His­to­ria y pa­tria

Roser Raho­la, sus hi­jos Pe­re, Al­bert, Anna, Roser y Ade­la, los dis­cí­pu­los Na­dal, Fon­ta­na o Elliot y la nos­tal­gia por la au­sen­cia de Es­priu o Lluch en el cul­to a la me­mo­ria de Vicens Vi­ves

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

Una so­cie­dad de­ma­sia­do res­trin­gi­da por las li­mi­ta­cio­nes del pa­sa­do no es­tá bien pre­pa­ra­da pa­ra afron­tar el fu­tu­ro”. Ha­ce ape­nas una se­ma­na, en el ac­to de clau­su­ra del año Vicens Vi­ves que tu­vo lu­gar en la se­de del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas, ba­jo la pre­si­den­cia del rey Juan Car­los I y an­te un afo­ro en el que fi­gu­ra­ban los miem­bros de la Co­mi­sión Or­ga­ni­za­do­ra del Cen­te­na­rio; su viu­da, Roser Raho­la de Es­po­na, y sus hi­jos, Pe­re, Roser, Ade­la, Anna y Al­bert, John Elliot re­cor­da­ba con es­tas pa­la­bras a su maestro fa­lle­ci­do pre­ma­tu­ra­men­te, en 1960. Elliot hu­yó de la glo­sa ha­gio­grá­fi­ca y echó mano del re­vi­sio­nis­mo de Vicens: ¿es po­si­ble re­es­cri­bir y re­in­ter­pre­tar la his­to­ria na­cio­nal de Ca­ta­lun­ya sin cau­sar una me­lla irre­pa­ra­ble?

La his­to­ria co­mo cien­cia no ten­dría sen­ti­do si no fue­se el preám­bu­lo de la ac­ción. Hoy sa­be­mos que Vicens abra­zó la pra­xis, co­mo ha mos­tra­do Fe­rran Mas­ca­rell en la co­pro­duc­ción te­le­vi­si­va Vicens Vi­ves, cons­truir la his­to­ria; lo hi­zo por vo­ca­ción y sen­ti­do del de­ber a pe­sar de unos co­mien­zos mar­ca­dos por el fi­nal dra­má­ti­co de la gue­rra es­pa­ño­la me­ta­fo­ri­za­do en la ima­gen con­ge­la­da de dos sol­da­dos de la II Re­pú­bli­ca en el pa­so fron­te­ri­zo de La Jon­que­ra. Vicens mar­cha­ba jun­to a su cu­ña­do, Fre­de­ric Raho­la, y al lle­gar a la fron­te­ra am­bos se mi­ra­ron: “Yo me voy”, di­jo Raho­la, “pues yo, fi­nal­men­te, me que­do”, con­tes­tó Vicens. Pa­ra mu­chos em­pe­za­ba el exi­lio, pe­ro el cé­le­bre his­to­ria­dor es­co­gió que­dar­se, y no pre­ci­sa­men­te pa­ra vi­vir su­mi­do en el exi­lio in­te­rior (el de su co­le­ga Fe­rran Sol­de­vi­la o el de hom­bres de le­tras si­len­cia­dos, co­mo ex­pli­ca­ron Vi­cen­te Ale­xan­dre en Cua­der­nos de Ve­lin­to­nia y Mar­tín-Santos en Tiem­po de si­len­cio) sino pa­ra es­cri­bir las me­jo­res pá­gi­nas del en­tris­mo po­lí­ti­co es­pa­ñol. Per­ma­ne­ció pa­ra cam­biar las co­sas des­de den­tro. Vi­vió dos dé­ca­das de es­tu­dio y si­len­cio apa­ren­te en las que for­jó la edi­to­rial Tei­de, fun­da­da en 1942 jun­to al mis­mo Raho­la (los in­te­li­gen­tes li­bros de tex­to; la his­to­ria y la geo­gra­fía, que ha­bría­mos so­ña­do en el me­jor de los mun­dos), creó el Cen­tro de Es­tu­dios His­tó­ri­cos In­ter­na­cio­na­les, que aún per­du­ra, y fun­dó pu­bli­ca­cio­nes, co­mo Es­tu­dios de His­to­ria Mo­der­na o Ín­di­ce His­tó­ri­co, que con­cen­tra­rían la ma­te­ria gris de la his­to­rio­gra­fía cien­tí­fi­ca es­pa­ño­la. En los 30, in­mer­so en la uni­ver­si­dad de la ge- ven maes­tros y so­bre to­do por To­rre, que le ayu­da­ría años más ne­ra­ción de Pe­re Grases, Sal­va­dor Es­priu, Mi­quel Batllo­ri, Joan-Ra­món Masoliver, Mar­tín de Ri­quer o Fe­rra­ter Mo­ra –con pro­fe­so­res co­mo el fi­lo­ger­má­ni­co y Pre­mi d’Ho­nor, Jordi Ru­bió Ba­la­guer– emer­gía el joVi­cens mar­ca­do por sus Pe­re Bosch i Gim­pe­ra

