CRI­SIS DE DEU­DA Ale­ma­nia de­ci­di­rá el fu­tu­ro de la zo­na eu­ro

El cre­ci­mien­to de la de­man­da ale­ma­na “es la úni­ca es­pe­ran­za” pa­ra la Unión Mo­ne­ta­ria Eu­ro­pea

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

En los pró­xi­mos me­ses se sa­brá si Ale­ma­nia va a sal­var a la zo­na eu­ro o en­te­rrar­la. Hay dos pun­tos de vis­ta. En la ver­sión be­nig­na, la po­ten­cia ale­ma­na –que ge­ne­ra uno de ca­da tres eu­ros del PIB de la zo­na– au­men­ta su de­man­da de importaciones, pier­de al­go de com­pe­ti­ti­vi­dad, y echa un ca­ble a la mal­tre­cha pe­ri­fe­ria, com­pen­san­do el im­pac­to ne­ga­ti­vo so­bre el cre­ci­mien­to de los du­ros ajus­tes fis­ca­les.

Al mis­mo tiem­po, ela­bo­ra un sis­te­ma de re­so­lu­ción pa­ra las cri­sis de sol­ven­cia que com­ba­ta los re­ce­los de los vo­tan­tes ale­ma­nes an­te más ope­ra­cio­nes de res­ca­te, a la vez que qui­ta el mie­do escénico en los mer­ca­dos de la deu­da. Es­tos se tran­qui­li­zan an­tes de for­zar una cos­to­sa ope­ra­ción de res­ca­te a Es­pa­ña. “Los mer­ca­dos es­tán muy equi­vo­ca­dos con Es­pa­ña”, di­jo Hol­ger Sch­mei­ding del ban­co ale­mán Ber­ne­berg, en una en­tre­vis­ta man­te­ni­da el jue­ves. “Tie­ne gran­des opor­tu­ni­da­des pa­ra ex­por­tar a Ale­ma­nia”.

En un mo­men­to de cre­cien­te pe­si­mis­mo so­bre el fu­tu­ro de la unión mo­ne­ta­ria, la eco­no­mía ale­ma­na es un ra­yo de luz. Cre­ce con fuer­za y al­can­za­rá un 4% en el 2010, se­gún las úl­ti­mas pre­vi­sio­nes. Es más, ya no só­lo ti­ra de las ex­por­ta­cio­nes sino tam­bién de la de­man­da in­ter­na. La con­fian­za, tan­to del con­su­mi­dor co­mo de los em­pre­sa­rios ale­ma­nes, ba­te ré­cords his­tó­ri­cos. El mer­ca­do de tra­ba­jo ha atra­ve­sa­do la cri­sis sin trau­mas, bien por la fle­xi­bi­li­dad in­ter­na de em­pleo en el sis­te­ma kur­zar- beit, bien por una ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra crear em­pleo en el sec­tor de ser­vi­cios. La ta­sa de paro aho­ra se si­túa en el 8%, el ni­vel más ba­jo des­de la reuni­fi­ca­ción en 1990. Y los sa­la­rios ale­ma­nes fi­nal­men­te le­van­tan ca­be­za tras una dé­ca­da de des­cen­sos, un 9% en tér­mi­nos rea­les, des­de el 2000. An­te una es­ca­sez de mano de obra cua­li­fi­ca­da, em­pre­sas co­mo Sie­mens han pac­ta­do subidas del 2,7% en un mo­men­to en que la in­fla­ción se ha­lla en torno al 1,5%.

Es­to, di­ce Sch­mie­ding crea opor­tu­ni­da­des pa­ra eco­no­mías ame­na­za­das por los mer­ca­dos de deu­da co­mo Ir­lan­da, Es­pa­ña o Ita­lia. “Es­pa­ña tu­vo la fies­ta cuan­do no­so­tros es­tá­ba­mos en aus­te­ri­dad; aho­ra he­mos da­do la vuel­ta a la tor­ti­lla”, di­ce. Ya hay se­ña­les alen­ta­do­ras. Las ex­por­ta­cio­nes es­pa­ño­las a Ale­ma­nia –al igual que las fran­ce­sas– subie­ron más del 20% a lo lar­go del ter­cer tri­mes­tre.

Es la ver­sión op­ti­mis­ta. He aquí la otra que só­lo se dis­cu­te a puer­ta ce­rra­da. Al for­zar ajus­tes fis­ca­les dra­co­nia­nos en Ir­lan­da, Gre­cia, Por­tu­gal y Es­pa­ña, Ale­ma­nia les con­de­na al es­tan­ca­mien­to y al co­lap­so de su de­man­da in­ter­na. Es­to ja­más po­drá ser com­pen­sa­do por la de­man­da ale­ma­na y se­rá ca­si im­po­si­ble que eco­no­mías co­mo Es­pa­ña lo­gren ba­jar la car­ga de su deu­da.

Has­ta el FMI lo in­tu­ye. Una de las no­ti­cias me­nos co­men­ta­das en Du­blín es­ta se­ma­na es que el equi­po del Fon­do tu­vo que en- fren­tar­se a téc­ni­cos ale­ma­nes del BCE pa­ra evi­tar un ajus­te aun más du­ro en Ir­lan­da. Fuen­tes del Fon­do con­sul­ta­das por Di­ne­ro in­sis­tie­ron en la ne­ce­si­dad de equi­li­brar la aus­te­ri­dad con el cre­ci­mien­to. Ele­na Sal­ga­do, vi­ce­pre­si­den­ta es­pa­ño­la, ha di­cho lo mis­mo.

