El ‘shin­rin-yo­ku’ y el po­der cu­ra­ti­vo de los ár­bo­les

La Vanguardia - Culturas - - Portada - AN­TÒ­NIA JUS­TÍ­CIA

El ‘shin­rin-yo­ku’ o los baños de bos­que no son otra co­sa que el ca­mi­nar len­ta­men­te por el bos­que, cuán­do prac­ti­car el ‘shin­rin-yo­ku’, sus be­ne­fi­cios y la ba­se cien­tí­fi­ca que sus­ten­ta su recomendación pa­ra la sin pri­sa, dis­fru­tán­do­lo con los cin­co los sen­ti­dos. Una prác­ti­ca co­mún en to­do el mun­do –¿quién no ha sa­lud, así co­mo otros mu­chos as­pec­tos han he­cho coin­ci­dir en las li­bre­rías una bue­na co­lec­ción de li­bros que ca­mi­na­do nun­ca en­tre los ár­bo­les?– pe­ro que aho­ra nos lle­ga des­de Ja­pón en for­ma de re­ce­ta mé­di­ca. Có­mo y no só­lo po­nen en va­lor los bos­ques sino tam­bién el po­der cu­ra­ti­vo de los ár­bo­les. He aquí al­gu­nos ejem­plos

La OMS ca­ta­lo­ga el es­trés co­mo la epi­de­mia del si­glo XXI mien­tras que la an­sie­dad y la de­pre­sión le cues­tan a la UE 170.000 mi­llo­nes de eu­ros al año. Pa­ra com­ba­tir es­tas ci­fras de una for­ma na­tu­ral y eco­nó­mi­ca nos lle­ga de Ja­pón una prác­ti­ca que des­de 2004 tie­ne ca­te­go­ría de me­di­ci­na: shin­rin­yo­ku o baños de bos­que. Ca­da año en­tre 2,5 y 5 mi­llo­nes de ja­po­ne­ses aque­ja­dos de es­trés, hi­per­ten­sión o an­sie­dad ha­cen te­ra­pia, que con­sis­te gros­so mo­do en unas dos ho­ras de pa­seo re­la­ja­do por el bos­que con ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción di­ri­gi­dos por mo­ni­to­res. En la lí­nea de prác­ti­cas co­mo el mind­ful­ness y den­tro de una po­ten­te co­rrien­te na­tu­ra­lis­ta tan­to en el ám­bi­to del en­sa­yo co­mo de la fic­ción, el mun­do edi­to­rial se ha he­cho eco de es­ta ten­den­cia lan­zan­do al mer­ca­do to­do ti­po de li­bros que po­nen en los bos­ques y su po­der sa­na­dor.

Los in­mu­nó­lo­gos Qing Li y Yos­hi­fu­mi Mi­ya­za­ki, am­bos miem­bros ac­ti­vos en los es­tu­dios lle­va­dos a ca­bo en Ja­pón so­bre los efec­tos be­ne­fi­cio­sos de los bos­ques en la sa­lud hu­ma­na, coin­ci­den en sen­dos li­bros di­vul­ga­ti­vos –Li con El po­der del bos­que y Mi­ya­za­ki con Shin­rin-yo­ku, baños cu­ra­ti­vos de bos­que–en plan­tear la te­ra­pia des­de la pers­pec­ti­va cien­tí­fi­ca apor­tan­do con­se­jos so­bre có­mo de­be rea­li­zar­se pa­ra te­ner éxi­to. “Los ni­ños que pa­san tiem­po en la na­tu­ra­le­za de for­ma re­gu­lar tie­nen más con­fian­za en sí mis­mos”, advierte Mi­ya­za­ki, quien al igual que Li apor­ta un apén­di­ce de con­se­jos prác­ti­cos y va­lio­sos pa­ra acer­car el bos­que a ca­sa en mo­do de plan­tas y acei­tes aro­má­ti­cos. Así, enu­me­ra diez plan­tas de in­te­rior co­mo el he­le­cho, el ár­bol del cau­cho o el tron­co de Bra­sil co­mo las me­jo­res pa­ra lim­piar el ai­re del ho­gar, y re­ci­ta los usos y be­ne­fi­cios de acei­tes esen­cia­les de ár­bo­les co­mo el ce­dro, la hi­ba o el abe­to si­be­riano co­mo mé­to­dos na­tu­ra­les pa­ra com­ba­tir el es­trés, la an­sie­dad o los in­sec­tos.

