De­jar atrás dos dé­ca­das de cri­sis

El Go­bierno de cen­troiz­quier­da ni­pón im­pul­sa una nue­va re­for­ma fis­cal

La Vanguardia - Dinero - - ENERGÍA - Isi­dre Am­brós

Nao­to Kan es el po­lí­ti­co nú­me­ro tre­ce que ocu­pa el car­go de pri­mer mi­nis­tro y que es­tá em­pe­ña­do en sa­car a su país de la cri­sis eco­nó­mi­ca en la que se ha­lla su­mi­da la ter­ce­ra po­ten­cia eco­nó­mi­ca mun­dial des­de ha­ce dos dé­ca­das. Si lo con­si­gue, pa­sa­ra a la his­to­ria co­mo el es­ta­dis­ta que aca­bó con la de­fla­ción que ha las­tra­do la eco­no­mía ja­po­ne­sa du­ran­te vein­te años. Si fra­ca­sa, pa­sa­rá a en­gro­sar la lis­ta de po­lí­ti­cos que la so­cie­dad ni­po­na con­si­de­ra que no han he­cho na­da por el país. Así es de du­ra la po­lí­ti­ca en el ar­chi­pié­la­go ja­po­nés.

Por el mo­men­to, el Go­bierno de Kan ha he­cho los de­be­res. Tras va­rias se­ma­nas de de­ba­tes el jue­ves apro­bó una am­bi­cio­sa re­for­ma fis­cal pa­ra el pró­xi­mo año fis­cal, que em­pe­za­rá el pri­me­ro de abril del 2011. “Su ob­je­ti­vo prin­ci­pal es lo­grar que Ja­pón sal­ga de la de­fla­ción que ha las­tra­do la eco­no­mía del país du­ran­te vein­te años”, afir­mó el mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Yos­hihi­ko No­da, en la pre­sen­ta­ción de es­te pro­yec­to.

El pro­yec­to fis­cal, que aun de­be ser apro­ba­do por la Die­ta o Par­la­men­to ja­po­nés, con­tie­ne ele­men­tos su­fi­cien­tes pa­ra sa­tis­fa­cer y eno­jar a to­do el mun­do. Pro­po­ne re­ba­jar el im­pues­to de so­cie­da­des un 5%, con lo que se que­da­ría en el 35%, aun el más al­to de las prin­ci­pa­les eco­no­mías de Asia. Una me­di­da que es bien vis­ta por la pa­tro­nal ja­po­ne­sa Kein­dan­ren, que la ve­nía re­cla­man­do des­de ha­cia tiem­po y que su­pon­drá una dis­mi­nu­ción de los in­gre­sos fis­ca­les de en­tre 12.570 y 18.850 mi­llo­nes de eu­ros en las ar­cas del es­ta­do ja­po­nés.

Sin du­da, la pro­pues­ta de Kan de re­cor­tar el im­pues­to de so­cie­da­des a par­tir de abril del 2011 cons­ti­tu­ye un en­fo­que al­ter­na­ti­vo pa­ra fo­men­tar el cre­ci­mien­to me­dian­te la re­for­ma de la ofer­ta. De es­ta for­ma po­dría com­pen­sar los ba­jos be­ne­fi­cios de­ri­va­dos de la for­ta­le­za del yen, al tiem­po que alien­ta la in- ver­sión de las em­pre­sas lo­ca­les.

Tam­bién ofre­ce ayu­das a las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas con el fin de es­ti­mu­lar la crea­ción de em­pleo. Aque­llas que au­men­ten su plan­ti­lla po­drán aco­ger­se a una de­duc­ción fis­cal de has­ta 1.800 eu­ros por per­so­na y re­du­cir su car­ga im­po­si­ti­va en tres pun­tos, del 18% al 15%.

Pa­ra com­pen­sar es­ta dis­mi­nu­ción de in­gre­sos, de­ri­va­dos de los in­cen­ti­vos a las em­pre­sas, el mi­nis­tro de Fi­nan­zas No­da pre­vé au­men­tos im­po­si­ti­vos con­cre­tos. Con­tem­pla in­cre­men­tar la car­ga im­po­si­ti­va pa­ra los más ri­cos, au­men­tar el im­pues­to de su­ce­sio­nes has­ta el 55%, el má­xi­mo, y crear un un nue­vo im­pues­to me­dioam­bien­tal pa­ra lu­char con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, Una ini­cia­ti­va en lí­nea con el com­pro­mi­so de Ja­pón de re­du­cir sus emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono en un 30% en el 2030 fren­te al ni­vel de 1990. Es­ta me­di­da se tra­du­ci­ría en un al­za de las ta­sas so­bre la ga­so­li­na, el gas na­tu­ral o el car­bón, que se apli­ca­rían pro­gre­si­va­men­te a par­tir de oc­tu­bre del 2011.

A ello Kan aña­de un es­tric­to con­trol del gas­to y con­te­ner la emi­sión de bo­nos por de­ba­jo de los 400.000 mi­llo­nes de eu­ros,Y aun así, el en­deu­da­mien­to ni­pón po­dría lle­gar al 220% del PIB. Con to­do es­te con­jun­to de me­di­das, Nao­to Kan se la jue­ga a to­do o na­da. Sa­be que si con es­te pa­que­te fis­cal lo­grar avi­var el rit­mo de cre­ci­mien­to de la ali­caí­da eco­no­mía ja­po­ne­sa, la en­dé­mi­ca en­fer­me­dad ni­po­na de la de­fla­ción po­dría lle­gar a su fin.

No obs­tan­te, su apues­ta es di­fí­cil. Es cons­cien­te de que con­tro­la la cá­ma­ra ba­ja y su pro­yec­to pa­sa­rá, pe­ro no lo tie­ne tan cla­ro en la cá­ma­ra al­ta. Allí la ma­yo­ría es­tá en ma­nos de la opo­si­ción, del con­ser­va­dor Par­ti­do De­mo­crá­ti­co Li­be­ral (PDL). Sus por­ta­vo­ces ya han acu­sa­do al Go­bierno de cen­troiz­quier­da de de­ci­dir un re­cor­te de im­pues­tos sin sa­ber an­tes co­mo ob­ten­drán los in­gre­sos su­fi­cien­tes pa­ra fi­nan­ciar­lo.

Y si Nao­to Kan no pue­de con­tar con es­ta re­for­ma fis­cal ten­drá gra­ves pro­ble­mas pa­ra fi­nan­ciar el pre­su­pues­to pa­ra el 2011. Has­ta el pun­to de ver­se abo­ca­do a pre­sen­tar su di­mi­sión y con­vo­car elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das. Ac­tual­men­te, el apo­yo po­pu­lar a Nao­to Kan ha caí­do al 21%, se­gún el úl­ti­mo son­deos pu­bli­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.