Ini­cio del de­ba­te es­pa­ñol

La vi­sión ge­ne­ral de la si­tua­ción en los dis­tin­tos ám­bi­tos es plu­ral

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

Com­pa­ra­da con otros, paí­ses del en­torno, Es­pa­ña no es­tá muy en­deu­da­da, hay pro­ble­mas en sus ca­jas de aho­rros, pe­ro no en sus gran­des ban­cos, pre­sen­ta “cla­ros avan­ces” en re­cor­te de gas­tos y re­duc­ción del dé­fi­cit. Su Go­bierno “ha com­pren­di­do que hay que cul­ti­var la con­fian­za de los mer­ca­dos” e in­clu­so se pro­po­ne una im­po­pu­lar re­for­ma de las pen­sio­nes. Por to­do ello la quie­bra de Es­pa­ña es “im­pro­ba­ble”, y, “no es jus­to me­ter­la en el mis­mo ca­jón que los de­más paí­ses pro­ble­má­ti­cos”, con­cluía el miér­co­les un co­men­ta­rio edi­to­rial del Frank­fur­ter All­ge­mei­ne Zei­tung, el dia­rio que en el pa­sa­do mes de ju­nio peor tra­tó a Es­pa­ña, di­vul­gan­do ma­li­cio­sos ru­mo­res so­bre un in­mi­nen­te res­ca­te es­pa­ñol.

Por su par­te, el se­ma­na­rio Der Spie­gel sen­ten­cia que, “si cae Es­pa­ña, cae el eu­ro”. El mis­mo pro­nós­ti­co lo re­fle­ja el Fi­nan­cial Ti­mes Deut­chland: “Si una eco­no­mía tan gran­de co­mo la es­pa­ño­la tu­vie­ra que re­cu­rrir a los bom­be­ros fi­nan­cie­ros, el fu­tu­ro del eu­ro es­ta­ría en se­rio pe­li­gro”, di­ce. Los res­pon­sa­bles, na­tu­ral­men­te, echan el freno: “La po­si­bi­li­dad de que la eu­ro zo­na se rom­pa, es igual a ce­ro”, di­ce Klaus Re­gling, res- pon­sa­ble del Fon­do de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra.

La vi­sión ge­ne­ral de la si­tua­ción es­pa­ño­la en los dis­tin­tos ám­bi­tos po­lí­ti­cos y me­diá­ti­cos es plu­ral. Hay una Ale­ma­nia key­ne­sia­na muy crí­ti­ca con la po­lí­ti­ca eu­ro­pea de Ber­lín, pe­ro la Ale­ma­nia que man­da es­tá sa­tis­fe­cha de sí mis­ma. La si­tua­ción eco­nó­mi­ca “es de pe­lí­cu­la”, di­jo es­ta se­ma­na su mi­nis­tro de Eco­no­mía. Se ex­por­ta me­nos a Por­tu­gal, Gre­cia y Es­pa­ña, lis­ta a la que se su­ma­rá aho­ra Ir­lan­da y a lo me­jor Es­ta­dos Uni­dos, si es­ta­bi­li­za su dó­lar ba­ra­to, pe­ro eso se com­pen­sa con las ven­tas a China, Bra­sil y otros paí­ses, gra­cias a un eu­ro ba­jo y a unos sa­la­rios es­tan­ca­dos des­de ha­ce diez años.

Esa Ale­ma­nia con­ten­ta es­tá aún muy le­jos de cual­quier idea de gol­pe de ti­món en Bru­se­las. Mar­kus Fer­ber, pre­si­den­te del gru­po de la CSU bá­va­ra en el par­la­men­to eu­ro­peo, re­su­me su sen­tir: “El con­tri­bu­yen­te ale­mán es­tá asu­mien­do la res­pon­sa­bi­li­dad por unas deu­das que no han sur­gi­do en Ale­ma­nia y tie­ne que pa­gar por los erro­res y la ma­la ges­tión de otros paí­ses”, di­ce, ol­vi­dan­do que la ban­ca ale­ma­na tie­ne en sus ba­lan­ces más de 400.000 mi­llo­nes de eu­ros en deu­da de los lla­ma­dos PIGS y fi­nan­ció una par­te no pe­que­ña de sus erro­res.

Pe­ro “el éxi­to ale­mán ge­ne­ra re­sen­ti­mien­to” en el mun­do, los ame­ri­ca­nos, Bru­se­las y la iz­quier­da, “to­dos es­tán uni­dos por una mis­ma co­sa: la en­vi­dia”, se lee en el Ta­ges­pie­gel.

Ber­lín. Co­rres­pon­sal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.