Len­gua­je po­pu­lis­ta

La Vanguardia - Culturas - - Mirada|s -

Ha­ce vein­te años Fe­rran Sáez (1964) pu­bli­có

en­sa­yo de los que fun­da­men­tan una cul­tu­ra que afron­ta los pro­ble­mas de su tiem­po sin ma­nías. Si en­ton­ces el tí­tu­lo pa­re­cía ca­tas­tro­fis­ta, aho­ra su te­sis que­da ins­cri­ta en la ac­tual re­vi­sión crí­ti­ca que co­men­ta­mos en es­tas pá­gi­nas. Di­ga­mos que fue pro­fé­ti­co. Allí ya re­fle­xio­na­ba so­bre una co­rro­sión so­te­rra­da de la de­mo­cra­cia par­la­men­ta­ria co­mo con­se­cuen­cia de la im­pug­na­ción li­de­ra­da por los mo­vi­mien­tos so­cia­les. Tam­bién se­ña­la­ba có­mo la de­mos­co­pia po­día oxi­dar la me­cá­ni­ca de di­cho sis­te­ma. Al­gu­nos de los aná­li­sis de fon­do que allí plan­tea­ba los reanu­da en

El li­bro, cla­ri­fi­ca­dor, es el se­gun­do de la co­lec­ción Mag­ma, que Fran­cesc-Marc Ál­va­ro di­ri­ge pa­ra las PAM: una apues­ta edi­to­rial que pre­ten­de, de nue­vo, abor­dar los desafíos de to­do ti­po que nos plan­tea el mun­do de ma­ña­na.

Sáez se lee sub­ra­yan­do. Aquí la hi­pó­te­sis de par­ti­da pa­ra en­ten­der un con­cep­to que to­do el mun­do usa sin ton ni son es que el po­pu­lis­mo no es un idea­rio. Es un len­gua­je que la cri­sis eco­nó­mi­ca pro­pul­só, pe­ro ya es­ta­ba aquí. Un len­gua­je con una ca­pa­ci­dad de su­ges­tión in­me­dia­ta, que aquí se ti­pi­fi­ca en sus di­ver­sas va­rian­tes, y que en in­ter­net ha en­con­tra­do un ca­nal de di­fu­sión óp­ti­mo. “El fe­nó­meno del po­pu­lis­mo re­sul­ta ya in­se­pa­ra­ble de de­ter­mi­na­das con­se­cuen­cias di­rec­tas de la di­gi­ta­li­za­ción, co­mo la om­ni­pre­sen­cia de las re­des so­cia­les”. En la red es don­de hoy se re­crea la que el au­tor lla­ma ma­sa pos­mo­der­na, la que consume el kitsch po­pu­lis­ta: un len­gua­je di­ri­gi­do a un su­je­to au­to­de­no­mi­na­do pue­blo que se con­tra­po­ne a unas de­ter­mi­na­das éli­tes y que, con­so­li­dan­do es­ta di­co­to­mía en el agra­vio, sus­ti­tu­ye el re­fe­ren­te de la ra­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca por con­si­de­ra­cio­nes de ca­rác­ter emo­cio­nal. Y es así, en la me­di­da en que las emo­cio­nes sus­ti­tu­yen las ra­zo­nes, que a la de­mo­cra­cia par­la­men­ta­ria –“un sis­te­ma con­sen­sua­do, re­gla­do y trans­pa­ren­te de par­ti­ci­pa­ción”– le to­ca re­sis­tir un nue­vo em­ba­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.