A ca­ba­llo en­tre el ‘res­ca­te’ y la ‘ayu­da’

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

En el mo­men­to en que es­cri­bo es­tas lí­neas se ve pro­ba­ble que Es­pa­ña pue­da re­cu­rrir al Fon­do de Es­ta­bi­li­za­ción, por­que los mer­ca­dos pa­re­cen ha­ber dic­ta­do su sen­ten­cia. Pa­ra ellos no es lo que po­da­mos no­so­tros creer que es, sino lo que pa­ra ellos pa­re­ce. Por eso, la ma­cro­eco­no­mía pa­ra en­ten­der diag­nós­ti­co y prog­no­sis no es de una gran ayu­da: Lost in trans­la­tion, con lo que las in­tui­cio­nes y las ex­pec­ta­ti­vas que se au­to­rre­fuer­zan cum­plién­do­se abun­dan.

¿Qué se de­be­ría ha­cer aho­ra? Pues mo­ver­se rá­pi­do. No ten­go in­for­ma­ción, y si la tu­vie­ra, da­da la res­pon­sa­bi­li­dad del pues­to que ocu­po no es­pe­cu­la­ría con ella. Por tan­to, en el te­rreno del de­seo: yo creo que el pre­si­den­te José Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro ha­brá lla­ma­do a las gran­des em­pre­sas pa­ra co­mu­ni­car al­gu­na in­ter­ven­ción y bus­car su aquies­cen­cia. No creo que la reunión sea pa­ra re­ca­bar opi­nio­nes a 37 ban­das. Y el do­min­go, con mer­ca­dos ce­rra­dos, igual hay ya al­gún mo­vi­mien­to des­de Bru­se­las.

Es muy pro­ba­ble que lo que se va­ya a ha­cer no se lla­me res­ca­te. To­dos tie­nen ra- zón: Es­pa­ña no ne­ce­si­ta res­ca­te. Pe­ro mu­chos otros pien­san que ne­ce­si­ta­mos ayu­da. Ol­vi­dé­mo­nos, pues, de la pa­la­bra pa­ra evi­tar sub­yu­ga­cio­nes.

En cuan­to a Eu­ro­pa, pien­so que ha­ría bien en mo­ver­se rá­pi­do por la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, des­de dos pers­pec­ti­vas. Así, en cla­ve in­ter­na: de­be pro­cu­rar­se mos­trar cre­di­bi­li­dad y se­rie­dad en nues­tra po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, de lo que sea que se ha­ya po­di­do pac­tar. En cam­bio, hay que evi­tar a to­da cos­ta un po­si­ble rui­do de elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das. El peor es­ce­na­rio que pue­de plan­tear­se es el de fue­go cruzado de des­ca­li­fi­ca­cio­nes po­lí­ti­cas du­ran­te un mes a la es­pe­ra de al­gún cam­bio, con cien­tos de pro­me­sas elec­to­ra­les por en me­dio, cu­ya gran ma­yo­ría se sa­be que son in­cum­pli­bles.

A to­do eso, es­pe­ro que el eu­ro so­bre­vi­va a es­ta cri­sis. Pe­ro no de­be­mos ol­vi­dar en nin­gún mo­men­to que pre­ser­var la mo­ne­da úni­ca es al­go que de­be ha­cer­se ca­da día a ba­se de mu­cha dis­ci­pli­na, per­se­ve­ran­cia y re­co­no­ci­mien­to de las im­pli­ca­cio­nes que su­po­ne una mo­ne­da úni­ca pa­ra la po­lí­ti­ca fis­cal y pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad en ge­ne­ral de la eu­ro­zo­na..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.