La em­pre­sa más gran­de del mun­do

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

El lí­der mun­dial de la gran dis­tri­bu­ción –es­pe­cia­li­za­do en pre­cios ba­jos (pri­mer im­por­ta­dor es­ta­dou­ni­den­se de bie­nes chi­nos)– res­pon­de a la épi­ca del más ge­nuino ca­pi­ta­lis­mo ame­ri­cano. Des­de 1962, en Be­ton­vi­lle (Ar­kan­sas), Sam Walton se ini­ció en el co­mer­cio mi­no­ris­ta com­pen­san­do sus des­cuen­tos con un ma­yor vo­lu­men de ven­tas. Diez años más tar­de, co­ti­za­ba en Wall Street. Hoy, el gi­gan­te de la dis­tri­bu­ción mi­no­ris­ta cuen­ta con 2,1 un mi­llo­nes de em­plea­dos (la ma­yo­ría con suel­dos ba­jos, tiem­po par­cial y sin co­ber­tu­ra sa­ni­ta­ria, gra­cias a una po­lí­ti­ca abier­ta­men­te an­ti­sin­di­cal). Pe­se a la re­ce­sión, es­te año pa­só del ter­cer al pri­mer pues­to en el ran­king de For­tu­ne de las 500 ma­yo­res em­pre­sas de EE.UU. En el 2009, el gru­po ob­tu­vo un 25% de su fac­tu­ra­ción del ex­te­rior. Sus ven­tas glo­ba­les su­ma­ron 310.000 mi­llo­nes de eu­ros en el 2009, con una ta­sa de be­ne­fi­cio del 3,5%. Su­ce­so­ra de la mí­ti­ca Stan­dard, di­suel­ta en 1889 por su ex­ce­si­vo ta­ma­ño, Exxon Mo­bi­le man­tie­ne una pug­na mi­li­mé­tri­ca con Ro­yal Dutch Shell (284.650 mi­llo­nes de dó­la­res de fac­tu­ra­ción en el 2009 con­tra 285.129 mi­llo­nes, pe­ro con 19.280 mi­llo­nes de dó­la­res de be­ne­fi­cios pa­ra el gru­po con se­de en Dallas por 12.518 la com­pa­ñía an­glo-ho­lan­de­sa). Tam­bién es uno de los lí­de­res mun­dia­les en ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til y cuen­ta con una plan­ti­lla de po­co más de 100.000 tra­ba­ja­do­res. Co­mo las de­más pe­tro­le­ras, la re­ce­sión ha mer­ma­do sus in­gre­sos pe­ro la com­pa­ñía ha con­se­gui­do com­pen­sar­lo in­cre­men­tan­do su pre­sen­cia en los mer­ca­dos emer­gen­tes. En la pro­vin­cia china de Fun­jian, Exxon ha ter­mi­na­do un pro­yec­to de re­fi­ne­ría que au­men­ta­rá su ofer­ta de pro­duc­tos re­fi­na­dos, prin­ci­pal­men­te el es­ca­so dié­sel. La pro­gre­si­va re­cu­pe­ra­ción glo­bal y la subida de los pre­cios del pe­tró­leo an­ti­ci­pan ma­yo­res be­ne­fi­cios en los pró­xi­mos años. Otra hi­ja de la Stan­dard Oil, la que fue ma­yor com­pa­ñía mun­dial, que se cen­tró ini­cial­men­te en Ca­li­for­nia. A co­mien­zos de 1984 dio un gran pa­so ade­lan­te al com­prar la Gulf Oil Cor­po­ra­tion y cam­biar su nom­bre por el de Che­vron. Tres años más tar­de, ocu­pa­ba el pues­to nú­me­ro 23 en tér­mi­nos de fac­tu­ra­ción a ni­vel glo­bal y cul­mi­nó su as­cen­so al si­tuar­se en quin­ta po­si­ción mun­dial en el 2009, con 163.527 mi­llo­nes de dó­la­res. El des­cen­so de la fac­tu­ra­ción pro­vo­ca­do por la re­ce­sión