En ca­sa de Goet­he

El es­cri­tor, a tra­vés de los ob­je­tos de su mu­seo en Frank­furt

La Vanguardia - Culturas - - Portada -

Mer­ce­des Ce­brián (Ma­drid, 1971) es es­cri­to­ra y tra­duc­to­ra. Ha pu­bli­ca­do di­ver­sos li­bros de poe­sía, re­la­tos y no­ve­la, así co­mo el en­sa­yo ‘Ve­rano azul: unas va­ca­cio­nes en el co­ra­zón de la tran­si­ción’

MER­CE­DES CE­BRIÁN / LIS­BETH SA­LAS (FOTOS) Las tien­das de re­cuer­dos de las ca­sas mu­seo de ar­tis­tas sir­ven co­mo re­su­men de lo que quie­nes co­mi­sa­ria­ron lo ex­pues­to quie­ren que re­ten­ga­mos en nues­tra me­mo­ria. En la tien­da de la ca­sa de Goet­he en Frank­furt po­de­mos ad­qui­rir des­de un click de Play­mo­bil que re­pre­sen­ta a un di­mi­nu­to Goet­he plu­ma en mano es­cri­bien­do su Faus­to, has­ta el círcu­lo cro­má­ti­co que el au­tor desa­rro­lló pa­ra ex­pli­car la teo­ría de los co­lo­res –re­co­gi­da en el li­bro de igual tí­tu­lo pu­bli­ca­do en 1810– en for­ma­to tar­je­ta postal. Otras ideas en ven­ta que nos lle­van di­rec­ta­men­te a la épo­ca del es­cri­tor más uni­ver­sal en len­gua ale­ma­na son los di­bu­jos de su per­fil, si­lue­tea­do en color ne­gro. Es­te ti­po de di­bu­jos eran prác­ti­ca ha­bi­tual du­ran­te el si­glo XVIII, de ahí que va­rios de­co­ren al­gu­nas pa­re­des de la vi­vien­da, una ca­sa de tres pi­sos, am­plia pe­ro sin de­ma­sia­dos lu­jos, si­tua­da en el nú­me­ro 23 de la ca­lle Gros­ser Hirsch­gra­ben: en ella na­ció Goet­he en 1749. Fue allí mis­mo don­de re­ci­bió su edu­ca­ción, a car­go de di­ver­sos pro­fe­so­res y de su pro­pio pa­dre, has­ta 1765, fe­cha en que co­men­zó a es­tu­diar de­re­cho en Leip­zig. Tras gra­duar­se vol­vió a es­ta ca­sa por un tiem­po, y aquí es­cri­bió su pri­me­ra obra dra­má­ti­ca,

Götz von Ber­li­chin­gen, y su cé­le­bre

no­ve­la cor­ta Las des­ven­tu­ras del jo­ven Wert­her, ins­pi­ra­da en sus ex­pe­rien­cias amo­ro­sas con la jo­ven Lot­te Buff du­ran­te sus me­ses co­mo pa­san­te de abo­ga­cía en la pe­que­ña po­bla­ción de Wetz­lar. Tam­bién fue en­tre es­tas grue­sas pa­re­des don­de es­bo­zó una ver­sión tem­pra­na del Faus­to, hoy co­no­ci­da co­mo el Ur­faust.

Es el mo­men­to de entrar en la ca­sa, si­tua­da jun­to a lo que en oto­ño del 2019 se­rá el Mu­seo Ro­mán­ti­co Ale­mán (Deuts­ches Ro­man­tik Mu­seum), aún en obras. Lo pri­me­ro que ve­mos tras re­co­rrer un pa­si­llo es un pe­que­ño pa­tio don­de se en­cuen­tran los baños, una fuen­te de pie­dra y un po­zo de agua ac­cio­na­do por una bom­ba. El po­zo no es par­ti­cu­lar­men­te be­llo, pe­ro na­da más ver­lo co­men­za­mos a via­jar ha­cia atrás en el tiem­po.

Via­je al si­glo XVIII

He­mos ac­ce­di­do a la plan­ta ba­ja por la puer­ta tra­se­ra y nos en­con­tra­mos en el ves­tí­bu­lo, don­de nos re­ci­be un gran ar­ma­rio de ma­de­ra os­cu­ra con al­gún gui­ño ba­rro­co. La tram­pi­lla que ve­mos se­mi­es­con­di­da a la iz­quier­da nos con­du­ci­ría a la bo­de­ga y a la des­pen­sa, en el ca­so de que nos per­mi­tie­sen aven­tu­rar­nos a vi­si­tar­las. La co­ci­na nos

tras­la­da di­rec­ta­men­te al si­glo XVIII, con su fo­gón y sus mol­des de co­bre pa­ra hor­near biz­co­chos de for­mas di­ver­sas que cuel­gan de la pa­red. Los muy mi­tó­ma­nos que­rría­mos que jus­ta­men­te ahí, en ese mol­de en for­ma de ca­ra­co­la, la ma­dre de Johann Wolf­gang Goet­he hu­bie­ra hor­nea­do su biz­co­cho de manzana pa­ra el desa­yuno. Si bien es im­pro­ba­ble que así ha­ya si­do, uno de los mol­des –¡eu­re­ka!– sí lle­va las ini­cia­les del pa­dre del es­cri­tor: Johann Cas­par Goet­he, JCG.