An­to­nio de la tar­de a su­pe­rar el ais­la­mien­to aca­dé­mi­co tras ser acu­sa­do de desafec­ción y se­pa­ra­tis­mo. Una dé­ca­da des­pués, cuan­do la cul­tu­ra su­plió a la po­lí­ti­ca, flo­re­cie­ron Xa­vier de Sa­las, Ra­fael Al­ta­mi­ra, Ros­se­lló Bor­doy, Sa­ba­ta An­fruns, Ma­nuel Col­mei­ro o el mis­mo Mi­quel Batllo­ri, que se en­car­gó de di­fun­dir la obra de Vicens en­tre las éli­tes ita­lia­nas, en las au­las del se­na­dor de­mo­cris­tiano Ar­nal­do For­la­ni, en el en­torno in­te­lec­tual de Be­ne­det­to Cro­ce (en su úl­ti­ma eta­pa, más li­be­ral que dia­léc­ti­co) y en­tre los nu­me­ro­sos dis­cí­pu­los de Ro­ber­to de Mat­tei, un ba­rón si­ci­liano de tra­di­ción lam­pe­du­sia­na ( Re­cords de qua­si un se­gle, Qua­derns Cre­ma).

An­te el afo­ro del cen­te­na­rio, Elliot re­cor­dó su lle­ga­da a Es­pa­ña en el año 1953 dis­pues­to a tra­ba­jar en el Ar­chi­vo Ge­ne­ral de Si­man­cas pa­ra es­tu­diar la fi­gu­ra del con­de-du­que de Oli­va­res en los orí­ge­nes de la re­vuel­ta ca­ta­la­na de 1640; se de­tu­vo en Bar­ce­lo­na con una car­ta de pre­sen­ta­ción ba­jo el bra­zo fir­ma­da por Jo­sep Ma­ria Ba­tis­ta Ro­ca, exi­lia­do en Cam­brid­ge, co­no­ció a Sol­de­vi­la y aca­bó op­ta­do por in­ves­ti­gar en el Ar­chi­vo de la Co­ro­na de Ara­gón. Muy pron­to se con­ver­ti­ría en asi­duo a las ter­tu­lias de Vicens Vi­ves en su do­mi­ci­lio de la ca­lle San­ta­ló don­de tra­bó amis­tad con los dis­cí­pu­los Joan Re­glà, Emi­li Giralt y Jordi Na­dal, ne­xo con la ge­ne­ra­ción pos­te­rior de Er­nest Lluch. Elliot com­pren­dió en­ton­ces que el pre­cio que pa­gan los exi­lia­dos es el pro­gre­si­vo alejamiento de su reali­dad, con los ejem­plos cer­ca­nos de Clau­dio Sánchez Al­bor­noz (un cas­te­lla­nis­ta ra­di­cal que de­fen­dió el Es­ta­tut de Nu­ria en las Cor­tes por en­car­go de Aza­ña) o el mis­mo Pe­re Bosch Gim­pe­ra. Tam­bién apren­dió a va­lo­rar el ca­mino in­ter­me­dio, en­tre la adap­ta­ción y la re­sis­ten­cia pa­si­va, so­por­ta­do por sa­bios co­mo Ra­món Ca­ran­de (asi­duo de San­ta­ló) o el pro­pio Ra­món Me­nén­dez Pidal.

Gra­cias a su cre­cien­te pres­ti­gio y sus con­tac­tos en Ma­drid, con el mun­do re­for­mis­ta del Opus Dei, Vicens en­tró en el cir­cui­to de los con­gre­sos in­ter­na­cio­na­les: par­ti­ci­pó en Man­tua con Al­ber­to Ghi­sal­ber­ti en un de­ba­te so­bre el Ri­sor­gi­men­to; en Edim­bur­go, en la Aca­de­mia de His­to­ria, don­de coin­ci­dió con Domínguez Ortiz, To­más y Va­lien­te, el jo­ven José An­to­nio Ma­ra­vall o el ve­te­rano me­die­va­lis­ta Ra­món d’Aba­dal i de Vin­yals, miem­bro del con­se­jo pri­va­do de Juan de Bor­bón e im­par­tió cla­ses en Ox­ford in­vi­ta­do por Ray­mond Carr. Co­mo es­tu­dio­so del pa­sa­do, Vicens se sen­tía im­pe­li­do a rea­li­zar su pro­pia apor­ta­ción al pre­sen­te. La en­fo­ca­ría su­mer­gi­do en do­cu­men­tos, los de su es­pe­cia­li­dad –la his­to­ria del si­glo XV– la lle­ga­da de una di­nas­tía cas­te­lla­na, el pa­pel de Fer­nan­do el Ca­tó­li­co, las gue­rras ci­vi­les, el comienzo de tres si­glos de de­cli­ve y el re­su­men de que la po­lí­ti­ca eu­ro­pea de Es­pa­ña es una

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.