CLA­ROS­CU­ROS DE LA ECO­NO­MÍA ES­TA­DOU­NI­DEN­SE

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

En lo que se ha ca­li­fi­ca­do co­mo la más im­por­tan­te reunión de su man­da­to, el Pre­si­den­te Oba­ma se reunió el miér­co­les de es­ta se­ma­na más de cua­tro ho­ras con los 20 pre­si­den­tes de al­gu­nas de las prin­ci­pa­les em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses. En di­cha reunión, los má­xi­mos res­pon­sa­bles de em­pre­sas co­mo Cis­co, Ge­ne­ral Elec­tric, Eli Lilly, Boeing, Ame­ri­can Ex­press, Pe­psi­co, Mo­to­ro­la, Goo­gle, DuPont, Dow Che­mi­cal o Next Era –por ci­tar a em­pre­sas so­cias de nues­tra Cá­ma­ra– le tras­la­da­ron a Oba­ma una con­te­ni­da sa­tis­fac­ción.

En po­cos me­ses, la vi­sión de los prin­ci­pa­les em­pre­sa­rios del país ha pa­sa­do de un mo­de­ra­do pe­si­mis­mo a un mo­de­ra­do op­ti­mis­mo, con enor­mes do­sis de cau­te­la. Tras los ajus­tes del 2008 y el 2009, las ga­nan­cias em­pre­sa­ria­les es­tán ba­tien­do ré­cords his­tó­ri­cos y el ín­di­ce Stan­dard & Poor's 500 se ha re­va­lo­ri­za­do un 46% en los dos úl­ti­mos años. Por otro la­do, el re­vés su­fri­do en las elec­cio­nes de prin­ci­pios de no­viem­bre es­tá obli­gan­do a la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma a reac­cio­nar con con­tun­den­cia y to­mar im­por­tan­tes me­di­das bu­si­ness friendly. En­tre ellas, el im­por­tan­te pa­so adop­ta­do pa­ra cul­mi­nar la ne­go­cia­ción del tra­ta­do de li­bre co­mer­cio con Co­rea del Sur, el pri­mer gran tra­ta- do de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en Asia y el ma­yor ne­go­cia­do ja­más por EE.UU. des­pués del NAF­TA. Pe­ro so­bre to­do, es­tas me­di­das, in­clu­yen la apro­ba­ción por par­te del Se­na­do, es­te mis­mo miér­co­les, de un pa­que­te de me­di­das pa­ra reac­ti­var la eco­no­mía en­tre las que des­ta­ca la pró­rro­ga de los re­cor­tes fis­ca­les adop­ta­dos por la ad­mi­nis­tra­ción Bush pa­ra to­dos los con­tri­bu­yen­tes, in­clu­yen­do a los más adi­ne­ra­dos. Tam­bién se in­clu­yen re­cor­tes en las con­tri­bu­cio­nes a la Se­gu­ri­dad So­cial por par­te de los tra­ba­ja­do­res y la ex­ten­sión del sub­si­dio de des­em­pleo, lo que su­po­ne in­yec­tar unos

La vi­sión de los gran­des em­pre­sa­rios pa­sa de un mo­de­ra­do pe­si­mis­mo a un op­ti­mis­mo cau­te­lo­so

160.000 mi­llo­nes de dó­la­res en la eco­no­mía de las fa­mi­lias du­ran­te el pró­xi­mo año.

El pa­que­te ha si­do aplau­di­do por nues­tra or­ga­ni­za­ción es­ta­dou­ni­den­se, la US Cham­ber of Com­mer­ce (con más de 3 mi­llo­nes de em­pre­sas aso­cia­das vo­lun­ta­ria­men­te es la prin­ci­pal or­ga­ni­za­ción em­pre­sa­rial de Es­ta­dos Uni­dos), que ha­bía si­do muy crí­ti­ca has­ta la fe­cha ha­cia las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de­mó­cra­tas lo que le lle­vó a apos­tar fuer­te­men­te por can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos du­ran­te la úl­ti­ma cam­pa­ña. El pre­si­den­te de la US Cham­ber, Tom Do­nohue, ha ex­pre­sa­do su sa­tis­fac­ción, anun­cian­do que van a au­men­tar la de­man­da in­ter­na de las fa­mi­lias al mis­mo tiem­po que con­tri­bui­rán a ge­ne­rar con­fian­za pa­ra que las em­pre­sas in­vier­tan y ge­ne­ren más em­pleo.

