1983) una trein­ta­ñe­ra con for­ma­ción en dra­ma­tur­gia quien, en len­gua ale­ma­na, ha­ya da­do a co­no­cer al mun­do la con­vul­sa his­to­ria re­cien­te de su país en una no­ve­la ti­tá­ni­ca en to­dos los as­pec­tos: mil pá­gi­nas, su­per­ven­tas en Ale­ma­nia –100.000 ejem­pla­res–, ga­na­do­ra de pre­mios de re­lum­bre co­mo el An­ne Seg­hers o el Ber­tolt Brecht, ele­gi­da no­ve­la del año por Der Spie­gel y Frank­fur­ter All­ge­mei­ne Sonn­tags­zei­tung, y, lo que es más com­pli­ca­do pa­ra una obra en la len­gua de Goet­he,

en vías de tra­duc­ción en bue­na par­te de Eu­ro­pa. ¿Có­mo no iba Ha­ra­tisch­wi­li a ser la au­to­ra in­vi­ta­da a inau­gu­rar la pró­xi­ma Fe­ria de Frank­furt? Um Got­tes Wi­llen!

La oc­ta­va vi­da (pa­ra Bril­ka) re­co­rre el si­glo XX geor­giano a tra­vés de seis ge­ne­ra­cio­nes de una po­de­ro­sa fa­mi­lia de Ti­flis con es­pe­cial que­ren­cia por las ar­tes, so­bre la que po­dría re­caer una mal­di­ción, si bien a

cam­bio cuen­ta con una re­ce­ta de cho­co­la­te de pro­pie­da­des cua­si má­gi­cas. Ha­bla­mos de un ho­no­ra­ble fo­lle­tín don­de se su­ce­den los amo­res des­gra­cia­dos, las muer­tes trá­gi­cas, los sue­ños trun­ca­dos, los pe­ca­dos que los pa­dres le­gan a sus hi­jos, las trai­cio­nes im­per­do­na­bles, las ren­ci­llas y he­ri­das que no des­apa­re­cen, don­de la pe­na y la cul­pa se es­cam­pan, pu­lu­lan ru­fia­nes de ma­nual y el ba­llet sal­va vi­das. Con­ce­bi­da co­mo pro­li­ja, ca­tár­ti­ca y a mo­men­tos gran­di­lo­cuen­te car­ta de una tía (Ni­za) a su so­bri­na (Bril­ka), los ava­ta­res del clan se di­se­mi­nan por Vie­na, Berlín, Moscú y Ti­flis, y com­pi­ten en fun­da­men­to me­lo­dra­má­ti­co con la tra­yec­to­ria de su país, mar­ca­do por el fu­nes­to yu­go so­vié­ti­co. Mu­cho más Isa­bel Allen­de que Gar­cía Már­quez, co­ra­zón que es­ti­lo, des­cue­lla por su in­gen­te tra­ba­jo de do­cu­men­ta­ción y por la con­fi­gu­ra­ción de un dra­ma­tis per­so­nae que cla­ma a gritos una su­per­pro­duc­ción te­le­vi­si­va a es­ca­la in­ter­na­cio­nal.

Ter­ce­ra no­ve­la de la au­to­ra, al es­tar de­di­ca­da a sus pro­ge­ni­to­res y a su abue­la, de­vie­ne inevi­ta­ble co­men­zar por pre­gun­tar­se cuán­to hay de su pro­pia tri­bu en es­te apa­bu­llan­te fres­co hu­mano. “Mis pa­dres ado­ra­ban los li­bros, eran unos lec­to­res ávi­dos, pe­ro no po­dían com­pe­tir con el amor que mi abue­la pro­fe­sa­ba por ellos –res­pon­de la au­to­ra por co­rreo elec­tró­ni­co des­de Ham­bur­go–. Fue ella quien me in­tro­du­jo al mun­do de la li­te­ra­tu­ra. Pe­ro La oc­ta­va vi­da (pa­ra Bril­ka) no es una obra au­to­bio­grá­fi­ca, no eché mano de mi pro­pia fa­mi­lia mien­tras la es­cri­bía, si bien ló­gi­ca­men­te se abar­can sen­ti­mien­tos y con­flic­tos a los que no es­ca­pan la­zos de san­gre”. La eter­na pre­gun­ta de có­mo se re­par­ten el gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad en la suer­te que nos va a de­pa­rar la exis­ten­cia por un la­do el ca­rác­ter que nos vie­ne de se­rie y por otro las

cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas que nos ro­dean es uno de los te­mas cen­tra­les del li­bro. “Ex­plo­rar­lo no fue el mo­ti­vo que me im­pul­só a abor­dar la no­ve­la sino que fue ga­nan­do pe­so a me­di­da que avan­za­ba con la mis­ma. Al prin­ci­pio mi in­ten­ción no iba más allá de re­tra­tar Geor­gia du­ran­te los años no­ven­ta del si­glo XX a tra­vés de los ojos de una fa­mi­lia. Da­do que cre­cí du­ran­te es­te pe­río­do, me cau­só

un im­pac­to enor­me. Fue­ron tiem­pos par­ti­cu­lar­men­te crue­les, jus­to des­pués de la pe­res­troi­ka ,en los que abun­da­ron las gue­rras ci­vi­les y los pro­ble­mas so­cia­les y eco­nó­mi­cos. Una vez la no­ve­la em­pe­zó a co­ger vue­lo, ad­ver­tí que re­sul­ta­ría im­po­si­ble des­cri­bir­le y ha­cer­le en­ten­der al lec­tor en ale­mán to­do el caos que los de­fi­nie­ron. Ni si­quie­ra yo era ca­paz de com­pren­der los mo-

Con­fi­gu­ra un dra­ma­tis per­so­nae ideal pa­ra una su­per­pro­duc­ción te­le­vi­si­va a es­ca­la in­ter­na­cio­nal

La re­ce­ta del cho­co­la­te má­gi­co aña­de un to­que dul­ce en el fra­gor de su­ce­si­vas ba­ta­llas his­tó­ri­co-fa­mi­lia­res

ti­vos de­trás de tan­tí­si­mos en­fren­ta­mien­tos po­lí­ti­cos; se im­po­nía bus­car el con­tex­to his­tó­ri­co. De mo­do que me pu­se a in­da­gar y el li­bro se trans­for­mó en un re­co­rri­do por un si­glo en­te­ro. Mi sor­pre­sa an­te el alud de as­pec­tos que des­co­no­cía, y que do­ta­ban de cohe­ren­cia al gran mar­co de acon­te­ci­mien­tos, me hi­zo sen­tir co­mo una ni­ña en la es­cue­la”.

Los ho­rro­res del es­ta­li­nis­mo y los

cru­dos años del te­lón de ace­ro es­tán des­cri­tos con mi­nu­cio­si­dad y pro­vo­can una mez­cla de cul­pa y ver­güen­za en la na­rra­do­ra, Ni­za, que al re­ca­pi­tu­lar la agi­ta­da his­to­ria de su ape­lli­do bus­ca ge­ne­rar una suer­te de bo­rrón y cuen­ta nue­va que per­mi­ta a Bril­ka pros­pe­rar sin car­gas ni fan­tas­mas del pa­sa­do. Nino Ha­ra­tisch­wi­li co­men­ta su preo­cu­pa­ción por­que Geor­gia no ha­ya he­cho lo

pro­pio y en­fren­ta­do las in­fa­mias de sus años so­vié­ti­cos; los adul­tos por­que bas­tan­te han te­ni­do con so­bre­vi­vir en las úl­ti­mas dé­ca­das, y la ju­ven­tud geor­gia­na por­que se ha vol­ca­do en el dis­fru­te de la li­ber­tad y el ocio que en­cuen­tra en la asi­mi­la­ción de los mo­dos de vi­da pro­pios de Oc­ci­den­te. “Mien­tras en­tre­vis­ta­ba a mu­chos tes­ti­gos de las di­fe­ren­tes épo­cas del ré­gi­men co­mu­nis­ta

sa­lía de for­ma reite­ra­da la cues­tión del des­tino, de aquí que una de las preo­cu­pa­cio­nes del li­bro fue­ra pre­gun­tar­se si la lle­ga­da de la in­de­pen­den­cia per­mi­tió a la gen­te des­pren­der­se de esa idea de fa­ta­li­dad y abra­zar de ver­dad las rien­das de sus vi­das. Pa­ra con­tra­rres­tar la gra­ve­dad de ta­les plan­tea­mien­tos, y com­pen­sar la sor­di­dez de la era so­vié­ti­ca, pen­sé en in­tro­du­cir un ele­men­to sen­sual, al­go be­llo que ejer­cie­ra de hi­lo con­duc­tor, y se me ocu­rrió la re­ce­ta del cho­co­la­te má­gi­co”. Un to­que dul­ce en el fra­gor de su­ce­si­vas ba­ta­llas his­tó­ri­co-fa­mi­lia­res con las que Ha­ra­tisch­wi­li ha otor­ga­do a Geor­gia una vi­si­bi­li­dad li­te­ra­ria­ja­má­sal­can­za­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.