LA MO­NE­DA ÚNI­CA, CON­TRA LAS CUER­DAS El ra­dar de los in­ver­so­res se fi­ja en Bél­gi­ca

La cri­sis ir­lan­de­sa dis­pa­ra la pri­ma de ries­go de un país ajeno a las ten­sio­nes pe­se a de­ber el 100% de su PIB

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

e Ita­lia. Ac­tual­men­te ro­za el 100% del PIB, aun­que no es un da­to nue­vo en sí mis­mo. His­tó­ri­ca­men­te se ha man­te­ni­do en torno a es­tos ni­ve­les.

No ayu­da, sin em­bar­go, que el ac­tual go­bierno en fun­cio­nes de Yves Le­ter­me ha­ya fre­na­do la re­duc­ción im­pul­sa­da por los an­te­rio­res eje­cu­ti­vos de Guy Ver­hofs­tadt. Pe­ro no hay que ol­vi­dar que aun­que el Es­ta­do bel­ga es de los más po­bres de la UE, sus ciu­da­da­nos tie­nen una al­ta ta­sa de aho­rro pri­va­do (al­re­de­dor del 11,5% de sus in­gre­sos, co­mo ale­ma­nes o fran­ce­ses) y es­tán en­tre los más ri­cos del mun­do.

Hay tam­bién fac­to­res po­lí­ti­cos. Bél­gi­ca lle­va 168 días sin go­bierno. Y no pa­re­ce que los par­ti­dos del ri­co nor­te (Flan­des) y el em­po­bre­ci­do sur (Va­lo­nia) va­yan a ter­mi­nar sus ne­go­cia­cio­nes an­tes de Na­vi­dad. Cier­to, el país es tre­men­da­men­te es­ta­ble en su ines­ta­bi­li­dad: en­tre 2007 y 2008 es­tu­vo ca­si 10 me­ses sin Go­bierno y no pa­só na­da, al­go im­pen­sa­ble en otros la­res. Pe­ro es­ta in­go­ber­na­bi­li­dad em­pie­za a in­quie­tar no só­lo a los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les sino tam­bién a su éli­te aca­dé­mi­ca y po­lí­ti­ca.

“Si no so­lu­cio­na­mos pron­to la cri­sis po­lí­ti­ca, la fi­nan­cie­ra pa­re­ce ca­si inevi­ta­ble”, ad­ver­tía el vier­nes el eco­no­mis­ta Paul De Grau­we, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Lo­vai­na en un ar­tícu­lo en De Stan­daard. Sus fun­da­men­tos eco­nó­mi­cos, ar­gu­men­ta­ba. son só­li­dos pe­ro la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca pue­de mi­nar se­ria­men­te la con­fian­za en el país.

El go­bierno en fun­cio­nes ha apro­ba­do el pre­su­pues­to del 2011 pe­ro no es­ta­ba au­to­ri­za­do a in­cluir cam­bios res­pec­to al del 2010, por lo que no in­clu­ye re­cor­tes pa­ra re­con­du­cir su dé­fi­cit. Se ha es­ta­bi­li­za­do en el 5%, una ci­fra en­vi­dia­ble en los tiem­pos que co­rren aun­que ca­si du­pli­que el um­bral per­mi­ti­do por la UE.

Otro da­to a fa­vor de Bél­gi­ca es que su eco­no­mía ha vuel­to a cre­cer, a un rit­mo del 2% anual . La re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de Ale-

Al pri­mer mi­nis­tro bel­ga, Yves Le­ter­me, se le es­tán em­pe­zan­do a po­ner las co­sas di­fí­ci­les ma­nia, su prin­ci­pal so­cio co­mer­cial, le fa­vo­re­ce. Tam­bién le be­ne­fi­cia, co­mo país ex­por­ta­dor, la caí­da del eu­ro res­pec­to al dó­lar.

Los re­tos del país, con to­do, son ma­yúscu­los. Se cal­cu­la que el país de­be­rá aho­rrar en­tre 22.000 y 25.000 mi­llo­nes de eu­ros de aquí a 2015 pa­ra re­con­du­cir el dé- fi­cit al 3%, pe­ro to­da­vía no se ha anun­cia­do nin­gu­na me­di­da de aho­rro ni re­cor­tes del gas­to. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos bel­gas vi­ven en una suer­te de cam­pa­ña elec­to­ral per­ma­nen­te y na­die quie­re ser el pri­me­ro en sa­car la ti­je­ra.

Pe­ro, co­mo ca­si en na­da en Bél­gi­ca es lo que pa­re­ce, a pe­sar de sus pro­ble­mas in­ter­nos, el país ha ex­hi­bi­do una gran for­ta­le­za des­de el ini­cio de la cri­sis fi­nan­cie­ra. Sus ban­cos fue­ron los pri­me­ros en acu­sar la caí­da de Leh­man Brot­hers y a fi­na­les del 2008 el Es­ta­do no tu­vo más re­me­dio que re­ca­pi­ta­li­zar nu­me­ro­sas en­ti­da­des, acep­tar la di­vi­sión de For­tis y na­cio­na­li­zar su par­te pa­ra lue­go ven­der­lo a BNP Pa­ri­bas.

En ese mo­men­to, los par­ti­dos po­lí­ti­cos y los gru­pos lin­güís­ti­cos bel­gas de­ja­ron de la­do sus di­fe­ren­cias en aras del in­te­rés na­cio­nal. Carl De­vos, po­li­tó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Gan­te, con­si­de­ra que si lle­ga a pro­du­cir­se una cri­sis fi­nan­cie­ra “el go­bierno en fun­cio­nes y el res­to de par­ti­dos ac- tua­rían uni­dos. Ha­bría un enemi­go ex­te­rior al que ha­cer fren­te”.

Que Bél­gi­ca ha­ya en­tra­do en el ra­dar de los in­ver­so­res no im­pli­ca que va­ya a ser la si­guien­te fi­cha del do­mi­nó en tem­blar, ar­gu­men­ta en Reuters el ana­lis­ta David Sch­nautz, del Com­merz­bank. “Exis­te el ries­go de que los spreads au­men­te, pe­ro es­pe­rar al­go si­mi­lar a lo que he­mos vis­to en Ir­lan­da o Por­tu­gal me pa­re­ce un po­co exa­ge­ra­do”. No to­dos creen que Bél­gi­ca sea la Gre­cia del nor­te, co­mo la lla­ma el Fi­nan­cial Ti­mes. Y la con­fian­za de los bel­gas el mar­cha de su eco­no­mía ha al­can­za­do es­te mes su ni­vel más al­to en tres años. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, una de las co­sas que más les une es una deu­da pú­bli­ca que se an­to­ja im­po­si­ble de di­vi­dir y con la que ni fla­men­cos ni va­lo­res quie­ren car­gar por su cuen­ta.

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.