Una de las prin­ci­pa­les pe­ti­cio­nes de Oba­ma a las em­pre­sas es que in­vier­tan los más de 2 bi­llo­nes de dó­la­res que tie­nen de te­so­re­ría en ba­lan­ce y creen em­pleo. Las em­pre­sas han ido acu­mu­lan­do te­so­re­ría has­ta ni­ve­les his­tó­ri­cos (7,4% de los ac­ti­vos to­ta­les em­pre­sa­ria­les del país!) an­te la fal­ta de con­fian­za en la eco­no­mía. Si se re­co­bra la con­fian­za po­drían co­men­zar a in­ver­tir una par­te im­por­tan­te de esa for­mi­da­ble te­so­re­ría y crear em­pleo ma­si­va­men­te el 2011 y el 2012.

De es­ta for­ma, tam­bién es­ta se­ma­na, una en­cues­ta del The Wall Street Jour­nal a un gru­po de 55 de los más repu­tados eco­no­mis­tas es­ta­dou­ni­den­ses se­ña­la que el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se se ace­le­ra­rá en el 2011 y su PIB cre­ce­rá por en­ci­ma del 3%, pu­dien­do lle­gar a cre­cer un 2,6% en el úl­ti­mo tri­mes­tre del 2010. Sin em­bar­go, no to­do son bue­nas no­ti­cias. El des­em­pleo con­ti­núa al­re­de­dor del 9,8%, y no ba­ja­rá por de­ba­jo del 9% en el 2011 a pe­sar de las pre­vi- sio­nes fa­vo­ra­bles, una ci­fra real­men­te in­só­li­ta pa­ra EE.UU.

Mu­chos eco­no­mis­tas opi­nan que el mer­ca­do la­bo­ral ame­ri­cano po­dría ha­ber per­di­do su tra­di­cio­nal fle­xi­bi­li­dad. El cam­bio acae­ci­do en los úl­ti­mos años de glo­ba­li­za­ción, de una eco­no­mía in­dus­trial a otra más so­fis­ti­ca­da de ser­vi­cios, im­pi­de que los des­em­plea­dos pro­ve­nien­tes de la cons­truc­ción, po­co pre­pa­ra­dos, ten­gan fá­cil aco­mo­do en sec­to­res más es­pe­cia­li­za­dos. Por otro, una par­te de los es­ta­dou­ni­den­ses (el 25% de los pro­pie­ta­rios de vi­vien­das) es­tán vin­cu­la­dos a hi­po­te­cas con va­lo­res su­pe­rio­res al va­lor de

El cre­ci­mien­to de la eco­no­mía de EE.UU. se ace­le­ra­rá en el 2011 y su PIB cre­ce­rá por en­ci­ma del 3%

sus vi­vien­das lo que fre­na la ven­ta de vi­vien­das, y trae co­mo ines­pe­ra­da con­se­cuen­cia una drás­ti­ca li­mi­ta­ción al ajus­te del mer­ca­do la­bo­ral vía mo­vi­li­dad geo­grá­fi­ca, co­mo ocu­rría en el pa­sa­do. En la mis­ma lí­nea, el sec­tor in­mo­bi­lia­rio si­gue sien­do mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción por­que no se re­cu­pe­ra­rá du­ran­te el 2011 (de he­cho, las ven­tas de vi­vien­das han caí­do en cuan­to se han aca­ba­do los es­tí­mu­los fis­ca­les), y eso pue­de in­fluir muy ne­ga­ti­va­men­te en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Los ban­cos, que gra­cias a la po­lí­ti­ca ex­pan­si­va de la Fed tie­nen más li­qui­dez que nun­ca, ca­si un bi­llón de dó­la­res de re­ser­vas ex­ce­den­ta­rias, si­guen re­ce­lan­do de la sol­ven­cia de sus igua­les, res­trin­gien­do el in­ter­ban­ca­rio y con ello el ac­ce­so al cré­di­to de las fa­mi­lias.

