IN­GE­NUI­DAD PA­RE­CI­DA EN LA CA­SA BLAN­CA Y EN LA MON­CLOA

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

La nue­va iz­quier­da del Pen­sa­mien­to Po­lí­ti­ca­men­te Co­rrec­to (PPC) no de­ja de asom­brar por la in­ge­nui­dad de su pra­xis. Se ca­rac­te­ri­zan por ser fer­vien­tes par­ti­da­rios de una hi­pó­te­sis irreal que di­ce así: bas­ta con anun­ciar una ac­ción pa­ra que ten­ga efec­to. Una in­ge­nui­dad de es­te es­ti­lo es só­lo com­pa­ti­ble con el bue­nis­mo de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Lo asom­bro­so es que un país tan prag­má­ti­co co­mo Es­ta­dos Uni­dos ten­ga un pre­si­den­te que ha­ya caí­do en el mis­mo ejer­ci­cio de Nai­vety (mi par­ti­cu­lar tra­duc­ción an­gló­fi­la del bue­nis­mo).

Ha­ce unas se­ma­nas el pre­si­den­te es­pa­ñol anun­cia­ba que se reunía con im­por­tan­tes em­pre­sa­rios es­pa­ño­les pa­ra pe­dir­les que ayu­da­sen a la eco­no­mía es­pa­ño­la. Aca­ba­mos de sa­ber que el pre­si­den­te Oba­ma ha rea­li­za­do una ope­ra­ción si­mi­lar. La Ca­sa Blan­ca in­vi­ta­ba a los em­pre­sa­rios es­ta­dou­ni­den­ses más im­por­tan­tes pa­ra con­cien­ciar­los e im­pe­lir­los a rea­li­zar in­ver­sio­nes que ani­ma­sen la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na.

El re­sul­ta­do era de es­pe­rar en am­bos ca­sos, con los di­fe­ren­tes ma­ti­ces cul­tu­ra­les de am­bas na­cio­nes: la ame­ri­ca­na an­glo­sa­jo­na, ob­se­sio­na­da por la li­ber­tad y pa­trió­ti­ca co­mo na­ción jo­ven; la his­pá­ni­ca la­ti­na, ob­se­sio­na­da por la se­gu­ri­dad y es­cép­ti­ca co­mo Es­ta­do vie­jo.

Los em­pre­sa­rios es­cu­cha­ron, opi­na­ron so­bre las re­for­mas y se mar­cha­ron a ha­cer lo de siem­pre: to­mar de­ci­sio­nes en fun­ción de cri­te­rios em­pre­sa­ria­les. Las aren­gas so­la­men­te sir­ven en los ejér­ci­tos e, in­clu­so, hay que po­ner­lo en du­da ra- zo­na­ble en las ar­ma­das mo­der­nas. En las em­pre­sas fun­cio­nan los mer­ca­dos, el com­pro­mi­so de sus com­po­nen­tes, la ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción y ca­li­dad de sus pro­duc­tos, el ti­rón de la de­man­da, la reac­ción de los com­pe­ti­do­res, las fa­ci­li­da­des y el cos­te de la fi­nan­cia­ción, et­cé­te­ra. Por lo de­más es una in­ge­nui­dad pen­sar que por pe­dir­les ayu­da van a rea- li­zar al­gún mo­vi­mien­to que no sea dic­ta­do por la ló­gi­ca em­pre­sa­rial.

La nue­va iz­quier­da del PPC, cree en el vo­lun­ta­ris­mo má­gi­co. Por esa ra­zón es­ta lle­na de ‘por­ta­vo­ces’ biem­pen­san­tes. Cuan­do uno de es­tos afir­ma al­go pien­sa que con­for­ma má­gi­ca­men­te la reali­dad. Pe­ro se ol­vi­da de que lo más im­por­tan­te pa­ra trans­for- mar la reali­dad es co­no­cer­la. Los por­ta­vo­ces no oyen, só­lo ha­blan. Me­nos aún es­cu­chan. En­ce­rra­dos en su mun­do de ilu­sio­nes creen sa­ber cua­les son las cla­ves pa­ra que ocu­rran los acon­te­ci­mien­tos que ellos an­he­lan.

Pa­ra te­ner ese co­no­ci­mien­to es ne­ce­sa­rio te­ner por­tao­re­jas, per­so­nas ca­pa­ces de asi­mi­lar las de­man­das de la si­tua­ción e in- cluir­las crí­ti­ca­men­te en el es­que­ma de de­ci­sio­nes. No só­lo oír, so­bre to­do es­cu­char, que es el ejer­ci­cio in­te­li­gen­te de la ca­pa­ci­dad au­di­ti­va.

A los em­pre­sa­rios no ha­ce fal­ta aren­gar­los, es ne­ce­sa­rio con­ven­cer­los de que exis­ten ra­zo­nes em­pre­sa­ria­les só­li­das pa­ra in­ver­tir. Me­nos pe­ti­cio­nes pa­trió­ti­cas y más he­chos. Ellos ya lo di­cen: ne­ce­si­ta­mos cam­bios le­gis­la­ti­vos en ma­te­ria la­bo­ral, re­duc­ción del dé­fi­cit pú­bli­co, fa­ci­li­dad de cré­di­to, es­tí­mu­lo del con­su­mo, li­mi­ta­ción de ab­sur­das res­tric­cio­nes bu­ro­crá­ti­cas; en re­su­men más li­ber­tad eco­nó­mi­ca. Cuan­do se po­nen so­bre la me­sa ese ti­po de me­di­das y, so­bre to­do, cuan­do se eje­cu­tan y apa­re­cen sus efec­tos los di­ri­gen­tes de los ne­go­cios res­pon­den; ha­cién­do­lo ba­jo su pro­pia ló­gi­ca.

Oba­ma y Za­pa­te­ro per­te­ne­cen

¿Quién ha­brá acon­se­ja­do a Oba­ma y Za­pa­te­ro aren­gar a los mer­ca­dos o los em­pre­sa­rios?

a la ge­ne­ra­ción que le­yó las cró­ni­cas del mun­do fan­tás­ti­co de Tol­kien: El se­ñor de los ani­llos era su li­bro prin­ci­pal. Cró­ni­cas en don­de ca­da una de las dos par­tes en li­ti­gio, los bue­nos y las fuer­zas de la os­cu­ri­dad, te­nía ma­gos ca­pa­ces de cam­biar de ma­ne­ra tau­ma­túr­gi­ca la reali­dad.

En po­lí­ti­ca, lo ha com­pro­ba­do el pre­si­dent Mon­ti­lla, aun­que no lo re­co­noz­ca pú­bli­ca­men­te, no hay ma­gos, só­lo apren­di­ces de ma­go chi­qui­ti­tos y con bi­go­te; que, co­mo se sa­be, pue­den re­sul­tar pe­li­gro­sí­si­mos. No só­lo no cons­tru­yen la reali­dad, sino que es­ta aca­ba vol­vién­do­se en su con­tra. ¿Quién ha­brá acon­se­ja­do a Oba­ma y Ro­drí­guez Za­pa­te­ro aren­gar a los mer­ca­dos o los em­pre­sa­rios? Só­lo un des­ore­ja­do por­ta­voz que cree en la ma­gia de la pa­la­bra y se ol­vi­da de la to­zu­dez de los he­chos. ¡Así les va! ¡Así nos va!

REUTERS

José Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y su ho­mó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Ba­rack Oba­ma, reuni­dos en Pra­ga en la cum­bre UE-EE.UU. del 2009

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.