ES­PA­CIO UR­BANO Y ENER­GÍA VI­TAL

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

Ve­ne­zia, la Do­mi­nan­te, des­pi­dió el do­min­go pa­sa­do la X. Bien­na­le de Ar­qui­tec­tu­ra des­pués de al­ber­gar du­ran­te 12 se­ma­nas una de las edi­cio­nes más exi­to­sas en la his­to­ria del cer­ta­men con 170.000 vi­si­tan­tes. “Peo­ple meet in Ar­chi­tec­tu­re” fue el le­ma acer­ta­do pa­ra una mues­tra que des­bor­dó el mar­co tra­di­cio­nal de los “Giar­di­ni” con los 29 pa­be­llo­nes de los paí­ses par­ti­ci­pan­tes y del “Ar­se­na­le”, pa­ra di­se­mi­nar­se por la ciu­dad, ocu­pan­do al­ma­ce­nes y pa­la­cios con­ver­ti­dos en lu­ga­res de en­cuen­tro en­tre ar­qui­tec­tu­ras y gen­tes.

Los co­mi­sio­na­dos de la mues­tra, los ja­po­ne­ses Ko­zu­yo Sa­ji­ma y Ryue Nis­hi­za­va, ga­na­do­res del pres­ti­gio pre­mio Pritz­ker de es­te año, con­si­de­ra­do el No­bel de Ar­qui­tec­tu­ra, pro­pi­cia­ron la crea­ción de un au­tén­ti­co la­bo­ra­to­rio de ideas ar­qui­tec­tó­ni­cas con­tem­po­rá­neas y glo­ba­les, tras­plan­tan­do una mul­ti­tud de pro­yec­tos van­guar­dis­tas a los es­ce­na­rios re­na­cen­tis­tas de una Ve­ne­cia que pa­re­ce per­pe­tuar­se en el tiem­po.

Pa­ra ci­tar unos po­cos en ca­li­dad de pri­mus in­ter pa­res, es­tán las es­cue­las y cen­tros de co­mu­ni­dad del Es­tu­dio Noe­ro Wolff, ar­te­fac­tos de ma­te­ria­les ba­ra­tos y geo­me­trías con­flic­ti­vas en los ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos de Ciu­dad del Ca­bo, a las que no obs­tan­te lo­gran im­po­ner su iden­ti­dad im­pac­tan­te gra­cias al es­fuer­zo in­con­men­su­ra­ble de com­pren­sión y una vo­lun­tad fé­rrea de dig­ni­dad.

Un con­cur­so en­tre diez ar­qui­tec­tos sub 40, ins­ti­ga­do por AS. Ar­chi­tec­tu­re Stu­dio, com­pro­me­ti­do con la in­ves­ti­ga­ción so­bre la ciu­dad eco­ló­gi­ca, nos en­se­ña la pa­sión de unos jó­ve­nes aven­ta­ja­dos por un vo­ca­bu­la­rio ar­qui­tec­tó­ni­co ra­di­cal, pro­pul­sa­do por una di­ná­mi­ca eco­nó­mi­ca sin pa­ran­gón. No obs­tan­te, es el en­cuen­tro con la nu­be ar­ti­fi­cial re­crea­da en un ta­ller na­val por la Con­sul­to­ría Trans­so­lar y Tet­suo Kon­do Ar­chi­tects que el le­ma de la Bien­na­le de Ar­qui­tec­tu­ra des­ve­la to­do su sig­ni­fi­ca­do. La ins­ta­la­ción mon­ta­da en un es­pa­cio de 12 me­tros de al­tu­ra li­bre per­mi­te la As­cen­sión por una ram­pa he­li­coi­dal des­de la zo­na cli­má­ti­ca mo­de­ra­da has­ta en­trar en la at­mós­fe­ra de la nu­be, con una hu­me­dad re­la­ti­va cer­ca­na al 100% y una tem­pe­ra­tu­ra de 25ºC. En la cús­pi­de, el ai­re cir­cun­dan­te es muy se­co y la tem­pe­ra­tu­ra ha subido a 35ºC. Las per­cep­cio­nes sen­so­ria­les son in­ten­sas, tan­to las ca- pas cli­má­ti­cas co­mo la mis­mo nu­be pa­re­cen re­cor­ta­das con una la­mi­na afi­la­da. No obs­tan­te, el equi­li­brio per­fec­to se ve per­tur­ba­do a me­di­da que más y más per­so­nas re­co­rran el ca­mino y lle­nan la sa­la. Fi­nal­men­te, el di­se­ño ori­gi­nal es des­di­bu­ja­do por com­ple­to, per­dien­do su en­can­to ca­si me­ta­fí­si­co. To­do el am­bien­te se lle­na de va­por, que de­vie­ne sim­ple nie­bla.

