El dé­fi­cit via­ja de cos­ta a cos­ta

Un to­tal de 46 es­ta­dos de los 50 que com­po­nen EE.UU. tie­ne nú­me­ros ro­jos, con Ca­li­for­nia y Nue­va York a la ca­be­za del ran­king

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Fran­cesc Peirón

La fo­to­gra­fía de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se es po­lié­dri­ca, con múl­ti­ples ca­ras. Aun­que al fi­nal to­dos ellas con­duz­can a la mis­ma des­crip­ción, la de la preo­cu­pa­ción, la ima­gen se pue­de to­mar des­de án­gu­los di­ver­sos. Por ejem­plo, des­de el ba­rrio de las fi­nan­zas y la Bol­sa de Nue­va York. Aun­que re­sul­te con­tra­dic­to­rio en un en­cla­ve tan da­do a la opu­len­cia, el Jour­nal ti­tu­ló el pa­sa­do mar­tes: “Aus­te­ri­dad, el es­ti­lo de Wall Street”. La in­for­ma­ción ha­cía re­fe­ren­cia a có­mo se es­tán apre­tan­do los cin­tu­ro­nes los “amos del uni­ver­so”, los al­tos eje­cu­ti­vos, an­te las fies­tas na­vi­de­ñas.

To­do apun­ta a que las gra­ti­fi­ca­cio­nes que co­bra­rán en me­tá­li­co vol­ve­rán a ba­jar, des­pués de que el pa­sa­do año em­pe­za­ran re­ci­bir una par­te im­por­tan­te de esos bo­nos en ac­cio­nes, que no son eje­cu­ta­bles de in­me­dia­to. Cuen­ta esa ca­be­ce­ra que ha ba­ja­do el uso de avio­nes pri­va­dos, en be­ne­fi­cio de vue­los co­mer­cia­les. Otros evi­tan esas opí­pa­ras me­sas de 1.000 dó­la­res la co­mi­da pa­ra cua­tro per­so­nas.

Pe­ro es­ta ima­gen, tan real co­mo la ex­pli­ca­da, tam­bién tie­ne un en­fo­que des­de Los Án­ge­les, por ci­tar otro ejem­plo, en la otra cos­ta del país. Los co­le­gios pú­bli­cos de la ciu­dad an­ge­li­na, a la vis­ta de los gra­ves pro­ble­mas fi­nan­cie­ros que atra­vie­sa el gol­den sta­te –el es­ta­do del oro– han te­ni­do que echar mano de la ima­gi­na­ción pa­ra en­fren­tar­se al re­cor­te pre­su­pues­ta­rio en la edu­ca­ción. Un ejer­ci­cio de ima­gi­na­ción, o de prag­ma­tis­mo en el país de la publicidad.

A la vis­ta de que las co­sas, por mal que es­tén, to­da­vía pa­re­ce que van a em­peo­rar al pre­ver­se nue­vos re­cor­tes mo­ne­ta­rios, el equi­po di­ri­gen­te de la edu­ca­ción pú­bli­ca han apro­ba­do la au­to­ri­za­ción pa­ra que ca­da ins­ti­tu- ción se bus­que pa­tro­ci­na­do­res. Co­mo si fue­ran equi­pos de ba­se­ball o de fút­bol ame­ri­cano, los pa­be­llo­nes o las cam­pos de jue­go de los co­le­gios po­drán col­gar car­te­les.

De un océano al otro, en am­bos la­dos hay un ele­men­to co­mún. Los es­ta­dos Ca­li­for­nia y Nue­va York son los dos más en­deu­da­dos, se­gún el ma­pa de dé­fi­cit ela­bo­ra­do por la or­ga­ni­za­ción Free­dom Po­li­tics. la deu­da de la ri­ca Ca­li­for­nia, que de ser in­de­pen­dien­te for­ma­ría par­te del G-8, as­cien­de a 33.900.000 dó­la­res, se­ña­la es­ta fuen­te, mien­tras que la de Nue­va York as­cien­de a ca­si 18 mi­llo­nes. En la Gran Man­za­na los re­cor­tes tam­bién se evi­den­cian, y no só­lo en las es­cue­las, que ca­da día de­pen­den más de la ge­ne­ro­si­dad de los pa­dres. Así, al mar­gen de de­jar en vía muer­ta al­gu­na lí­nea de me­tro, hay au­to­bu­ses que ha­cen el cross­town –del es­te al oes­te, y vi­ce­ver­sa, de Man­hat­tan– que han de­ja­do de fun­cio­nar los fi­nes de se­ma­na.

El man­to fe­de­ral ha de­ja­do de dar gran par­te de la co­ber­tu­ra que con­ce­dió du­ran­te años. Was­hing­ton res­trin­gió su ayu­da al cer­ti­fi­car su tre­men­do agu­je­ro. Los da­tos del Con­gre­so si­túan en más de 1.38 bi­llo­nes ( tri­llions en EE.UU.). Si se di­vi­de por el nú­me­ro de ha­bi­tan­tes, se lle­ga al re­sul­ta­do de que ca­da uno de los ciu­da­da­nos de­be­ría pa­gar 44.573 dó­la­res pa­ra sub­sa­nar es­ta si­tua­ción.

