EL AU­MEN­TO DEL COS­TE DE LA DEU­DA ES­PA­ÑO­LA

La Vanguardia - Dinero - - MERCADOS -

La deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la só­lo pue­de co­lo­car­se ac­tual­men­te, en­tre los que bus­can in­ver­sio­nes en deu­da so­be­ra­na, si se pa­ga una pri­ma de ries­go de ca­si 2,4 pun­tos por­cen­tua­les so­bre lo que rin­de la deu­da ale­ma­na. Y en la zo­na eu­ro no es la úni­ca, por­que el con­ta­gio de los te­mo­res que pro­du­jo el plan de res­ca­te de Ir­lan­da se ha ex­ten­di­do a la deu­da pú­bli­ca de Ita­lia e in­clu­so a la de Bél­gi­ca. Pa­gar 240 pun­tos bá­si­cos so­bre la deu­da ale­ma­na re­pre­sen­ta pa­ra el Te­so­ro es­pa­ñol cos­tes adi­cio­na­les que pue­den re­per­cu­tir so­bre las car­gas por in­tere­ses y em­peo­rar de es­te mo­do nues­tro dé­fi­cit pú­bli­co. Es un bu­cle ne­ga­ti­vo. Cuan­to más ne­ce­si­ta­mos en­deu­dar­nos, más ca­ro lo pa­ga­mos. Y a ma­yo­res ti­pos de in­te­rés, más dé­fi­cit y nue­vas ne­ce­si­da­des de re­cu­rrir a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. Pe­ro es­te nu­do gor­diano pue­de cor­tar­se. Y lo es­ta­mos con­si­guien­do.

EL COS­TE ME­DIO ES BA­JO

Aho­ra no tie­ne sen­ti­do caer en el pe­si­mis­mo, por­que la cum­bre de Bru­se­las nos es­tá dan­do nue­vas vías pa­ra sa­lir de ese ato­lla­de­ro. El BCE ha doblado su ca­pi­tal y es­tá com­pran­do bo­nos en eu­ros de va­rios paí­ses (y en­tre ellos Es­pa­ña). Cuan­do com­pa­ra­mos co­ches pre­gun­ta­mos por el con­su­mo me­dio. Pe­ro cuan­do se tra­ta de la deu­da pú­bli­ca no só­lo im­por­ta lo que le cos­tó co­lo­car en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les la úl­ti­ma emi­sión, sino cuál es el cos­te me­dio de to­da la deu­da vi­va. Es­pa­ña tie­ne un cos­te me­dio del 3,5%. No es ex­ce­si­vo y en nin­gún ca­so alar­man­te. En la úl­ti­ma emi­sión del año, el Te­so­ro ven­dió cer­ca de 1.800 mi­llo­nes de eu­ros a diez y quin­ce años y, evi­den­te­men­te, no po­día­mos es­pe­rar que lo hi­cie­ra por de­ba­jo del 5,5%. La co­lo­có al 5,485%. Era una emi­sión que es­ta­ba ba­jo la ame­na­za de una agen­cia de ca­li­fi­ca­ción de deu­da, Moody's, que ha­bía lan­za­do tres ad­ver­ten­cias muy se­rias.

La pri­me­ra, que en el 2011 se acu­mu­lan mu­chos ven­ci­mien­tos –del Te­so­ro, de la ban­ca y de otros deu­do­res es­pa­ño­les– y po­drían pro­du­cir­se ten­sio­nes pa­ra re­no­var la deu­da ven­ci­da. La se­gun­da, que las cuen­tas de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas no son trans­pa­ren­tes. Y la úl­ti­ma, que si el país no cre­ce le se­rá muy di­fí­cil au­men­tar la re­cau­da­ción de im­pues­tos. No obs­tan­te, los he­chos des­mien­ten a la agen­cia en cuan­to al dé­fi­cit pú­bli­co. El pa­sa­do año te­nía­mos el 11,4% del PIB y en el 2011 lle­ga­re­mos al 6%. Ca­da vez es más pro­ba­ble que en la fe­cha lí­mi­te, año 2013, lle­gue­mos al es­pe­ra­do 3% del PIB. Y ha­bre­mos cum­pli­do las pro­me­sas an­te Bru­se­las.

LOS MER­CA­DOS SON PER­SO­NAS

En Es­pa­ña se du­da de las in­ten­cio­nes de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, co­mo si nos la tu­vie­ran ju­ra­da. Pro­ba­ble­men­te, si eso fue­ra cier­to, al­gu­nos mo­ti­vos les he­mos da­do. En vez de ofre­cer­les in­for­ma­ción trans­pa­ren­te los he­mos des­orien­ta­do co­mo la ve­le­ta que cam­bia de di­rec­ción se­gún so­ple el vien­to. Pe­ro eso lo di­jo de for­ma elo­cuen­te el go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña en su úl­ti­ma in­ter­ven­ción pú­bli­ca. Co­men­tó que vio en la te­le­vi­sión ame­ri­ca­na la en­tre­vis­ta de una pe­rio­dis­ta a un ana­lis­ta fi­nan­cie­ro que ex­pli­ca­ba los pro­ble­mas de la deu­da pú­bli­ca en Eu­ro­pa. Y és­ta le pre­gun­tó có­mo era po­si­ble, an­te las ra­zo­nes del ner­vio­sis­mo de los mer­ca­dos de deu­da pú­bli­ca del eu­ro, que ni si­quie­ra hu­bie­ra men­cio­na­do el bom­bar­deo de Co­rea del Nor­te del día an­te­rior. La res­pues­ta del ana­lis­ta, se­gún el go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña fue: “Mi­re us­ted, a los mer­ca­dos les gus­ta lo pre­de­ci­ble y el go­bierno de Co­rea del Nor­te es mu­cho más pre­de­ci­ble que los po­lí­ti­cos eu­ro­peos”.

