Los fra­ca­sos eco­nó­mi­cos del pre­si­den­te

El pac­to con los re­pu­bli­ca­nos qui­ta de mo­do des­pro­por­cio­na­do a los po­bres pa­ra dar a los ri­cos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - No­mi Prins

Hay dos for­mas de me­dir el ren­di­mien­to eco­nó­mi­co de un di­ri­gen­te po­lí­ti­co: una es ana­li­zan­do la ren­ta­bi­li­dad, los pre­cios de las ac­cio­nes y las pri­mas a los eje­cu­ti­vos de las cor­po­ra­cio­nes de un país; la otra, ana­li­zan­do la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de la ma­yo­ría de su po­bla­ción. Des­de su lle­ga­da al po­der, el pre­si­den­te Oba­ma ha con­tri­bui­do a lo pri­me­ro y ha fra­ca­sa­do es­tre­pi­to­sa­men­te a la ho­ra de fo­men­tar lo se­gun­do.

Es cier­to que el ín­di­ce Stan­dard & Poor's 500 ha cre­ci­do un 50% des­de la to­ma de po­se­sión de Oba­ma; pe­ro en la pri­me­ra mi­tad de su man­da­to el des­em­pleo si­gue tan al­to co­mo al prin­ci­pio, las eje­cu­cio­nes in­mo­bi­lia­rias si­guen au­men­tan­do en de­tri­men­to de pres­ta­ta­rios y ba­rrios en­te­ros, las com­pa­ñías de se­gu­ros mé­di­cos han res­pon­di­do a la ley de re­for­ma sa­ni­ta­ria ele­van­do las pri­mas y los ma­yo­res ban­cos del sis­te­ma fi­nan­cie­ro si­guen pros­pe­ran­do al am­pa­ro de un res­ca­te mul­ti­bi­llo­na­rio que no con­tem­pla el mo­do de obli­gar­los a com­par­tir las sub­ven­cio­nes con el res­to de ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses. Y, pa­ra col­mo, a me­di­da que se acer­ca a la mi­tad de su pri­mer y, tal co­mo es­tán las co­sas, úni­co man­da­to, Oba­ma ha ce­di­do a la pre­sión del Par­ti­do Re­pu­bli­cano y pro­rro­ga­do los re­cor­tes fis­ca­les a los más ri­cos pa­ra po­der ex­ten­der­los tam­bién a otras per­so­nas mu­cho más ne­ce­si­ta­das.

Las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de Oba­ma han si­do con­ti­nua­cio­nes de las de su pre­de­ce­sor (co­mo en el ca­so de los im­pues­tos y los res­ca­tes ban­ca­rios) o pro­yec­tos de ley tan edul­co­ra­dos con el fin de apa­ci­guar a las cor­po­ra­cio­nes (so­bre to­do, a los ban­cos y las com­pa­ñías ase­gu­ra­do­ras) que re­sul­tan in­efi­ca­ces. Con ello se ha enaje­na­do al me­nos a la mi­tad de sus par­ti­da­rios y ha de­ja­do su eco­no­mía en una si­tua­ción ca­tas­tró­fi­ca.

IM­PUES­TOS

Es­ta se­ma­na, a tiem­po pa­ra la Na­vi­dad, el Con­gre­so ha apro­ba­do el com­pro­mi­so de re­duc­ción fis­cal. En la prác­ti­ca, Oba­ma cie­rra con el Par­ti­do Re­pu­bli­cano un tra­to que, de mo­do des­pro­por­cio­na­do, qui­ta a los po­bres pa­ra dar a los ri­cos. El plan aña­de al dé­fi­cit ré­cord de Es­ta­dos Uni­dos otro bi­llón de dó­la­res, de los cua­les 700.000 mi­llo­nes se­rán el cos­te de ex­ten­der los re­cor­tes tri­bu­ta­rios al 2% más ri­co del país y el res­to irán a sub­si­dios de des­em­pleo.

