Anxo Lugilde

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

El te­rri­ble te­rre­mo­to de Lis­boa de 1755 lle­gó a Es­pa­ña en for­ma de tsu­na­mi que arra­só el gol­fo de Cá­diz. La on­da ex­pan­si­va del ma­yor sis­mo eu­ro­peo del que se tie­ne no­ti­cia sa­cu­dió al con­ti­nen­te, co­mo re­fle­jan los tes­ti­mo­nios de Vol­tai­re y Goet­he, pe­ro so­bre to­do se sin­tió en la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. De for­ma análo­ga, una even­tual in­ter­ven­ción de la eco­no­mía lusa por el FMI y la UE pon­dría a la es­pa­ño­la con­tra las cuer­das. Por ello, bue­na par­te de las re­du­ci­das es­pe­ran­zas de sal­va­ción del país se ci­fran pre­ci­sa­men­te en que no se le de­je caer pa­ra evi­tar que arras­tre a su ve­cino. “Por­tu­gal es el es­cu­do pro­tec­tor del ata­que a Es­pa­ña”, se leía en un re­ve­la­dor ti­tu­lar del Jor­nal de Ne­go­cios días an­tes del res­ca­te a Ir­lan­da.

Tras el des­em­bar­co del FMI en Du­blín, el es­ce­na­rio se mo­vió. Aho­ra Por­tu­gal ocu­pa el lu­gar de Ir­lan­da, co­mo la pró­xi­ma víc­ti­ma, y Es­pa­ña, el que te­nía has­ta la se­ma­na pa­sa­da el ve­cino lu­so, co­mo el si­guien­te en la lis­ta del pa­tí­bu­lo fi­nan­cie­ro.

“Pa­ra el co­mún de los bri­tá­ni­cos y la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos de fue­ra de Por­tu­gal, ex­cep­to los es­pa­ño­les, es­te es un pe­que­ño país re­mo­to de al­gún lu­gar de Eu­ro­pa, en oca­sio­nes su­pues­ta­men­te una par­te de Es­pa­ña”, es­cri­bió Fer­nan­do Pes­soa. Vis­to des­de Por­tu­gal, el ta­ma­ño es­pa­ñol se agi­gan­ta. “Es­pa­ña es un gran país, un país gran­de”, afir­ma João Du­que, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Eco­no­mía y Ges­tión, quien cen­tra su aná­li­sis de la ac­tual co­yun­tu­ra crí­ti­ca en los erro­res co­me­ti­dos por su país, al crear un Es­ta­do so­cial con un cos­te su­pe­rior al que pue­de man­te­ner mien­tras las fa­mi­lias y las em­pre­sas se en­deu­da­ban bru­tal­men­te.

Es­ta in­ter­pre­ta­ción ga­na te­rreno en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción lu­sos mien­tras el par­ti­do con­ser­va­dor, PSD, am­plía su ven­ta­ja en las en­cues­tas y su lí­der, Pas­sos Coel­ho, se en­ca­mi­na ha­cia la je­fa­tu­ra del Go­bierno con un dis­cur­so neo­li­be­ral. Pe­ro tam­bién exis­te la lec­tu­ra de con­si­de­rar la cri­sis lusa co­mo una par­te de la que su­fre los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos del eu­ro. “Hay un pro­ble­ma en el go­bier- no del eu­ro”, apun­ta Au­gus­to Ma­teus, ex mi­nis­tro de In­dus­tria, quien in­ci­de en la fal­ta de una unión eco­nó­mi­ca y en que la “UE no creó me­ca­nis­mos pa­ra pre­ve­nir la es­pe­cu­la­ción”.