Otro ele­men­to que nos vin­cu­la irre­me­dia­ble­men­te con el es­cri­tor es la me­sa re­don­da de ma­de­ra si­tua­da en el cen­tro del co­me­dor de la plan­ta ba­ja, pues nos ga­ran­ti­zan que en ella pa­só a lim­pio Götz von

Ber­li­chin­gen, cu­yo pri­mer bo­rra­dor fue es­cri­to en seis se­ma­nas du­ran­te el oto­ño de 1771. Apren­de­mos tam­bién que el color azul que ta­pi­za la pa­red de ese co­me­dor don­de la ma­dre de Goet­he ha­cía en­ca­je de bo­li­llos era un tono muy po­pu­lar en aquel tiem­po: lo lla­ma­ban bleu­mo­rant, es de­cir, azul ago­ni­zan­te.

Al su­bir al pri­mer pi­so por las escaleras nos lla­ma­rán la aten­ción las in­trin­ca­das ba­ran­di­llas; en ellas, el me­tal ha si­do tor­nea­do for­man­do las ini­cia­les del ma­tri­mo­nio Goet­he: JCG, del pa­dre, y CEG –Cat­ha­ri­na Eli­sa­beth– de la ma­dre, otro gui­ño bio­grá­fi­co que otor­ga ma­yo­res gra­dos de au­ten­ti­ci­dad a la ca­sa.

Un con­tex­to mu­si­cal

La ha­bi­ta­ción de la mú­si­ca de la pri­me­ra plan­ta era un lu­gar esen­cial de reunión pa­ra la fa­mi­lia Goet­he, co­mo lo fue pa­ra la ma­yo­ría de los ho­ga­res ale­ma­nes aco­mo­da­dos de aquel pe­rio­do. Goet­he pa­dre to­ca­ba el laúd, la ma­dre y la hi­ja can­ta­ban y los de­más hi­jos to­ca­ban el for­te­piano (an­te­ce­sor del piano ac­tual), muy pro­ba­ble­men­te el que se en­cuen­tra en la sa­la, cons­trui­do por Ch­ris­tian Ernst Frie­de­ri­ci. Na­da más entrar lla­ma nues­tra aten­ción, pues es una au­tén­ti­ca ra­re­za: su co­la es ver­ti­cal –apun­ta ha­cia el te­cho–, de ahí que se le co­noz­ca co­mo piano pi­rá­mi­de.

La re­la­ción de Goet­he con la mú­si­ca con­ti­núa en la sa­la de ex­po­si­cio­nes si­tua­da más arri­ba, don­de se po­nen en con­tex­to su vi­da y obra. Por suerte, en es­ta oca­sión no ha si­do ol­vi­da­da la di­men­sión mu­si­cal de su bio­gra­fía in­te­lec­tual, de ahí que ha­ya una bue­na se­lec­ción de pie­zas de su épo­ca pa­ra es­cu­char. La ma­yo­ría de ellas son vo­ca­les: lie­der cu­yos ver­sos fue­ron es­cri­tos por Goet­he y cu­yas me­lo­días fir­man com­po­si­to­res co­mo Beet­ho­ven –a quien lle­gó a co­no­cer en el bal­nea­rio de Te­plitz–, Bern­hard Theo­dor Breit­kopf y Carl Frie­drich Zel­ter, es­tos dos úl­ti­mos gran­des ami­gos del es­cri­tor.

En la se­gun­da plan­ta vol­ve­mos a en­con­trar sím­bo­los ma­te­ria­les de es­ta cul­tu­ra bur­gue­sa en la que se crió el in­te­lec­tual ale­mán, con­si­de­ra­do por Geor­ge Eliot “el úl­ti­mo ver­da­de­ro hom­bre uni­ver­sal”. Una bue­na mues­tra son los ob­je­tos de la sa­li­ta de la ma­dre de Goet­he, ta­pi­za­da en papel flo­rea­do. Par­te de los en­can­tos de la vi­da plá­ci­da de la in­ci­pien­te cla­se me­dia de la épo­ca con­sis­tían en be­ber cho­co­la­te ca­lien­te, y de ello dan fe la ja­rra y las ta­zas de Cat­ha­ri­na Eli­sa­beth, to­das ellas con su co­rres­pon­dien­te ta­pa pa­ra que no se for­ma­se na­ta en la su­per­fi­cie.