Se­gún el Cen­ter on Bud­get and Policy Prio­ri­ties, los mi­llo­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses con­se­gui­rán el

Más de la mi­tad de la po­bla­ción afir­ma que su si­tua­ción eco­nó­mi­ca ha em­peo­ra­do des­de que go­bier­na Oba­ma Des­de el ini­cio de su man­da­to, el des­em­pleo ha cre­ci­do un 30% y se han per­di­do 11,5 mi­llo­nes de em­pleos

22% (200.000 mi­llo­nes en dos años) de los be­ne­fi­cios del acuer­do, mien­tras que el 20% in­fe­rior de tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses con­se­gui­rá me­nos de 0,5%.

Aun­que la ma­yo­ría del Par­ti­do De­mó­cra­ta apo­ya­ba ex­ten­der los re­cor­tes só­lo a los es­ta­dou­ni­den­ses que ga­nan me­nos de 250.000 dó­la­res al año, la pre­sión re­pu­bli­ca­na del to­do o na­da ha con­se­gui­do la ca­pi­tu­la­ción pre­si­den­cial an­te los más ri­cos del país. Oba­ma po­dría ha­ber mos­tra­do una po­si­ción de ma­yor fir­me­za; por ejem­plo, di­cien­do que los re­cor­tes no se ex­ten­de­rían a quie­nes ga­nan más de un mi­llón de dó­la­res, en lu­gar de ce­der com­ple­ta­men­te y pos­ter­gar el asun­to del re­cor­te fis­cal has­ta las pre­si­den­cia­les del 2012.

En la prác­ti­ca, en lu­gar de con­se­guir un me­jor tra­to pa­ra la ma­yo­ría de es­ta­dou­ni­den­ses, Oba­ma ha adop­ta­do en to­do la po­lí­ti­ca fis­cal de Geor­ge W. Bush, quien con­si­guió con sus re­cor­tes fis­ca­les in­cre­men­tar el pa­tri­mo­nio ne­to de los es­ta­dou­ni­den­ses más ri­cos al tiem­po que los sa­la­rios de los de­más es­ta­dou­ni­den­ses se es­tan­ca­ban y cre­cía el des­em­pleo. Los re­pu­bli­ca­nos re­ci­ben el acuer­do co­mo una vic­to­ria. Pa­ra Wall Street, es me­jor de lo es­pe­ra­do. Aun­que la ma­yo­ría de es­ta­dou­ni­den­ses desea­ba po­ner fin a los re­cor­tes tri­bu­ta­rios a los más ri­cos y ex­ten­der los sub­si­dios de des­em­pleo, Oba­ma no ha sa­bi­do im­po­ner­se.

VI­VIEN­DA

El pro­gra­ma de mo­di­fi­ca­ción de prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios (HAMP) de 75.000 mi­llo­nes de dó­la­res ha si­do un desas­tre ab­so­lu­to pa­ra los pres­ta­ta­rios que in­ten­ta­ron par­ti­ci­par en él, a pe­sar de las pro­me­sas pre­si­den­cia­les se­gún las cua­les ayu­da­ría a en­tre tres y cua­tro mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res a con­ser­var sus vi­vien­das. An­te to­do, ha si­do así por­que se tra­ta­ba de un pro­gra­ma vo­lun­ta­rio por par­te de los ban­cos, que ca­re­cían de in­cen­ti­vos (eco­nó­mi­cos o le­ga­les) pa­ra man­te­ner su re­la­ción con los pres­ta­ta­rios (a pe­sar del res­ca­te pú­bli­co). En los úl­ti­mos dos años y me­dio se han lle­va­do a ca­bo 8 mi­llo­nes de eje­cu­cio­nes hi­po­te­ca­rias y se es­pe­ra que el to­tal al­can­ce los 13 mi­llo­nes en el pró­xi­mo año.

