Pe­ter Weir: sin le­van­tar la voz

Fes­ti­val de Sit­ges El cer­ta­men ci­ne­ma­to­grá­fi­co rin­de es­te año ho­me­na­je al di­rec­tor aus­tra­liano, cu­ya exi­to­sa ca­rre­ra se ini­ció en el ci­ne fan­tás­ti­co

La Vanguardia - Culturas - - Pantalla|s - VIO­LE­TA KOVACSICS

Di­ce Pe­ter Weir (1944) que él fue un jo­ven de los se­sen­ta. En aque­lla épo­ca, Weir era un vein­tea­ñe­ro que ha­bía es­tu­dia­do en Sydney y que via­jó a Eu­ro­pa. En el Vie­jo Con­ti­nen­te, vi­vió so­bre to­do en Londres, y lue­go vol­vió a Aus­tra­lia, don­de co­men­za­ría a di­ri­gir a fi­na­les de aque­lla dé­ca­da tan bu­lli­cio­sa. Weir re­gre­só a su país na­tal y se ini­ció en el ci­ne en el mo­men­to jus­to, pues en los años se­ten­ta el ci­ne aus­tra­liano re­ci­bió un im­pul­so­gra­cia­sa­las­po­lí­ti­cas­gu­ber­na­men­ta­les.

Pue­de que aquel via­je a Eu­ro­pa mar­ca­ra al as­pi­ran­te a di­rec­tor Pe­ter Weir, que le des­cu­brie­ra un vie­jo mun­do dis­tin­to de la gran is­la don­de se crió. O pue­de que fue­ra otra co­sa. Weir afir­ma que la pri­me­ra pe­lí­cu­la que le fas­ci­nó, sien­do to­da­vía un ni­ño, fue El ma­go de Oz. Así que pue­de que al­go de aque­lla fá­bu­la en torno a la pe­que­ña Do­rothy de­ja­ra su hue­lla en el pe­que­ño Weir; so­bre to­do, si aten­de­mos a las pe­lí­cu­las que ha ter­mi­na­do ha­cien­do. El ma­go de Oz po­nía en es­ce­na un tra­yec­to me­ta­fí­si­co a par­tir de la di­fe­ren­cia­ción en­tre dos mun­dos: un Kan­sas en blan­co y ne­gro y un Oz co­lo­ris­ta y mu­si­cal. En el ci­ne de Weir, el re­tra­to de dos cul­tu­ras ter­mi­na­ría sien­do una cons­tan­te.

No es na­da nue­vo: un ci­neas­ta co­mo Mur­nau, con el que Weir com­par­te una cier­ta mi­ra­da, ya se vol­có en el re­tra­to de es­ta dua­li­dad, en el cho­que en­tre un mun­do ci­vi­li­za­do y otro sal­va­je. En Úni­co tes­ti­go, la tra­ma po­li­cial ce­de pro­ta­go­nis­mo en fa­vor de las dis­cre­pan­cias y acer­ca­mien­tos en­tre el po­li­cía ur­ba­ni­ta en­car­na­do por Ha­rri­son Ford y la co­mu­ni­dad amish. En La úl­ti­ma ola,un abo­ga­do se aden­tra en los mis­te­rios de los abo­rí­ge­nes aus­tra­lia­nos, mien­tras tie­ne lu­gar un in­ce­san­te di­lu­vio. En La cos­ta de los mos­qui­tos, una fa­mi­lia ame­ri­ca­na de­ci­de ir a vivir a la jun­gla, aban­do­nan­do la ci­vi­li­za­ción en pos de una vi­da sal­va­je. Y qué de­cir de El show de Tru­man ,en la que se dis­tin­guen cla­ra­men­te dos uni­ver­sos: el de la reali­dad y el del pro­gra­ma en el que ha cre­ci­do y es­tá atra­pa­do el cán­di­do Tru­man. In­clu­so, en Ma­tri­mo­nio de con­ve­nien­cia, Weir te­ñía de co­me­dia ro­mán­ti­ca el cho­que cul­tu­ral en­tre una mujer es­ta­dou­ni­den­se y un bohe­mio fran­cés. El ca­so de es­ta úl­ti­ma pe­lí­cu­la es cu­rio­so: se sue­le con­si­de­rar una pe­lí­cu­la me­nor, sino la más im­per­so­nal de su fil­mo­gra­fía; sin em­bar­go, en ella Weir es di­rec­tor, guio­nis­ta y pro­duc­tor. El re­sul­ta­do es sin du­da flo­jo, ca­re­ce del li­ris­mo pro­pio de obras co­mo Pic­nic en Han­ging Rock, pe­ro las pe­lí­cu­las fa­lli­das, las obras im­per­fec­tas, aque­llas que no es­tán en­tre las más des­ta­ca­bles den­tro de la fil­mo­gra­fía de un ci­neas­ta sue­len re­fle­jar a me­nu­do los re­tos a los que es­te se en­fren­ta. Ma­tri­mo­nio de con­ve­nien­cia evi­den­cia un tra­yec­to, el del pro­pio Weir, el del aus­tra­liano que via­jó a Londres y que ter­mi­nó en­ca­jan­do en Holly­wood, don­de di­fu­mi­nó las hue­llas de su es­ti­lo sin per­der per­so­na­li­dad. Se tra­ta del más vie­jo de los en­can­ta­mien­tos del ci­ne clá­si­co, el del au­tor que se es­con­de tras el es­ti­lo.

