Con­cre­tar lo di­fu­so, ha­cer di­fu­so lo con­cre­to

La Vanguardia - Culturas - - Arte|s - SÒNIA HER­NÁN­DEZ Jo­sep Güell

Jo­sep Güell (Barcelona, 1950) uti­li­za la fo­to­gra­fía, con to­das sus po­si­bi­li­da­des, “de la mis­ma ma­ne­ra que si hu­bie­se de pin­tar un cua­dro”, co­men­ta. Le cues­ta de­ter­mi­nar si la reali­dad que ob­ser­va es­ti­mu­la la es­pe­cu­la­ción de imá­ge­nes im­po­si­bles o si, al con­tra­rio, “vas siem­pre ru­mian­do y de re­pen­te en­cuen­tras al­go que ves que sir­ve pa­ra plas­mar tu idea”. El tí­tu­lo de su úl­ti­ma ex­po­si­ción tie­ne mu­cho que ver con es­ta in­de­fi­ni­ción: “Me com­pli­co la vi­da, por­que siem­pre quie­ro ha­cer di­fu­so lo con­cre­to y con­cre­tar lo di­fu­so”.

Crea imá­ge­nes con las que quie­re ha­cer sen­tir al es­pec­ta­dor sus di­fi­cul­ta­des pa­ra “en­ten­der la na­tu­ra­le­za con la que uno no es­tá con­ten­to”. Se con­si­de­ra un ar­tis­ta vi­sual au­to­di­dac­ta, mo­vi­do por la cu­rio­si­dad in­te­lec­tual que le pro­vo­ca­ron des­de ado­les­cen­te las pe­lí­cu­las de Ingmar Berg­man y las pin­tu­ras del Bos­co, alen­ta­da más tar­de por la poe­sía de Fernando Pes­soa y, más re­cien­te­men­te, por la re­fle­xión so­bre bartlebys y ágra­fos de En­ri­que Vi­la-Ma­tas. Em­pe­zó a pin­tar des­pués de una se­pa­ra­ción, po­co des­pués de cum­plir trein­ta años, y en 1999 cam­bió de len­gua­je ar­tís­ti­co: de la pin­tu­ra a la fo­to­gra­fía, una dis­ci­pli­na con la que ha­bía es­ta­do en con­tac­to des­de muy jo­ven por su tra­ba­jo en ar­tes grá­fi­cas. “En la preim­pre­sión prác­ti­ca­men­te vi­vía­mos den­tro de una cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca. To­do eso me ha pro­por­cio­na­do re­cur­sos. An­tes del Pho­tos­hop mu­cha gen­te ya ha­cía fo­to­mon­ta­jes”, re­cuer­da.

La luz, con lo que mues­tra y lo que ocul­ta, es pro­ta­go­nis­ta des­ta­ca­da de la úl­ti­ma se­rie en la que tra­ba­ja y que ha ido ex­po­nien­do, a me­di­da que cre­ce, en si­tios co­mo l’Allian­ce Fra­nçai­se de Sa­ba­dell o el Cen­tre Cul­tu­ral de Te­rras­sa. Re­co­no­ce que ya ha que­da­do atrás su mo­ti­va­ción más iró­ni­ca o crí­ti­ca con la so­cie­dad, que plas­mó en sus series de co­lla­ges y fo­to­gra­fías re­to­ca­das de gran­des di­men­sio­nes. Tam­bién tu­vo una in­cur­sión en el ar­te con­cep­tual con su par­ti­ci­pa­ción en la mues­tra Es­pai Obert del Es­pai 13 de la Fun­da­ción Mi­ró, pe­ro se sien­te más có­mo­do “sin te­ner que ex­pli­car lo que hay en la obra. Pre­fie­ro que mi tra­ba­jo ha­ble por sí so­lo y que sea el ob­ser­va­dor quien de­ci­da lo que ve”. Sin em­bar­go, to­do ha ido de­jan­do su po­so: “Lo que ha­go aho­ra es fru­to de to­do lo que he ido ha­cien­do. Al prin­ci­pio eran fue­gos ar­ti­fi­cia­les, la vo­lun­tad de re­sul­tar ori­gi­nal que he ido aban­do­na­do pa­ra que­dar­me en una si­tua­ción más de­fi­ni­da”. Lu­ga­res más o me­nos iden­ti­fi­ca­bles son ocu­pa­dos o al­te­ra­dos por ele­men­tos que pue­den re­sul­tar in­quie­tan­tes o apa­cia­gua­do­re­sa­par­te­si­gua­les.

XA­VIER CER­VE­RA

Jo­sep Güell, ar­tis­ta vi­sual

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.