Er­nes­to Che Gue­va­ra en el Mu­seo del Pra­do

La Vanguardia - Culturas - - Arte|s - AR­TUR RA­MON

En la pri­me­ra Con­fe­ren­cia Mun­dial de Co­mer­cio y Desa­rro­llo ce­le­bra­da en Gi­ne­bra en 1964, Al­ber­to Ullas­tres, mi­nis­tro es­pa­ñol, des­cu­brió que el co­man­dan­te Er­nes­to Gue­va­ra, su ho­mó­lo­go cu­bano, se hos­pe­da­ba en su mis­mo ho­tel, el In­ter­con­ti­nen­tal. Lo in­vi­tó a ce­nar en La Re­ser­ve, una bra­se­rie dis­cre­ta a las afue­ras de la ciu­dad, hoy con­ver­ti­da en su me­jor res­tau­ran­te chino. El Che apro­ve­chó el mo­men­to pa­ra pe­dir­le un de­seo: que­ría vi­si­tar el Mu­seo del Pra­do. Seis me­ses des­pués, el co- man­dan­te lle­gó a Ma­drid. Ce­nó y dur­mió en el ho­tel Fe­li­pe II de El Es­co­rial y al día si­guien­te, un lu­nes, se en­con­tró el mu­seo abier­to ex­clu­si­va­men­te pa­ra él. Le re­ci­bió el di­rec­tor, Francisco Ja­vier Sán­chez Can­tón, con su cano ca­be­llo la­cio pei­na­do ha­cía atrás a jue­go con su son­ri­sa fal­sa. El Che le di­jo que só­lo que­ría ver Las Me­ni­nas, na­da más. Re­co­rrió la gran ga­le­ría co­mo el pa­si­llo de ca­sa, sin mi­rar, mien­tras re­so­na­ban los pa­sos de plo­mo de sus bo­tas. Se pu­so an­te el cua­dro y es­tu­vo una ho­ra mi­ran­do, mu­do. El di­rec­tor di­ser­ta­ba con voz de no­do mien­tras el Che lo atra­ve­sa­ba con sus ne­gros ojos de aza­ba­che: no ha­bía ido allí a es­cu­char sino a mi­rar. En­ton­ces di­jo: “La cla­ve del cua­dro es el es­pe­jo que cen­tri­fu­ga la ener­gía de la es­ce­na” . Y al ra­to re­ma­tó: “¡Có­mo me gus­ta­ría aca­ri­ciar el lo­mo de es­te pe­rro so­ño­lien­to!”. Se le­van­tó y se acer­có al cua­dro has­ta ca­si to­car­lo, de su uni­for­me de acei­tu­na se re­cor­ta­ba el sen­sual per­fil del re­vól­ver. Pa­re­cía que que­ría aca­ri­ciar­lo, oler­lo, co­mér­se­lo, sa­be­dor que la vis­ta era un sen­ti­do in­su­fi­cien­te an­te tal obra maes­tra. Ya de no­che, en la os­cu­ri­dad de su ha­bi­ta­ción es­cu­ria­len­se, lla­mó a su ma­dre, co­mo ha­cía ca­da día, pa­ra con­tar­le que ha­bía vis­to, por pri­me­ra vez, el cua­dro más be­llo del mun­do. Po­co po­día pre­sa­giar que sería la úl­ti­ma.

SU­SA­NA VE­RA/REUTERS

‘Las Me­ni­nas’ de Ve­láz­quez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.