LA FU­NES­TA ADIC­CIÓN A LA DEU­DA

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

Ayer fue Gre­cia la que tu­vo que ser res­ca­ta­da por no po­der so­por­tar el pe­so de su enor­me deu­da pú­bli­ca. Hoy es Ir­lan­da, el fa­mo­so ti­gre cel­ta, el que tie­ne que pa­sar por la hu­mi­llan­te ex­pe­rien­cia del res­ca­te fi­nan­cie­ro. Ma­ña­na pue­de ser Por­tu­gal, y co­mo en los mer­ca­dos fun­cio­na la teo­ría del do­mi­nó, pa­sa­do ma­ña­na pue­de ser, aun­que es­pe­re­mos que no, Es­pa­ña. En nues­tro ca­so, la deu­da pú­bli­ca es to­da­vía com­pa­ra­ti­va­men­te ba­ja, pe­ro la pri­va­da es al­ta y el al­to paro aso­cia­do al prác­ti­ca­men­te nu­lo cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co son fuen­te de des­con­fian­za de los mer­ca­dos ha­cia Es­pa­ña.

Por to­das par­tes ve­mos deu­da. Es­tán fuer­te­men­te en­deu­da­dos los es­ta­dos, lo es­tán las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras y mu­chas em­pre­sas y tam­bién lo es­tá un ele­va­do por­cen­ta­je de ciu­da­da­nos. El mun­do se ha con­ver­ti­do en una es­pe­cie de is­la flo­tan­do en un mar de deu­da. ¿Qué ha pa­sa­do pa­ra lle­gar a es­te ex­tre­mo? ¿Qué ha pa­sa­do pa­ra lle­gar a un pun­to en el que los acree­do­res, a tra­vés de los mer­ca­dos, de­ci­den el des­tino de las na­cio­nes, de sus ins­ti­tu­cio­nes y de sus ha­bi­tan­tes?.

Una pri­me­ra res­pues­ta la en­con­tra­mos en la hi­per­tro­fia del sec­tor fi­nan­cie­ro, que es el que a tra­vés de sus ope­ra­cio­nes de prés­ta­mo ge­ne­ra es­ta deu­da. Aque­lla se ha pro­du­ci­do por va­rias ra­zo­nes, pe­ro es­pe­cial­men­te por la li­be­ra­li­za­ción po­co aco­ta­da de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y por los cre­cien­tes des­equi­li­brios que re­gis­tran las ba­lan­zas de pa­gos, que son res­pon­sa­bles de los enor­mes flu­jos de ca­pi­ta­les que se han mo­vi­do de unos paí­ses a otros, es­pe­cial­men­te en di­rec­ción de los paí­ses de­fi­ci­ta­rios (Es­ta­dos Uni­dos, Reino Uni­do, Es­pa­ña, en­tre otros). En es­tos paí­ses, co­mo muy bien sa­be­mos, el ca­pi­tal en­tran­te ha si­do uti­li­za­do fun­da­men­tal­men­te pa­ra con­su­mir más y vi­vir me­jor. El cré­di­to o el prés­ta­mo y la deu­da son dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da. Don­de hay un pres­ta­mis­ta hay un deu­dor y vi­ce­ver­sa. El cré­di­to siem­pre ha exis­ti­do des­de que la hu­ma­ni­dad su­peró la fa­se de true­que. El cré­di­to y, por tan­to la deu­da, son ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rios pa­ra que la eco­no­mía se ex­pan­da y, por tan­to, pue­da pro­por­cio­nar cre­cien­tes ni­ve­les de vi­da. Sin cré­di­to y deu­da, ten­dría­mos una eco­no­mía es­tan­ca­da.

El pro­ble­ma no es, por tan­to, de la deu­da en sí; lo es por la can­ti­dad y por la uti­li­za­ción

El fuer­te en­deu­da­mien­to es­pa­ñol es­tá pa­san­do fac­tu­ra a la bol­sa que se ha­ga de ella. En reali­dad, los cré­di­tos y la deu­da que lle­van aso­cia­da só­lo tie­nen jus­ti­fi­ca­ción ple­na en eco­no­mía si los fon­dos que se trans­fie­ren a tra­vés de es­tos prés­ta­mos son uti­li­za­dos pa­ra crear ri­que­za, que a su vez se­rá la que ser­vi­rá pa­ra can­ce­lar la deu­da. Por es­to, el cré­di­to sano siem­pre ha es­ta­do aso­cia­do con las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas.

Los in­con­ve­nien­tes y, en úl­ti­mo tér­mino, los dra­mas aso­cia­dos con la deu­da apa­re­cen cuan­do és­ta se uti­li­za pa­ra una se­rie de fi­na­li­da­des no pro­duc­ti­vas. Es más, las reite­ra­das cri­sis eco­nó­mi­cas han es­ta­do his­tó­ri­ca­men­te li­ga­das al uso abu­si­vo del cré­di­to pa­ra fi­na­li­da­des que han ido des­de la fi­nan­cia­ción de las gue­rras has­ta el con­su­mo des­bo­ca­do de los par­ti­cu­la­res, pa­san­do por tan­tos y tan­tos pro­yec­tos fas­tuo­sos e inú­ti­les que ja­lo­nan nues­tras so­cie­da­des. Que la cri­sis ac­tual de­ri­va de las “hi­po­te­cas ba­su­ra” es ver­dad, pe­ro só­lo par­cial­men­te y a mo­do de sim­pli­fi­ca­ción. Más allá de es­te fe­nó­meno con­cre­to, hay un cam­bio de men­ta­li­dad de la so­cie­dad. La po­si­bi­li­dad de en­deu­dar­se fá­cil­men­te ha arrum­ba­do los cri­te­rios de gra­dua­lis­mo y de pru­den­cia que so­lían guiar, has­ta no ha­ce tan­tos años, los ob­je­ti­vos per­so­na­les y fa­mi­lia­res de au­men­to del ni­vel de vi­da.