Pe­ro pa­ra el Go­bierno ale­mán, cuan­to más du­ro sea el ajus­te, me­jor. Ber­lín pron­to pon­drá en mar­cha su pro­pio pro­gra­ma de con­so­li­da­ción fis­cal que pue­de trun­car la re­cu­pe­ra­ción. “El cre­ci­mien­to ale­mán es la úni­ca es­pe­ran­za pa­ra la zo­na eu­ro” di­jo Jen­ni­fer McKeown, je­fe de aná­li­sis so­bre Eu­ro­pa de Ca­pi­tal Eco­no­mics en Londres. “Pe­ro pro­vie­ne prin­ci­pal­men­te de in­ver­sión y ex­por­ta- cio­nes y la de­man­da glo­bal se de­bi­li­ta”, ad­vier­te.

Tam­po­co ha­brá un re­equi­li­brio por cam­bios de com­pe­ti­ti­vi­dad sa­la­rial, ad­vier­te Hei­ner Flass­beck di­rec­tor de la Co­mi­sión de co­mer­cio de­sa­rro­llo de las Na­cio­nes Uni­das (UNCTAD), “Ale­ma­nia ha ba­ja­do sus cos­tes uni­ta­rios la­bo­ra­les de­ma­sia­do, por de­ba­jo del 2% que es la me­ta de in­fla­ción en la zo­na eu­ro, y es­to quie­re de­cir que otras eco­no­mías irán ya sin re­me­dio por la sen­da de la de­fla­ción”, di­ce.

Am­bos ar­gu­men­tos –el op­ti­mis­ta y el pe­si­mis­ta– pue­den re­sul­tar con­vin­cen­tes. El pro­ble­ma pa­ra la zo­na eu­ro es que los mer­ca­dos de deu­da pa­re­cen es­tar in­cli­nán­do­se en es­tos mo­men­tos por el se­gun­do. Y, los lla­ma­dos “vi­gi­lan­tes de bo­nos” , tie­nen la ma­la cos­tum­bre de con­se­guir el desen­la­ce que más te­men.

Los in­ver­so­res tie­nen otro pro­ble­ma de ori­gen ale­mán. An­ge­la Mer­kel –muy ra­zo­na­ble­men­te– ha exi­gi­do que a me­dio pla­zo las ope­ra­cio­nes de res­ca­te a eco­no­mías en cri­sis de­ban in­cluir una qui­ta pa­ra los acree­do­res. Es una con­ce­sión a la opi­nión pú­bli­ca ale­ma­na preo­cu­pa­da de que sus im­pues­tos si­gan fi­nan­cian­do el res­ca­te de ban­cos co­mo An­glo Irish. “Mer­kel ha di­cho una ob­vie­dad: hay que re­es­truc­tu­rar”, di­jo Car­men Rein­hart ex­per­ta en cri­sis de sol­ven­cia del Ins­ti­tu­to Pe­ter­son en Was­hing­ton.

Pe­ro has­ta lo ob­vio des­qui­cia a los mer­ca­dos en es­tos mo­men­tos. “Si los in­ver­so­res sa­ben que per­de­rán di­ne­ro en una re­es­truc­tu­ra­ción, ven­de­rán sus bo­nos en cuan­to per­ci­ban di­fi­cul­ta­des de pa­go en un go­bierno de­ter­mi­na­do; es­to au­men­ta­rá los ti­pos so­bre es­tos bo­nos”, di­jo Paul de Grau­we de la Uni­ver­si­dad de Leu­ven en Bél­gi­ca.

Es­te círcu­lo vi­cio­so es exac­ta­men­te lo que hun­dió a Ir­lan­da des­pués de que Mer­kel hi­cie­ra pú­bli­ca la idea en oc­tu­bre. Es más, la pro­pues­ta ale­ma­na de que los bo­nos emi­ti­dos en el fu­tu­ro in­clu­yan cláu­su­las que obli­guen al in­ver­sor a acep­tar qui­tas en ca­so de re­es­truc­tu­ra­ción, pue­de ce­rrar los mer­ca­dos a las eco­no­mías pe­ri­fé­ri­cas pa­ra siem­pre.

La úni­ca ma­ne­ra de re­sol­ver to­do es­to –se­gún mu­chos eco­no­mis­tas crí­ti­cos con la es­tra­te­gia ale­ma­na– es que to­dos los es­ta­dos eu­ro­peos asu­man res­pon­sa­bi­li­dad de la deu­da emi­ti­da por paí­ses in­di­vi­dua­les. De Grau­we pro­po­ne la crea­ción de un fon­do mo­ne­ta­rio eu­ro­peo pa­ra con­tra­rres­tar el mie­do en los mer­ca­dos y la emi­sión de deu­da eu­ro­pea. La com­pra ma­si­va de bo­nos pe­ri­fé­ri­cos por par­te del BCE po­dría ser otra op­ción, di­ce McKeown. Pe­ro cual­quier po­lí­ti­ca de en­ver­ga­du­ra su­fi­cien­te pa­ra tran­qui­li­zar a los mer­ca­dos de deu­da su­pon­dría de fac­to el ini­cio de una unión fis­cal en la zo­na eu­ro. Y, si es­to es la con­di­ción si­ne qua non pa­ra la su­per­vi­ven­cia de la zo­na eu­ro, al me­nos en su es­ta­do ac­tual, to­do in­di­ca que Ale­ma­nia op­ta­ría por en­te­rrar­la más que sal­var­la. “Cues­ta ima­gi­nar que Ale­ma­nia per­mi­ta que Eu­ro­pa co­lec­ti­va­men­te asu­ma la deu­da de sus miem­bros”, ad­vier­te Ya­nis Va­rou­fa­kis de la Uni­ver­si­dad de Ate­nas. Pe­ro la úni­ca al­ter­na­ti­va “es el des­man­te­la­mien­to de la zo­na eu­ro”...

AP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.