Es­pa­ña tie­ne emi­sio­nes que se co­lo­ca­ron a ti­pos ba­jos y otras que se en­ca­re­cie­ron por­que las cri­sis de Gre­cia e Ir­lan­da ele­va­ron los ti­pos de in­te­rés que pe­dían los que arries­ga­ban su di­ne­ro com­pran­do nues­tra deu­da pú­bli­ca. Si nues­tro co­che gas­ta por

A pe­sar del au­men­to del pre­cio en la úl­ti­ma subas­ta de deu­da, Es­pa­ña tie­ne un cos­te me­dio del 3,5%

ca­rre­te­ra cin­co li­tros, con va­ria­cio­nes se­gún las mar­chas y las cues­tas y cur­vas, no se­rá de mu­cha ci­lin­dra­da o quien lo con­du­ce es una bue­na con­duc­to­ra.

La mi­nis­tro Ele­na Sal­ga­do, que con­du­ce las fi­nan­zas del Te­so­ro, ha pro­me­ti­do dar a co­no­cer con to­da cla­ri­dad las cuen­tas de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas del ter­cer tri­mes­tre del año. Eso da­rá con­fian­za a quie­nes va­lo­ran nues­tra deu­da pú­bli­ca.

¿EXIS­TE RIES­GO DE RES­CA­TE?

De­cía Ber­nard Shaw: “Nun­ca ha­gas pre­vi­sio­nes, es­pe­cial­men­te si son so­bre el fu­tu­ro”. Es­tu­vi­mos bor­dean­do el fi­lo de la na­va­ja, pe­ro aho­ra las co­sas van en la di­rec­ción pa­ra ale­jar­nos de al­go tan per­ju­di­cial co­mo un res­ca­te. Pe­ro a pe­sar de eso es ne­ce­sa­rio re­co­no­cer que exis­ten mo­ti­vos pa­ra que los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les mues­tren su des­con­fian­za so­bre la ca­pa­ci­dad del Te­so­ro es­pa­ñol pa­ra ha­cer fren­te al pa­go de los in­tere­ses y la de­vo­lu­ción del ca­pi­tal de los bo­nos que es­ta­mos emi­tien­do y del ele­va­do vo­lu­men de los que vencerán en los pró­xi­mos años.

En pri­mer tér­mino, la quie­bra de Ir­lan­da fue pro­vo­ca­da por la des­ca­pi­ta­li­za­ción de sus ban­cos. El Go­bierno de Ir­lan­da in­ten­tó res­ca­tar­los pe­ro su es­fuer­zo no fue su­fi­cien­te. No pu­do evi­tar que el di­ne­ro que in­yec­tó a sus ban­cos lle­va­ra al país a un dé­fi­cit pú­bli­co del 32% so­bre el PIB. Tu­vie­ron

Es ne­ce­sa­rio re­co­no­cer que hay mo­ti­vos pa­ra que los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les mues­tren su des­con­fian­za

que apli­car nue­vos ajus­tes, fue­ron des­pe­di­dos mi­les de fun­cio­na­rios, se re­cor­ta­ron las pen­sio­nes y fi­nal­men­te Ir­lan­da acep­tó el res­ca­te por par­te del BCE, los fon­dos de es­ta­bi­li­za­ción de la UE y las ayu­das del FMI. Pe­ro to­do eso acre­cen­tó las sos­pe­chas de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les.

¿Aca­so los ban­cos ir­lan­de­ses no ha­bían su­pe­ra­do las prue­bas de re­sis­ten­cia del pa­sa­do ve­rano? Co­mo un re­gue­ro de pól­vo­ra, los ana­lis­tas se pre­gun­ta­ron si Por­tu­gal, y lue­go Es­pa­ña, no po­drían ser los si­guien­tes paí­ses en ne­ce­si­tar el res­ca­te. Los ban­cos tu­vie­ron que pa­gar ma­yo­res pri­mas de ries­go al re­ca­bar di­ne­ro y sus co­ti­za­cio­nes ca­ye­ron du­ran­te va­rias se­ma­nas en bol­sa.

Es­pa­ña no es Ir­lan­da. Nues­tro sis­te­ma ban­ca­rio, gra­cias a las pro­vi­sio­nes an­ti­cí­cli­cas a las que obli­gó el Ban­co de Es­pa­ña a ban­cos y ca­jas, fue el pri­mer mu­ro de de­fen­sa. Las pro­vi­sio­nes es­pe­cí­fi­cas, el se­gun­do. Y an­tes de es­tas Na­vi­da­des, to­das las ca­jas de aho­rros es­ta­rán fu­sio­na­das. De 45 pa­sa­rán a 15, con ca­pi­ta­li­za­cio­nes y li­qui­dez su­fi­cien­tes. Avan­za­mos ha­cia una me­jor si­tua­ción an­te los que han de re­fi­nan­ciar las emi­sio­nes de deu­da pú­bli­ca de los pró­xi­mos años.

EFE

El BCE ha doblado su ca­pi­tal y es­tá com­pran­do bo­nos en eu­ros de va­rios paí­ses (en­tre ellos, Es­pa­ña)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.