“Fui a los bos­ques por­que que­ría vivir de­li­be­ra­da­men­te so­lo pa­ra ha­cer fren­te a los he­chos esen­cia­les de la vi­da y ver si po­día apren­der lo que te­nía que en­se­ñar”. La ci­ta, de Tho­reau, la re­co­gen los es­cri­to­res Fran­cesc Mi­ra­lles y Héc­tor Gar­cía en el li­bro Shin­rin-yo­ku, el ar­te ja­po­nés de los baños de bos­que,

don­de re­cu­rren a la aven­tu­ra so­li­ta­ria del fi­ló­so­fo es­ta­dou­ni­den­se plas­ma­da en su dia­rio Wal­den o la vi­da en los bos­ques pa­ra re­ves­tir de un as­pec­to más fi­lo­só­fi­co y li­te­ra­rio es­ta obra don­de tam­bién com­pi­lan los prin­ci­pa­les fun­da­men­tosy be­ne­fi­cios de la prác­ti­ca de los baños de bos­que. Aca­ban con un de­cá­lo­go que pa­sa por con­ju­gar mind­ful­ness, baños de bos­que, hai­kus o yu­gen (el sen­ti­mien­to que nos ins­pi­ra el sa­ber­nos par­te de un to­do). Fru­to de una ex­pe­rien­cia vi­tal es Shin­rin-yo­ku. Su­mer­gir­se en el bos­que

de An­ne­te La­vrij­sen, pe­rio­dis­ta holandesa edi­to­ra de re­vis­tas de psi­co­lo­gía, na­tu­ra­le­za y sa­lud afin­ca­da a tiem­po par­cial en Barcelona. “Un ba­ño de bos­que sal­vó mi vi­da del caos”, re­co­no­cía re­cien­te­men­te a La Van­guar­dia .Su tra­ba­jo en Áms­ter­dam la lle­vó al lí­mi­te: “Me des­bor­da­ba, me ate­na­za­ba el es­trés, la res­pon­sa­bi­li­dad me an­gus­tia­ba, es­ta­ba ago­bia­da, al lí­mi­te de mis fuer­zas fí­si­cas, men­ta­les y aními­cas, qui­zá de una de­pre­sión...”. El re­sul­ta­do de aden­trar­se en los bos­ques es un com­ple­to li­bro de con­sul­ta di­vi­di­do en tie­rra, agua, fue­go y vien­to, en­torno a los cua­les se van des­gra­nan­do anéc­do­tas, re­co­men­da­cio­nes, ejer­ci­cios, téc­ni­cas y re­fle­xio­nes que en­glo­ban lo fí­si­co, emo­cio­nal, men­tal y es­pi­ri­tual.

En la es­te­la de li­bros pa­ra al­can­zar una vi­da ple­na co­mo los de­di­ca­dos al

hyg­ge da­nés o la­gom sue­co, la es­cri­to­ra an­glo-ja­po­ne­sa Erin Nii­mi Lond­hurst ha­ce lo pro­pio con las prác­ti­cas que lle­gan des­de el país ni­pón en Ja­po­nis­mo. Atrac­ti­va­men­te ilus­tra­do y pre­sen­ta­do co­mo un ma­nual prác­ti­co, de­di­ca un ca­pí­tu­lo a los baños de bos­que pe­ro tam­bién al ike­ba­na (el ar­te del arre­glo flo­ral) o al kin­tsu­gi (la be­lle­za de la im­per­fec­ción).

Ale­ja­dos de las prác­ti­cas ja­po­ne­sas pe­ro po­nien­do en va­lor los ár­bo­les se en­cua­dran tres be­llos li­bros de los na­tu­ra­lis­tas Ig­na­cio Abe­lla, Ha­sier Larretxea y Noel Kings­bury. El pri­me­ro se cen­tra en sim­bo­lis­mos, mi­tos y tra­di­cio­nes en La ma­gia de los ár­bo­les ,un va­lio­so en­sa­yo don­de tam­bién da pau­tas pa­ra la plan­ta­ción y cui­da­do de de­ter­mi­na­das es­pe­cies; el se­gun­do, El

len­gua­je de los bos­ques, es un be­llo diá­lo­go con el pai­sa­je a tra­vés de tes­ti­mo­nios. Fi­nal­men­te Kings­bury nos aden­tra en las pro­pie­da­des cu­li­na­rias, me­di­ci­na­les y es­pi­ri­tua­les de 150 es­pe­cies con His­to­rias se­cre­tas de los ár­bo­les.

¿Sa­bían que una in­fu­sión de saú­co es mano de san­to pa­ra la gri­pe?

MI­CHAL BARAN/GETTY

Una mujer se acer­ca a la fal­da de un ár­bol an­ces­tral. En la prác­ti­ca del ‘shin­rin-yo­ku’ in­ter­vie­nen los cin­co sen­ti­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.