La bi­blio­te­ca se en­cuen­tra al la­do, y en ella se con­ser­van los más de dos mil vo­lú­me­nes que el pa­dre del es­cri­tor lle­gó a co­lec­cio­nar. Emo­cio­na pen­sar que tras el vi­drio de esos es­tan­tes se en­cuen­tra la for­ma­ción del jo­ven Goet­he, com­pues­ta prin­ci­pal­men­te por co­lec­cio­nes en­te­ras de clá­si­cos gre­co­la­ti­nos y li­te­ra­tu­ra ale­ma­na en­cua­der­na­da en piel.

La ha­bi­ta­ción del na­ci­mien­to: así han bau­ti­za­do el cuar­to de la se­gun­da plan­ta don­de vio la luz Goet­he, pin­ta­do en­te­ra­men­te de color ver­de agua y de­co­ra­do con ce­ne­fas de mo­ti­vos grie­gos. El anun­cio de su bau­tis­mo el 29 de agos­to de 1749 apa­re­ce en la ga­ce­ta lo­cal, cu­yo fac­sí­mil es­tá en­mar­ca­do jun­to a la ven­ta­na. La li­ra y la es­tre­lla do­ra­das que de­co­ran la sa­la, traí­das de la ca­sa de Goet­he en Wei­mar, son el sím­bo­lo del poe­ta, y así apa­re­cen men­cio­na­das por Johann Pe­ter Ec­ker­mann, con­tem­po­rá­neo del au­tor, en su li­bro Con­ver­sa­cio­nes

con Goet­he (Acan­ti­la­do, 2015), del que pro­ce­de en gran me­di­da la ima­gen del es­cri­tor que ma­ne­ja­mos en la ac­tua­li­dad.

Por úl­ti­mo, un pe­cu­liar ob­je­to si­tua­do en el ves­tí­bu­lo de la ter­ce­ra plan­ta nos re­cuer­da lo com­pli­ca­do de la vi­da do­més­ti­ca en cual­quier épo­ca pre­via a los elec­tro­do­més­ti­cos: ahí des­ta­ca, co­mo si fue­se un mo­nu­men­to, una enor­me pren­sa de ma­de­ra, no des­ti­na­da a im­pri­mir gra­ba­dos sino a plan­char las in­gen­tes can­ti­da­des de ro­pa que ge­ne­ra­ba la fa­mi­lia, com­pues­ta por el ma­tri­mo­nio Goet­he, un to­tal de sie­te hi­jos (aun­que so­la­men­te Johan­nes Wolf­gang y su her­ma­na Cor­ne­lia al­can­za­ron la vi­da adul­ta) y su per­so­nal de ser­vi­cio.

Tras con­cluir la vi­si­ta a la ca­sa es muy per­ti­nen­te re­co­rrer la ga­le­ría pic­tó­ri­ca con­ti­gua, pues ex­hi­be una am­plia pa­no­rá­mi­ca de los pin­to­res con­tem­po­rá­neos de Goet­he que tra­ba­ja­ron en Ale­ma­nia en­tre los si­glos XVIII y XIX. Mu­chos de ellos de­di­ca­ron obras a quien ya apun­ta­ba ma­ne­ras co­mo em­ba­ja­dor de la li­te­ra­tu­ra ale­ma­na. Así, to­da la ga­le­ría es­tá tru­fa­da de bus­tos y lien­zos que re­tra­tan al es­cri­tor y hu­ma­nis­ta, tam­bién afi­cio­na­do a la acua­re­la. Des­ta­ca el óleo de Karl Ben­nert, una co­pia de Goet­he

en la cam­pi­ña ro­ma­na, el ce­le­bé­rri­mo re­tra­to pin­ta­do por Johann Hein­rich Tisch­bein en 1787, cu­yo ori­gi­nal se en­cuen­tra a po­cos me­tros de allí, en el mu­seo Stä­del de Frank­furt.

11 Sa­la de las pin­tu­ras

12 De­ta­lle de la ba­ran­di­lla de la es­ca­le­ra, con las ini­cia­les del pa­dre de Goet­he co­mo or­na­men­to (Johann Cas­par Goet­he)

13 Fa­cha­da prin­ci­pal, en el nú­me­ro 23 de la ca­lle Gros­ser Hirsch­gra­ben

Fotos Lis­beth Sa­las

Lis­beth Sa­las (Ca­ra­cas, 1971) es fo­tó­gra­fa. Es­pe­cia­li­za­da en re­tra­tos li­te­ra­rios, lle­va más de una dé­ca­da fo­to­gra­fian­do a es­cri­to­res tan­to en Amé­ri­ca co­mo Eu­ro­pa, tra­ba­jo que ha re­co­pi­la­do en di­ver­sos li­bros 01

02

De­ta­lle de los mol­des pa­ra ha­cer biz­co­chos, en la co­ci­na de la ca­sa 10

Sa­la de Cat­ha­ri­na Eli­sa­beth Goet­he, ma­dre del es­cri­tor. Al fon­do, la ala­ce­na con los jue­gos de ta­zas y va­ji­llas 09

De­ta­lle de un mol­de pa­ra ha­cer biz­co­chos (co­ci­na, plan­ta ba­ja) 08

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.