Al con­tem­plar su obra hoy, Weir pa­re­ce de otra épo­ca. Él sue­le ex­pli­car que cuan­do co­men­zó a ro­dar, la ci­ne­ma­to­gra­fía aus­tra­lia­na era tan in­ci­pien­te que ape­nas ha­bía guio­nis­tas que es­cri­bie­sen bue­nos diá­lo-

La pri­me­ra pe­lí­cu­la que le fas­ci­nó fue ‘El ma­go de Oz’, un re­tra­to de dos mun­dos, que es una cons­tan­te de su ci­ne

gos. Es­to le em­pu­jó a con­fiar in­con­di­cio­nal­men­te en las imá­ge­nes. Se tra­ta de unas cir­cuns­tan­cias de otro tiem­po, de los prin­ci­pios del ci­ne so­no­ro. En es­te si­glo XXI tan pro­cli­ve a la ver­bo­rrea, es­to pa­re­ce ca­si una ra­re­za. Pe­ro cuan­do di­go que el ci­ne de Weir pa­re­ce sa­li­do de otra épo­ca es por la que con­si­de­ro su prin­ci­pal se­ña de iden­ti­dad: el tac­to, el res­pe­to o, si se quie­re, la con­cien­cia fir­me de que el ci­ne exi­ge un po­si­cio­na­mien­to éti­co.

Una de las es­ce­nas más re­cor­da­das de la fil­mo­gra­fía de Pe­ter Weir es aque­lla de Úni­co tes­ti­go en la que el ni­ño ob­ser­va a tra­vés de la ra­nu­ra de la puer­ta del ba­ño de una es­ta­ción có­mo se co­me­te un bru­tal ase­si­na­to. El ci­neas­ta se cui­dó de que el ac­tor, Lu­kas Haas, que por en­ton­ces te­nía ape­nas unos ocho años, pu­die­se re­fle­jar el mie­do y el te­rror en su ros­tro sin que pa­ra ello tu­vie­se que con­tem­plar lo que su per­so­na­je ob­ser­va en la fic­ción. De nue­vo, se tra­ta de una cues­tión de res­pe­to, de pre­ser­var la in­te­gri­dad del ni­ño. La es­ce­na, en cual­quier ca­so, de­fi­ne per­fec­ta­men­te lo que se plan­tea Weir en su ci­ne: ¿qué im­pli­ca el ac­to de mi­rar y có­mo se de­be mos­trar la vio­len­cia? Qui­zá por eso, no hay sín­to­ma me­jor de la gran­de­za de su ci­ne, de la ex­cep­cio­na­li­dad de sus pro­pues­tas y de su pro­fun­do hu­ma­nis­mo que la sen­si­bi­li­dad con la que fil­ma la muer­te de sus per­so­na­jes. Una de las es­ce­nas más be­llas de to­da su fil­mo­gra­fía es la del oca­so del per­so­na­je in­ter­pre­ta­do por Ha­rri­son Ford en

La cos­ta de los mos­qui­tos: un dis­pa­ro que re­tum­ba en fue­ra de cam­po, el ges­to de una he­ri­da y una be­lla des­pe­di­da por par­te de su mujer, que le sa­tis­fa­ce di­cién­do­le que es­tán na­ve­gan­do río arri­ba, si­guien­do la aven­tu­ra, cuan­do en ver­dad el bar­co es­tá a pun­to de desem­bo­car en el mar.

En Ca­mino a la li­ber­tad, su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, es­tre­na­da ha­ce ocho años, Weir fil­ma de ma­ne­ra dis­tin­ta la muer­te de ca­da uno de sus per­so­na­jes, los pró­fu­gos de una pri­sión si­be­ria­na que van su­cum­bien­do en el ári­do tra­yec­to ha­cia la sal­va­ción. La muer­te nun­ca de­be­ría ser una cues­tión su­per­flua, vie­ne a se­ña­lar Weir, en una de­ci­sión sin du­da sub­ver­si­va en un ci­ne co­mo el de Holly­wood.

Sit­ges. 51 Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Cinema Fan­tàs­tic de Ca­ta­lun­ya DEL 4 AL 14 DE OC­TU­BRE. SITGESFILMFESTIVAL.COM

En la sen­si­bi­li­dad con la que fil­ma la muer­te de sus per­so­na­jes se pue­de ver la gran­de­za de su ci­ne, su hu­ma­nis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.