En­tran­do co­mo es­pec­ta­dor, al en­trar en ma­sa, nos he­mos con­ver­ti­do en pro­ta­go­nis­tas, con con­se­cuen­cias di­fí­ci­les de eva­luar.

De pron­to, in­tui­mos que nos en­con­tra­mos an­te un sí­mil de nues­tra si­tua­ción exis­ten­cial. La ins­ta­la­ción de la nu­be ar­ti­fi­cial con­tie­ne pa­ra­le­las ob­vias con la na­ve es­pa­cial lla­ma­da Tie­rra. Pe­ro des­co­no­ce­ría­mos la am­bi­ción de es­ta Bien­na­le, si qui­sié­ra­mos li­mi­tar­la a pos­tu­ras eco­lo­gis­tas. En el es­pa­cio ur­bano, sus ca­lles y sus pla­zas, to­dos so­mos pro­ta­go­nis­tas. Su con­sis­ten­cia ma­te­rial y ar­qui­tec­tó­ni­ca, la ca­li­dad de vi­da que ofre­ce, los va­lo­res cí­vi­cos que ejem­pli­fi­ca, có­mo lo son la to­le­ran­cia y la con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca, de­ci­den so­bre la ca­li­dad de nues­tras vi­das.

Los pro­yec­tos que con­for­man el es­pa­cio pú­bli­co de Bar­ce­lo­na de las úl­ti­mas dé­ca­das le han pro­por­cio­na­do una ca­li­dad de vi­da ad­mi­ra­da por doquier, crean­do una mar­ca que se ha ex­por­ta­do a otras ciu­da­des, so­bre to­do en La­ti­noa­mé­ri­ca. No obs­tan­te, los ejem­plos pre­sen­ta­dos en Ve­ne-

El es­pa­cio pú­bli­co de Bar­ce­lo­na ha crea­do una mar­ca que se ha ex­por­ta­do a otras ciu­da­des

cia ha­cen pa­ten­te la ne­ce­si­dad de in­sis­tir en la re­fle­xión so­bre la ciu­dad, re­cor­dán­do­nos que no es tan­to la ar­qui­tec­tu­ra gran­di­lo­cuen­te de los pro­yec­tos cor­po­ra­ti­vos sin lí­mi­te de pre­su­pues­to o los de­sa­rro­llos es­pe­cu­la­ti­vos al or­den del día an­tes de la cri­sis eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra.

Sin du­da, nos sa­be­mos po­see­do­res de un pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co só­li­do, que ha si­tua­do la ciu­dad en los pri­me­ros pues­tos en cuan­to al tu­ris­mo de ocio y cul­tu­ra. No obs­tan­te, la vo­lun­tad de con­ser­var la vi­ta­li­dad de la ciu­dad de­pen­de en gran me­di­da de vol­ver a plan­tear­nos sus ne­ce­si­da­des ac­tua­les y de sus ha­bi­tan­tes, con­vir­tién­do­la nue­va­men­te en el cen­tro de los acon­te­ci­mien­tos, un her­vi­de­ro de ideas e ini­cia­ti­vas de sus pro­ta­go­nis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.