Al tiem­po que re­du­cían la jor- na­da de tra­ba­jo, las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les, y en­tre ellas la nues­tra, han po­di­do in­cre­men­tar rá­pi­da­men­te su ni­vel de vi­da con la sim­ple, pe­ro fu­nes­ta, es­tra­te­gia de en­deu­dar­se.

Si al­go en­se­ña la his­to­ria es que un fuer­te en­deu­da­mien­to aso­cia­do con ac­ti­vi­da­des no pro­duc­ti­vas o sim­ple­men­te im­pro­duc­ti­vas sue­le aca­bar mal. Hay que su­po­ner un mun­do muy es­ta­ble y unas con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas siem­pre en con­ti­nuo pro­gre­so pa­ra asu­mir deu­das des­ti­na­das a con­su­mir más. La cri­sis ac­tual ha de­mos­tra­do, una vez más, la fra­gi­li­dad de es­tos su­pues­tos y el enor­me cos­te hu­mano y so­cial de la adic­ción a la deu­da im­pro­duc­ti­va y ex­ce­si­va.

Es­ta cri­sis se ha con­ver­ti­do, por tan­to, en una cons­ta­ta­ción más de que la deu­da ex­ce­si­va y mal uti­li­za­da aca­ba sien­do una ver­da­de­ra mal­di­ción. Las gran­des di­fi­cul­ta­des pa­ra afian­zar la re­cu­pe­ra­ción de­ri­van, en gran par­te, de la enor­me ta­rea que su­po­ne ab­sor­ber la in­gen­te can­ti­dad de deu­da acu­mu­la­da en los úl­ti­mos años, es de­cir, des­en­deu­dar a la so­cie­dad has­ta lo­grar ni­ve­les de deu­da asu­mi­bles. Es­te pro­ce­so no es úni­ca­men­te téc­ni­co; es, so­bre to­do, un di­fí­cil ejer­ci­cio que com­por­ta, en­tre otras mu­chas, dos fa­ce­tas so­cia­les igual­men­te com­pli­ca­das. La pri­me­ra es con­ven­cer a la so­cie­dad, y pien­so con­cre­ta­men­te en la es­pa­ño­la, aun­que ello es apli­ca­ble a ca­si to­do Oc­ci­den­te, que ha de acep­tar un ni­vel de vi­da más ba­jo por­que una par­te del que ha es­ta­do dis­fru­tan­do se ha de­bi­do a un en­deu­da­mien­to in­sos­te­ni­ble, es de­cir, no te­nía co­mo ba­se la ri­que­za crea­da.

La se­gun­da fa­ce­ta es tam­bién com­pli­ca­da por­que su­po­ne re­nun­ciar, por lo me­nos en par­te, a la deu­da co­mo prin­ci­pal ge­ne­ra­do­ra de ni­vel de vi­da y bie­nes­tar fu­tu­ros. Es­to con­lle­va re­mo­ver la con­cien­cia y la men­ta­li­dad de la gen­te y una la­bor pe­da­gó­gi­ca acor­de con lo que se pre­ten­de. No es exa­ge­ra­do afir­mar que el en­deu­da­mien­to fá­cil, ex­ce­si­vo y apa­ren­te­men­te ba­ra­to ha ac­tua­do en nues­tras so­cie­da­des co­mo una dro­ga. Era fá­cil de ob­te­ner y no só­lo no es­ta­ba prohi­bi­da, sino que se fo­men­ta­ba su uso. Co­mo to­da dro­ga, pro­du­ce una agra­da­ble sen­sa­ción de bie­nes­tar.

No creo que sea una ma­la ima­gen com­pa­rar el mo­men­to ac­tual con una fa­se de des­in­to­xi­ca­ción ma­si­va y glo­bal. No sir­ve pa­ra na­da ras­gar­se las ves­ti­du­ras y mal­de­cir a los acree­do­res que aho­ra per­si­guen a los deu­do­res. Sir­ve de muy po­co en­sa­ñar­se, aho­ra, con los que fa­ci­li­ta­ron la dis­tri­bu­ción de la dro­ga. El pro­ble­ma fun­da­men­tal es que la des­in­to­xi­ca­ción sea efi­caz y la uti­li­za­ción fu­tu­ra del en­deu­da­mien­to se guíe por la mo­de­ra­ción y el sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad. Pe­ro ha­ce fal­ta mu­cha más pe­da­go­gía por par­te de to­dos los que pue­den ha­cer­lo pa­ra te­ner po­si­bi­li­da­des ra­zo­na­bles de lo­grar un fu­tu­ro en­fo­que más sen­sa­to del en­deu­da­mien­to.

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.