Des­pi­dos y be­ne­fi­cios

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

que con­vo­có el en­cuen­tro al la­do de su ho­gar, se ol­vi­dó de las crí­ti­cas a los ti­bu­ro­nes de Wall Street y de los re­pro­ches a las gi­gan­tes­cas so­cie­da­des. Pi­dió ayu­da. Tras el va­ra­pa­lo de no­viem­bre, asu­mió el pa­pel de cor­de­ro.

A sus ase­so­res no les re­sul­tó fá­cil re­clu­tar a los asis­ten­tes, pe­ro to­da­vía lo­gra­ron con­vo­car a un gru­po re­le­van­te, ca­li­fi­ca­do por al­gu­nos de “de­ma­sia­do cer­cano”. De las en­ti­da­des ban­ca­rias reuni­das ha­ce unos me­ses, só­lo Ro­bert Wolf, de UBS, su­peró el cor­te. En la ci­ta hu­bo una bue­na re­pre­sen­ta­ción tec­no­ló­gi­ca (Goo­gle, Cis­co, In­tel). De otros sec­to­res no fal­ta­ron Ame­ri­can Ex­press, Ge­ne­ral Elec­tric, Boeing o Pe­psi­co.

La reunión aca­bó en­tre pa­ra­bie­nes. Las pro­me­sas de que es­to no es más que el ini­cio de una bue­na re­la­ción, al es­ti­lo Ca­sa­blan­ca en­tre Bo­gart y Rains, se pro­di­ga­ron an­te los mi­cró­fo­nos. Hu­bo ana­lis­tas que ha­bla­ron de show sin re­sul­ta­dos prác­ti­cos. “Nos he­mos cen­tra­do en la crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo y en in­ver­sio­nes. Me sien­to op­ti­mis­ta de que, si co­la­bo­ra­mos, emer­ge­rá par­te del di­ne­ro”, di­jo Oba­ma.

En ge­ne­ral, los eje­cu­ti­vos agra­de­cie­ron el ges­to. Pe­ro to­da­vía se mos­tra­ron más sa­tis­fe­chos con los preám­bu­los al mee­ting, que se con­cre­tan en el re­cien­te pac­to co­mer­cial fir­ma­do con Co­rea del Sur, en el re­tra­so de la le­gis­la­ción me­dioam­bien­tal y, so­bre to­do, con el com­pro­mi­so de pro­rro­gar la re­ba­ja fis­cal de for­ma ge­ne­ra­li­za­da. Da­ve Co­te, de Ho­ney­well, re­co­no­ció que es­to les tran­qui­li­za de ca­ra al 2011, aun­que di­jo en voz al­ta lo que mu­chos de ellos pien­san. Que el enor­me dé­fi­cit pú­bli­co pa­sa­ra cuen­tas a la lar­ga.

Oba­ma ha da­do un pa­so ade­lan­te. Aho­ra la pre­gun­ta que mu­chos se for­mu­lan afec­ta a la otra par­te: ¿Qué ga­ran­tías hay de que las gran­des com­pa­ñías cam­bien? “Pe­dir a las cor­po­ra­cio­nes es­ta­do-

Los eje­cu­ti­vos de­be­rían es­tar agra­de­ci­dos al pre­si­den­te por ob­te­ner ga­nan­cias de ré­cord, afir­ma un ana­lis­ta

uni­den­ses que in­vier­tan en Es­ta­dos Uni­dos es co­mo pe­dir­le a un ti­gre que se cam­bie las ra­yas”, es­cri­be Ha­rold Me­yer­son en su co­lum­na del The Wha­sing­ton Post.

Los pe­que­ños ne­go­cios –no se les cur­só in­vi­ta­ción– son los que de­pen­den de la de­pri­mi­da eco­no­mía do­més­ti­ca y, ade­más, ca­re­cen de me­dios pa­ra fi­char a tra­ba­ja­do­res. Las gran­des em­pre­sas, en cam­bio, re­gis­tran unos be­ne­fi­cios de ré­cord. En el ter­cer cuar­to del 2010 han su­pe­ra­do las co­tas del 2006, las más al­tas an­tes de la re­ce­sión. La pre­vi­sión pa­ra es­te fi­nal de año son es­pe­ran­za­do­ras. Se­gún Bu­si­ness Roun­da­ta­ble, aso­cia­ción que agru­pa a 193 eje­cu­ti­vos, se in­cre­men­ta­rán las ven­tas y las con­tra­ta­cio­nes. El mer­ca­do se am­plia­rá un 18% en los pró­xi­mos seis me­ses. El S&P 500 cre­ce­rá un 11% en el 2011, lo que le si­tua­rá en su ma­yor avan­ce tria­nual des­de los no­ven­ta.

Una de las ra­zo­nes que ex­pli­ca es­te éxi­to son las ven­tas en el ex­tran­je­ro. Las prin­ci­pa­les so­cie­da­des ob­tie­nen el 47% de sus in­gre­sos fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos, se­ña­la el ci­ta­do ín­di­ce bur­sá­til. Ese di­ne­ro, sin em­bar­go, no via­ja de re­gre­so y, por tan­to, no pa­ga im­pues­tos. A su vez, es­te éxi­to se tra­du­jo en tan so­lo 50.000 nó­mi­nas más el pa­sa­do no­viem­bre.

“Los gran­des di­rec­ti­vos se han pues­to en fi­la y le han da­do las gra­cias a Oba­ma”, con­clu­ye David Ca­llahan, de la or­ga­ni­za­ción De­mos Dis­cuss, so­bre la reunión ce­le­bra­da en Was­hing­ton. Pa­ra es­te ana­lis­ta, ca­li­fi­car al ac­tual in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca de an­ti­ne­go­cios re­sul­ta in­sos­te­ni­ble. “Los be­ne­fi­cios de es­tas em­pre­sas –ma­ti­za– han au­men­ta­do un 51% en lo que lle­va­mos de man­da­to y es­te cuar­to van a ob­te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos que nun­ca”.

El vier­nes, el pre­si­den­te se reunió con los sin­di­ca­tos. Al­gu­nos le acu­san de ha­ber­se ale­ja­do de los ciu­da­da­nos, de Main Street.

AP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.