Que se ce­rra­ra en par­te es­te gri­fo se su­mó a otro pro­ble­ma que su­fre ca­da uno de los es­ta­dos pa­ra ir in­cre­men­tan­do los nú­me­ros ro­jos. “La peor re­ce­sión des­de 1930 ha cau­sa­do el más im­por­tan­te re­tro­ce­so en la re­cau­da­ción de los im­pues­tos es­ta­ta­les. Es­ta re­cau­da­ción, ajus­ta­da al da­to de in­fla­ción, es­tá aho­ra un 12% por de­ba­jo de los ni­ve­les an­te­rio­res a la cri­sis”. Es lo que in­di­ca el Cen­ter on Bud­get and Policy Prio­ri­ties (CBPP) a par­tir de los da­tos apor­ta­dos por el Roc­ke­fe­ller Ins­ti­tu­te y de la ofi­ci­na del cen­so de la Ad­mi­nis­tra­ción ca­pi­ta­li­na.

El ci­ta­do cen­tro aña­de que, a pe­sar de es­te de­cli­nar en los in­gre­sos, los ser­vi­cios no han su­fri­do re­cor­tes de en­ver­ga­du­ra. Es­tos aho­rros, sin em­bar­go, ca­da vez al­can­zan co­tas de ma­yor pre-

Los cálcu­los ele­van a 130.000 mi­llo­nes la deu­da por es­ta­dos, lo que re­pre­sen­ta un 20% del pre­su­pues­to

ocu­pa­ción. Ya no es só­lo que Mark Zuc­ker­berg, el jo­ven fun­da­dor de Fa­ce­book, ha­ya do­na­do 100 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra sub­sa­nar la es­cue­la pú­bli­ca –ase­gu­ran que desas­tro­sa– de la ciu­dad Ne­wark, en otro es­ta­do con un gran agu­je­ro co­mo Nue­va Jer­sey. No, en es­ta ciu­dad, la po­da ofi­cial ha to­ca­do ra­mas muy apre­cia­das al lle­gar a la con­clu­sión de que de­bían aho­rrar­se los sa­la­rios de más de 150 agen­tes de la po­li­cía.

To­dos es­tos re­cor­tes no han fre­na­do el en­deu­da­mien­to de los es­ta­dos. El ma­pa se ha te­ñi­do del co­lor del dé­fi­cit. De los cin­cuen­ta es­ta­dos, en 46 se han de en­fren­tar a es­te pro­ble­ma al cua­dras sus pre­su­pues­tos anua­les. El cálcu­lo del CBPP si­túa en torno a los 130.000 mi­llo­nes. Es­to sig­ni­fi­ca un 20% del pre­su­pues­to de esa to­ta­li­dad de 46 es­ta­dos. “Que se ha­yan ce­rra­do esos pre­su­pues­tos y cua­dra­do no su­po­ne el fin de la his­to­ria”, se re­mar­ca.

Ni mu­cho me­nos. El pro­ble­ma se man­tie­ne en­tre som­bras alar­ga­das. La pre­vi­sión es que en el 2012 se con­ti­núe ba­jo es­te mis­mo signo, sin que se pro­duz­ca una re­duc­ción sus­tan­cial en el agu­je­ro. En lo que va de año fis­cal –se cie­rra el pró­xi­mo ju­lio–, ya hay on­ce es­ta­dos que han in­for­ma­do de un in­cre­men­to de­fi­ci­ta­rio.

Hay otros in­di­ca­do­res que mues­tran la mues­ca de­ja­da por es­ta cri­sis, ofi­cial­men­te aca­ba­da en ju­nio del 2009. Las ayu­das de co­mi­da que ofre­ce el go­bierno fe­de­ral –las co­no­ci­das co­mo food stamps– se han mul­ti­pli­ca­do, en es­pe­cial en es­ta­dos que an­tes apa­re­cían en el fur­gón de co­la de las ayu­das so­cia­les, co­mo Ne­va­da y Flo­ri­da, don­de la cul­tu­ra del la­dri­llo tu­vo gran arrai­go, pa­ra la ri­que­za tem­po­ral y pa­ra la pos­te­rior caí­da en la po­bre­za de mu­chos que ja­más se lo ima­gi­na­ron.

La ex­plo­sión de la bur­bu­ja fi­nan­cie­ra les co­lo­có en el cen­tro de la cri­sis. Ne­va­da, si­gue sien­do el más cas­ti­ga­do por las ex­pro­pia­cio­nes de vi­vien­das y el paro, si­tua­do en el 14%.

BLOOMBERG

Una vis­ta de San­ta Ana en Ca­li­for­nia, es­ta­do que en­ca­be­za el ran­king de deu­da de EE.UU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.