El ma­les­tar con Ale­ma­nia, es­pe­cial­men­te con la can­ci­ller Án­ge­la Mer­kel, se ha mul­ti­pli­ca­do en las úl­ti­mas se­ma­nas. El Go­bierno lu­so ya lo ex­te­rio­ri­za abier­ta­men­te, mien­tras tra­ta de ga­nar tiem­po pa­ra re­sis­tir, con la es­pe­ran­za de que el bru­tal ajus­te del año pró­xi­mo cal­me a los mer­ca­dos. En esa lu­cha del Eje­cu­ti­vo en mi­no­ría del so­cia­lis­ta José Só­cra­tes hay una pa­la­bra esen­cial, bol­ha, bur­bu­ja en por­tu­gués, pues ahí re­si­de la gran di­fe­ren­cia en­tre la evo­lu­ción re­cien­te de la eco­no­mía por­tu­gue­sa y la ir­lan­de­sa o la es­pa­ño­la. Por­tu­gal no se ha des­in­fla­do de re­pen­te, sino que lle­va una dé­ca­da cues­ta abajo. “La eco­no­mía por­tu­gue­sa no se en­con­tra­ba pre­pa­ra­da en tér­mi­nos de pro­duc­ti­vi­dad, ni­vel sa­la­rial e in­fla­ción pa­ra ad­he­rir­se a la mo­ne­da úni­ca”, sos­tie­ne Lu­ciano Al­mei­da, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Nue­va de Lis­boa.

Sin la po­si­bi­li­dad de de­va­luar el es­cu­do pa­ra ga­nar com­pe­ti­ti­vi­dad, Por­tu­gal ha su­fri­do en la glo­ba­li­za­ción la re­duc­ción de su gran ven­ta­ja com­pa­ra­ti­va, los ba­jos cos­tes sa­la­ria­les, mien­tras su per­te­nen­cia al eu­ro le per­mi­tía en­deu­dar­se y se aco­me­tían gran­des obras sin ren­ta­bi­li­dad. El úl­ti­mo ejem­plo es el del ae­ro­puer­to de Be­ja, en el Alen­te­jo, que no fun­cio­na pe­se a ha­ber­se in­ver­ti­do 35 mi­llo­nes de eu­ros. Se­gún el Tri­bu­nal de Cuen­tas son ne­ce­sa­rios otros 39 mi­llo­nes, por de­fi­cien­cias en el pro­yec­to.

Al ve­cino ibé­ri­co se le ha atra­gan­ta­do la mo­ne­da úni­ca, pe­ro, por lo me­nos en pú­bli­co, hay un ele­va­do con­sen­so en con­si­de­rar que se­ría un desas­tre aban­do­nar­la. Esa po­si­bi­li­dad sí ha si­do se­ña­la­da co­mo un ries­go a con­ju­rar. “La en­tra­da en el eu­ro fue bue­na, por­que se re­du­je­ron los cos­tes de fi­nan­cia­ción y me­jo­ró la ca­li­dad de vi­da”, pro­cla­ma Fer­nan­do Medina, por­ta­voz del Par­ti­do So­cia­lis­ta lu­so.

Ha­ce un año, Por­tu­gal su­fría el con­ta­gio de la cri­sis es­pa­ño­la, que po­nía en ries­go la sa­li­da de la re­ce­sión que ha­bía lo­gra­do en el ve­rano de 2009. Aho­ra, con la cri­sis de la deu­da, se en­fren­ta a una fa­se em­po­bre­ci­mien­to, que ha con­ver­ti­do en una pro­fe­cía cum­pli­da un cé­le­bre lap­sus del pri­mer mi­nis­tro Só­cra­tes. En el 2007, pi­dió la con­tri­bu­ción de los emi­gran­tes por­tu­gue­ses pa­ra cons­truir “un país más jus­to, un país más po­bre... Ay per­dón. Pa­ra un país más jus­to y más so­li­da­rio”.

La subida el pró­xi­mo año del IVA al 23%, cin­co pun­tos más que en Es­pa­ña, y los re­cor­tes de be­ne­fi­cios so­cia­les ame­na­zan so­bre to­do a la cas­ti­ga­da cla­se me­dia ba­ja. Los sa­la­rios son in­fe­rio­res a los es­pa­ño­les, pe­ro la di­fe­ren­cia no re­sul­ta tan gran­de en los pre­cio, in­clu­so más ca­ros en al­gu­nos bie­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.