La mi­tad de los 1,4 mi­llo­nes de los pres­ta­ta­rios que en­tra­ron en el pro­gra­ma fue­ron ex­pul­sa­dos de él. Has­ta aho­ra, só­lo el 2% de las mo­di­fi­ca­cio­nes hi­po­te­ca­rias han su­pues­to re­duc­cio­nes im­por­tan­tes. A la ma­yo­ría se les con­ce­dió una sus­pen­sión tem­po­ral y al fi­nal lo úni­co que han vis­to es que los pa­gos au­men­ta­ban al fi­nal del pe­rio­do de prue­ba en el que pa­ga­ban cuo­tas re­du­ci­das o que los ban­cos se lan­za­ban a em­bar­gar­les la ca­sa igual­men­te. Del más de mi­llón de per­so­nas que con­si­guie­ron mo­di­fi­ca­cio­nes de prue­ba, me­nos de la mi­tad lo­gra­ron pa­sar a per­ma­nen­tes.

Pa­ra so­lu­cio­nar es­te pro­ble­ma, ha crea­do re­cien­te­men­te un pro­gra­ma de re­duc­ción del prin­ci­pal de 14.000 mi­llo­nes de dó­la­res, al­go que ten­dría que ha­ber­se he­cho ha­ce unos dos años a una es­ca­la mu­cho ma­yor. Que­da por ver si es más efi­caz que el pro­gra­ma ini­cial, pues­to que la par­ti­ci­pa­ción si­gue sien­do vo­lun­ta­ria por par­te de los pres­ta­mis­tas y, so­bre to­do, de los cin­co ma­yo­res ban­cos que con­tro­lan dos ter­cios de las hi­po­te­cas es­ta­dou­ni­den­ses.

SIS­TE­MA BAN­CA­RIO SIN RE­FOR­MAR

A lo lar­go de la cam­pa­ña pre­si­den­cial y de sus pri­me­ros 18 pri­me­ros me­ses de man­da­to has­ta la apro­ba­ción es­te ve­rano de la ley Dodd-Frank de re­for­ma fi­nan­cie­ra, el pre­si­den­te Oba­ma afir­mó que los ma­les eco­nó­mi­cos es­ta­ban bá­si­ca­men­te “cau­sa­dos por los fa­llos del sec­tor ban­ca­rio”.

Amo­nes­tó de for­ma pú­bli­ca a los ban­que­ros por su co­di­cia y les anun­ció que esos días ya eran co­sa del pa­sa­do. Aho­ra bien, la ley de re­for­ma fi­nan­cie­ra aban­de­ra­da por él no ha de­te­ni­do nin­gu­na de las prác­ti­cas de ries­go de los ban­cos más po­de­ro­sos, ni los ha di­vi­di­do en en­ti­da­des más pe­que­ñas y más fá­cil­men­te re­gu­la­bles. En reali­dad, los ma­yo­res ban­cos es­ta­dou­ni­den­ses son hoy más gran­des y más fuer­tes que an­tes del res­ca­te, mien­tras que los ban­cos más pe­que­ños si­guen ce­rran­do y crean­do un en­torno ban­ca­rio mu­cho me­nos es­ta­ble que an­tes de la cri­sis. Des­de la to­ma de po­se­sión de Oba­ma, han ce­rra­do 290 ban­cos pe­que­ños.

El se­cre­ta­rio del Te­so­ro Tim Geith­ner con­ti­núa de­fen­dien­do el res­ca­te y fue Oba­ma quien de­ci­dió re­con­fir­mar a Ben Ber­nan­ke co­mo pre­si­den­te la Re­ser­va Fe­de­ral en lu­gar de ma­te­ria­li­zar su pro­me­sa de un cam­bio en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Por eso, es­te año se es­pe­ra que las pri­mas de Wall

En Wall Street se pre­vé que las pri­mas de es­te año sean un 10% su­pe­rio­res a las del 2009

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.