EN PLENO CÍRCU­LO VI­CIO­SO

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

El Ibex pier­de en la se­ma­na más del 7,3%. Una se­ma­na ho­rri­ble pa­ra un mes que acu­mu­la des­cen­sos del 12%. El des­cen­so acu­mu­la­do en el año ha si­do del 20,8 %. ¿Les con­sue­la si les de­ta­llo el com­por­ta­mien­to en el año de otros mer­ca­dos? Caí­das del 40% de la bol­sa grie­ga, por en­ci­ma del 25% de la ir­lan­de­sa. Y has­ta un des­cen­so del 15% del prin­ci­pal ín­di­ce ita­liano.

Pe­ro subidas tam­bién en el año del 13,8% pa­ra la bol­sa ale­ma­na y del 6,0% pa­ra el mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano. El pro­me­dio pon­de­ra­do de las bol­sas eu­ro­peas ba­ja un 7,9% en los on­ce me­ses.

¿Una cri­sis de mer­ca­dos? Pro­ba­ble­men­te. Pá­ni­co ven­de­dor, co­mo se­ría el ca­so de la bol­sa es­pa­ño­la. Y el pá­ni­co es irra­cio­nal. Pe­ro, ¿en to­dos los mer­ca­dos? La si­tua­ción, a ni­vel de mer­ca­dos glo­bal, no es tan gra­ve co­mo la que vi­vi­mos en la pri­me­ra mi­tad del año. Por un la­do, es­to es tran­qui­li­za­dor. Por otro, pue­de re­sul­tar muy in­quie­tan­te. ¿A qué se de­be es­ta am­bi­güe­dad en la va­lo­ra­ción?. Es po­si­ti­vo por­que los in­ver­so­res son ca­pa­ces de dis­cri­mi­nar. Aun­que a la bol­sa es­pa­ño­la le ha to­ca­do la peor par­te. Y el mie­do es mal con­se­je­ro an­te la in­cer­ti­dum­bre.

Hay mu­cha in­cer­ti­dum­bre en es­tos mo­men­tos so­bre el eu­ro, so­bre el sec­tor fi­nan­cie­ro, so­bre el es­ce­na­rio ma­cro­eco­nó­mi­co. To­do ello acen­tua­do an­te la cau­te­la a que lle­va el “ama­go” de con­flic­to mi­li­tar en Co­rea, la po­si­bi­li­dad de que el Ban­co Cen­tral de China se en­fo­que más en con­te­ner la in­fla­ción que fa­ci­li­tar el cre­ci­mien­to y el te­mor a au­men­to de las ten­sio­nes co­mer­cia­les (pro­tec­cio­nis­mo) a ni­vel mun­dial. Un es­ce­na­rio muy com­pli­ca­do pa­ra to­mar ries­go. Y un es­ce­na­rio que fa­ci­li­ta que los in­ver­so­res re­duz­can sus po­si­cio­nes de ma­yor ries­go fren­te a otras que con­si­de­ran se­gu­ras. Es­ta es una ac­ti­tud ra­cio­nal. más tar­de es mu­cho com­pli­ca­do. Y ya sa­be­mos co­mo las caí­das de los mer­ca­dos pue­den re­tro­ali­men­tar­se. Lo vi­mos en el se­gun­do tri­mes­tre de es­te año (an­ti­ci­po de una fuer­te re­cu­pe­ra­ción du­ran­te el ter­ce­ro), tras un com­por­ta­mien­to dis­par (li­mi­ta­do, se­lec­ti­vo) en el pri­me­ro. ¿En cuál de los tri­mes­tres es­ta­mos aho­ra? ¿en el pri­me­ro o en el se­gun­do?

¿Y qué me­di­das se pue­den to­mar aho­ra pa­ra cam­biar la per­cep­ción de los in­ver­so­res? Es fun­da­men­tal que las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las mar­quen las di­fe­ren­cias fren­te a los paí­ses con pro­ble­mas. De­jar que el mer­ca­do, que los es­pe­cu­la­do­res, sean “cons­cien­tes” de su error con só­lo el pa­so del tiem­po es al­go muy pe­li­gro­so. No sa­be­mos has­ta qué pun­to pue­den lle­gar los mer­ca­dos, cuál es su sue­lo, do­mi­na­dos por in­ver­so­res do­mi­na­dos por el pá­ni­co ven­de­dor. Hay que sor­pren­der al mer­ca­do, de for­ma po­si­ti­va, con nue­vas me­di­das. Hay que co­rre­gir­le de sus erro­res de per­cep­ción. Con­ven­cer­le con una se­rie de ar­gu­men­tos cla­ros y con­tun­den­tes.

Pe­ro, la­men­ta­ble­men­te es­to no pa­re­ce que sea su­fi­cien­te aho­ra. El da­ño en la con­fian­za es de­ma­sia­do al­to en es­tos mo­men­tos. A ni­vel eu­ro­peo se ha traí­do a va­lor pre­sen­te una dis­cu­sión fu­tu­ra so­bre res­ca­tes y paí­ses con im­po­si­bi­li­dad de pa­gar su deu­da pú­bli­ca. Cla­ro, en es­tas con­di­cio­nes de mer­ca­do la po­si­bi­li­dad de ob­te­ner li­qui­dez es ca­si nu­la. Só­lo lo es pa­ra los go­bier­nos y con unas ren­ta­bi­li­da­des po­co so­por­ta­bles a lo lar­go del tiem­po. Pien­sen que ha­bla­mos de paí­ses con pers­pec­ti­vas a pla­zo de dé­bil cre­ci­mien­to.

Aco­ta­da aún más la po­si­bi­li­dad de ob­te­ner fi­nan­cia­ción por el sec­tor pri­va­do, con mer­ca­dos a la ba­ja y ti­pos de in­te­rés más al­tos, las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.