Por otro la­do, si bien la eco­no­mía pa­re­ce no te­ner ries­gos in­fla­cio­nis­tas a cor­to pla­zo (aho­ra es­tá al­re­de­dor del 0,6%), pe­se a ti­pos de in­ter­ven­ción de la Fed en el ran­go de en­tre el 0% y el 0,25%, na­die sa­be real­men­te cua­les pue­den ser las con­se­cuen­cias de la ex­plo­si­va mez­cla de ex­tra­or­di­na­rias po­lí­ti­cas fis­ca­les (re­duc­ción de im­pues­tos y au­men­to de gas­to pú­bli­co) y mo­ne­ta­rias (ti­pos de in­te­rés muy ba­jos y abun­dan­cia de li­qui­dez) apli­ca­das por el Go­bierno y la Fed des­de fi­na­les de 2008. Por un la­do las re­ba­jas de im­pues­tos y au­men­tos de gas­to e in­ver­sión pú­bli­cas es­tán lle­van­do a un dé­fi­cit pú­bli­co enor­me, de un 9% del PIB y a una deu­da fe­de­ral his­tó­ri­ca­men­te al­ta, de un 62% del PIB, lo que au­men­ta la pri­ma de ries­go y ello, plau­si­ble­men­te, au­men­ta­rá los ti­pos de in­te­rés a me­dio pla­zo res­trin­gien­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Y aun­que el dé­fi­cit y la deu­da pú­bli­ca pue­den ser ab­sor­bi­dos en un en­torno de cre­ci­mien­to ro­bus­to, mu­chos eco­no­mis­tas em­pie­zan a aler­tar de la ne­ce­si­dad de crear re­ser­vas pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des de­ri­va­das del en­ve­je­ci­mien­to de la ge­ne­ra­ción del baby boom que es­tá em­pe­zan­do a re­ti­rar­se. Por otro la­do, la de­ci­sión de la Re­ser­va Fe­de­ral el 3 de no­viem­bre de co­men­zar una se­gun­da ron­da de ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va o QE2, emi­tien­do mo­ne­da pa­ra com­prar bo­nos del te­so­ro por im­por­te de 600.000 mi­llo­nes de dó­la­res y de es­ta for­ma eli­mi­nar el ries­go de de­fla­ción, no só­lo ha cau­sa­do ten­sio­nes con otros paí­ses al te­ner co­mo con­se­cuen­cia inevi­ta­ble una de­pre­cia­ción del dó­lar, sino tam­bién ha lle­va­do a mu­chos a aler­tar so­bre ries­gos no pre­de­ci­bles en el com­por­ta­mien­to de la in­fla­ción y los ti­pos de in­te­rés.

Por úl­ti­mo, es­tán los ries­gos sis­té­mi­cos e in­ter­na­cio­na­les, en­tre ellos las ten­sio­nes mo­ne­ta­rias con China, que es­tá crean­do una re­tó­ri­ca pro­tec­cio­nis­ta que po­dría dar lu­gar a la adop­ción de me­di­das con­tun­den­tes en el 2011. Y fi­nal­men­te preo­cu­pa la si­tua­ción del pri­mer mer­ca­do pa­ra las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses: Eu­ro­pa. Una ma­yo­ría de los eco­no­mis­tas en­cues­ta­dos por The Wall Street Jour­nal se­ña­la que exis­ten más de un 30% de po­si­bi­li­da­des de que al­gún país de la UE aban­do­ne la mo­ne­da úni­ca en los pró­xi­mos tres años.

AFP

Tras los ajus­tes del 2008 y el 2009, las ga­nan­cias em­pre­sa­ria­les es­tán ba­tien­do ré­cords

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.