En­tre­vis­ta al Doc­tor Qing Li

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - A. JUS­TÍ­CIA El po­der del bos­que

En 1982 el mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra de Ja­pón de­cla­ró que el pue­blo de­bía cu­rar­se a tra­vés de la na­tu­ra­le­za. Una idea que sin­to­ni­za­ba con una prác­ti­ca que la gen­te rea­li­za­ba por sen­ti­do co­mún y que tam­bién sir­vió co­mo cam­pa­ña pa­ra pro­te­ger los bos­ques. Así co­men­za­ba a to­mar cuer­po el tér­mino

el2004 de­ri­vóe­nin­ves­ti­ga­ción pa­ra de­ter­mi­nar los be­ne­fi­cios de los bos­ques en la sa­lud. Una mi­sión cien­tí­fi­ca que ha con­ta­do con el in­mu­nó­lo­go ja­po­nés Qing Li, au­tor de

Con­ver­sa­mos con él vía co­rreo elec­tró­ni­co.

Mu­chas de las prác­ti­cas que pro­vie­nen de Ja­pón es­tán te­nien­do éxi­to des­de ha­ce unos años en Oc­ci­den­te. ¿A qué cree que se de­be?

Des­de el 2004 he­mos lle­va­do a ca­bo mu­chos es­tu­dios so­bre el efec­to que tie­nen los baños de bos­que en la sa­lud y he­mos de­mos­tra­do que tie­nen gran­des be­ne­fi­cios pa­ra las per­so­nas. Ade­más, he­mos es­ta­ble­ci­do una nue­va cien­cia mé­di­ca lla­ma­da (me­di­ci­na del bos­que) que pu­bli­ca­mos en el 2012. Ac­tual­men­te los baños de bos­que se han con­ver­ti­do en una cien­cia del ar­te y la cul­tu­ra ja­po­ne­sa. In­clu­so du­ran­te el 2016 y el 2017 mu­chos pro­gra­mas de te­le­vi­sión en Eu­ro­pa y los EE.UU. ha­bla­ron del en Ja­pón e in­tro­du­je­ron sus be­ne­fi­cios a la so­cie­dad occidental ha­cien­do que cre­cie­ra el in­te­rés por los baños de bos­que. Es­ta es la ra­zón de su éxi­to.

¿Sir­ve cual­quier bos­que?

La den­si­dad de los ár­bo­les, su ta­ma­ño y el área del bos­que tie­nen gran­des efec­tos en la sa­lud hu­ma­na. En mis in­ves­ti­ga­cio­nes, los bos­ques in­clu­yen el ci­prés ja­po­nés (Cha­maecy­pa­ris ob­tu­se)

en ja­po­nés, el ce­dro ja­po­nés (Cry­pto­me­ria), en ja­po­nés, el ha­ya ja­po­ne­sa, el roble ja­po­nés, el abe­dul blan­co ja­po­nés... To­dos ellos han de­mos­tra­do te­ner efec­tos po­si­ti­vos en la sa­lud hu­ma­na.

¿Cuán­to tiem­po de­be­mos de­di­car­le pa­ra em­pe­zar a apre­ciar sus be­ne­fi­cios?

Si desea au­men­tar su in­mu­ni­dad, lo que lla­ma­mos cé­lu­las NK

se re­co­mien­da un via­je de tres días y dos no­ches, una vez al mes. Si so­lo quie­re re­la­jar­se y ali­viar el es­trés, se re­co­mien­da una ex­cur­sión de un día a un par­que fo­res­tal cer­ca de ca­sa. De to­dos mo­dos, si no pue­de ir a un bos­que, siem­pre re­co­mien­do una ca­mi­na­ta Lo me­jor que pue­de ha­cer es ca­mi­nar en un bos­que que ya co­no­ce. Se pre­su­po­ne que no se per­de­rá. Tam­bién le re­co­mien­do que ca­mi­ne con un guía o un te­ra­peu­ta fo­res­tal.

Co­men­ta que uno de los ma­yo­res be­ne­fi­cios es el au­men­to del nú­me­ro y la ac­ti­vi­dad de las cé­lu­las NK (‘na­tu­ral ki­ller’), com­ba­tien­tes por ex­ce­len­cia de las cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas. Me in­quie­ta au­men­tar la ac­ti­vi­dad de al­go ‘ase­sino’.

Las cé­lu­las NK só­lo ma­tan cé­lu­las tu­mo­ra­les, vi­rus y bac­te­rias, pe­ro no ma­tan a las cé­lu­las hu­ma­nas nor­ma­les. No hay na­da que te­mer.

¿Cree que se tar­da­rá mu­cho en ven­der los be­ne­fi­cios de los ba­ño de bos­que en pas­ti­lla o in­ha­la­dor?

Los efec­tos be­ne­fi­cio­sos de los baños de bos­que son efec­tos to­ta­les de los cin­co sen­ti­dos: vis­ta, oí­do, gus­to, ol­fa­to y tac­to. Por lo tan­to, es muy di­fí­cil ob­te­ner to­dos sus efec­tos a tra­vés de una píl­do­ra o un in­ha­la­dor. Tam­bién es muy­di­fí­cil­ha­ce­ru­na­píl­do­raou­nin­ha­la­dor pa­ra re­em­pla­zar el fo­res­tal. Si quie­re ob­te­ner los be­ne­fi­cios de los baños en el bos­que tie­ne que ir al bos­que y to­mar en un buen bos­que. RO­CA EDI­TO­RIAL. 312 PÁ­GI­NAS. 18,90 EU­ROS

XA­VIER CER­VE­RA

El in­mu­nó­lo­go y au­tor ja­po­nés

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.