ha si­do com­pen­sa­do con una fre­né­ti­ca ac­ti­vi­dad de ex­plo­ra­ción en el Gol­fo de Mé­xi­co, Ka­za­jis­tán y Ni­ge­ria. A lo lar­go del año en cur­so, Che­vron ha re­du­ci­do sus in­ver­sio­nes re­fino, in­cre­men­tan­do la ex­plo­ra­ción, pro­duc­ción y la in­ves­ti­ga­ción en ener­gías al­ter­na­ti­vas. Pe­se al desas­tre de BP en el gol­fo de Mé­xi­co, la com­pa­ñía man­tie­ne sus pla­nes de pros­pec­ción en aguas pro­fun­das del mar del Nor­te, Ca­na­dá y Bra­sil. ¿De­ma­sia­do di­ver­si­fi­ca­da pa­ra ser ren­ta­ble? Es­ta es la cues­tión que de­ben re­sol­ver los res­pon­sa­bles de Ge­ne­ral Elec­tric, un ma­cro­con­glo­me­ra­do de in­fra­es­truc­tu­ras, ener­gía, agua, trans­por­te, sa­lud, ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y me­dios de co­mu­ni­ca­ción pre­sen­te en más de un cen­te­nar de paí­ses y con 300.000 em­plea­dos en to­do el mun­do. Ha­ce vein­te años, la di­ver­si­fi­ca­ción era el man­tra de los ne­go­cios. Hoy, pri­ma la es­pe­cia­li­za­ción. Es uno de los sím­bo­los del ca­pi­ta­lis­mo ame­ri­cano que es­te año ha re­cor­ta­do di­vi­den­do por vez pri­me­ra des­de 1938 y ha vis­to co­mo su deu­da per­día la ca­li­fi­ca­ción de má­xi­ma sol­ven­cia. En el 2009, su fac­tu­ra­ción ba­jó un 15%, has­ta 156.779 mi­llo­nes de dó­la­res y su be­ne­fi­cio un 36%, has­ta 11.000 mi­llo­nes. Su fi­lial fi­nan­cie­ra GE Ca­pi­tal ha si­do un las­tre con­si­de­ra­ble y el con­glo­me­ra­do ha si­do di­vi­di­do en cin­co uni­da­des de ne­go­cio. Wall Street ha pre­mia­do la re­es­truc­tu­ra­ción con una subida de las ac­cio­nes del 27% des­de enero. La pri­me­ra en­ti­dad fi­nan­cie­ra es­ta­dou­ni­den­se hun­de sus raí­ces en el Na­tion­sBank, de Char­lot­te, Ca­ro­li­na del Nor­te, en 1874. Con­tra­ria­men­te a sus com­pe­ti­do­res, con­si­guió sa­lir re­for­za­do del te­rre­mo­to de San Fran­cis­co en 1906 e ini­ció su im­plan­ta­ción en to­do el país me­dian­te la com­pra de ban­cos. Ha si­do uno de los ma­yo­res be­ne­fi­cia­dos por el “so­cia­lis­mo fi­nan­cie­ro” que res­ca­tó a Wall Street tras la quie­bra de Leh­man Brot­hers. Pa­ra evi­tar la caí­da de Me­rril Lynch, la Re­ser­va Fe­de­ral y el Te­so­ro res­pal­da­ron su com­pra por 44.000 mi­llo­nes de dó­la­res. La en­ti­dad fi­nan­cie­ra re­ci­bió 45.000 mi­llo­nes pa­ra re­ca­pi­ta­li­zar­se en el 2009 –y los de­vol­vió en di­ciem­bre pa­sa­do– pe­ro man­te­nía un agu­je­ro pa­tri­mo­nial de 30.000 mi­llo­nes en las prue­bas de es­trés que re­sol­vió am­plian­do ca­pi­tal por 20.000 mi­llo­nes. En el 2009, el gi­gan­te fi­nan­cie­ro fac­tu­ró 150.450 mi­llo­nes y con­si­guió unos be­ne­fi­cios de 6.276 mi­llo­nes con un mar­gen del 4,2%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.