Ríos pro­fun­dos

Los cien­tí­fi­cos Da­mià Bar­ce­ló, Jordi Cros, Ser­gi Sa­ba­ter o Ma­nel Poch y los em­pre­sa­rios Joan Pla­nes, Eloi Pla­nes o Car­les Su­ma­rro­ca, en el ci­clo del agua

La Vanguardia - Dinero - - CRÓNICAS BURGUESAS -

Step­hen De­da­lus y Buck Mu­lli­gan, dos per­so­na­jes de Joy­ce, en­ten­die­ron el mi­la­gro del agua pos­tra­dos de ma­dru­ga­da an­te la bahía de Du­blín. Bar­ce­lo­na, en­cla­va­da en­tre dos desem­bo­ca­du­ras fren­te al ho­ri­zon­te y con una his­to­ria in­ter­mi­ten­te de amor y odio con el mar, no tie­ne gra­ba­do un re­cuer­do si­mi­lar. Su me­mo­ria lí­qui­da es un po­co más pro­sai­ca: ca­da go­ta de agua con­su­mi­da en el área me­tro­po­li­ta­na se uti­li­za dos ve­ces y me­dia si lle­ga de los acuí­fe­ros del Be­sòs, pe­ro si pro­ce­de del pan­tano de Rialp o de cual­quier otro em­bal­se pi­re­nai­co, su uso se mul­ti­pli­ca por diez.

En la su­per­fi­cie del agua re­ci­cla­da flo­tan sus­tan­cias im­pen­sa­bles, co­mo la pe­ni­ci­li­na o los an­ti­de­pre­si­vos; y ca­si po­dría de­cir­se que nos ba­ña­mos con ella in­mu­nes al an­ti­bió­ti­co o en­vuel­tos en me­la­to­ni­na. Jordi Cros, cien­tí­fi­co y con­sul­tor de Ada­sa, co­no­ce bien las im­pu­re­zas del agua; aca­ba de lle­gar de Sui­za, don­de ha es­ta­do ana­li­zan­do, jun­to a ex­per­tos de va­rias uni­ver­si­da­des eu­ro­peas, los re­si­duos del fon­do del la­go Le­man, po­bla­do de ma­te­rial vis­co­so –pro­ba­ble­men­te tó­xi­co y pro­ce­den­te de la in­dus­tria quí­mi­ca– dur­mien­do en un mar de agua dul­ce con la mis­ma in­di­fe­ren­cia mi­ne­ral que mues­tran los re­si- duos ol­vi­da­dos en el le­cho del pan­tano de Ri­ba-ro­ja.

Los puen­tes so­bre nues­tros ríos, hoy be­lla­men­te ca­na­li­za­dos (el Be­sòs en Sant Adrià o el Llo­bre­gat), es­tán muy le­jos de la pu­ra evo­ca­ción al es­ti­lo de Apo­lli­nai­re, en el París del mil ocho­cien­tos (“Sous le Pont Mi­ra­beau coule la Sei­ne et nos amours...”) o de la vi­sión más fe­roz, pe­ro igual­men­te evo­ca­do­ra, del Londres de Co­nan Doyle, con un ca­dá­ver flo­tan­do de ma­dru­ga­da so­bre un Tá­me­sis co­lor ce­ni­za. La in­ge­nie­ría mo­der­na del hin­ter­land portuario ca­ta­lán no tie­ne na­da que ver

En el agua re­ci­cla­da flo­tan sus­tan­cias im­pen­sa­bles, co­mo la pe­ni­ci­li­na o los an­ti­de­pre­si­vos

con las aven­tu­ras de Huc­kle­berry Finn, en el Mi­si­si­pi, ni con el cur­so ba­jo del Ebro des­cri­to por Mon­ca­da en el Ca­mí de sir­ga; tam­po­co guar­da nin­gu­na co­rres­pon­den­cia con el es­ce­na­rio me­die­val de los maes­tros de obras Be­net y su hi­jo Ar­nau en La ca­te­dral del mar ( Il­de­fon­so Fal­co­nes) o con la pa­no­rá­mi­ca más cer­ca­na de Ruiz Za­fón en La som­bra del vien­to. Ro­dea­da de una in­fra­es­truc­tu­ra im­pen­sa­ble ha­ce ape­nas cin­co años, nues­tra agua cuen­ta con un ci­clo in­te­gral que la man­tie­ne vi­va gra­cias en par­te a las ame­na­zas de es­ca­sez, a las plan­tas desa­li­ni­za­do­ras (es­pe­cial­men­te la de El Prat) y, so­bre to­do, al re­ci­cla­je cal­cu­la­do de la Agèn­cia Ca­ta­la­na de l'Ai­gua, cu­ya ac­ción nos ofre­ce hoy pers­pec­ti­vas mu­cho más fe­li­ces (los em­bal­ses al 80% de sus ca­pa­ci­da­des) que años atrás, en los tiem­pos de se­quía. Pe­ro, cuan­do ha­bla­mos de agua, los de­mo­nios fa­mi­lia­res re­apa­re­cen: 1.700 mi­llo­nes de per­so­nas no tie­nen ac­ce­so al agua po­ta­ble, las ni­ñas afri­ca­nas no es­co­la­ri­za­das trans­por­tan dia­ria­men­te al­for­jas de agua du­ran­te ho­ras mien­tras Hai­tí se de­san­gra, me­ses des­pués del te­rre­mo­to, pre­ci­sa­men­te por­que las epi­de­mias de có­le­ra se ex­pan­den con ra­pi­dez en el lí­qui­do pardo de arro­yos y ria­chue­los pro­du­ci­dos por la es­ca­sí­si­ma llu­via. En es­tas con­di­cio­nes, las pro­pues­tas men­ta­les por ex­ce­so, co­mo el desa­so­sie­go de Pes­soa, en la Lis­boa de La Bai­xa pin­za­da en­tre el Ta­jo y el Atlán­ti­co, ya no con­ci­tan la mis­ma apro­ba­ción de an­tes y lo mis­mo pue­de de­cir­se de los mí­ti­cos ríos de Con­rad, es­pe­cial­men­te el de su pe­sa­di­lla en el Con­go del rey Leo­pol­do de Bél­gi­ca, o de la Is­la Ne­gra de Ne­ru­da, su ca­sa bar­co y sus co­lec­cio­nes de con­chas ma­ri­nas y mas­ca­ro­nes. Tam­bién han per­di­do plu­mas las his­to­rias que na­rran el de­fec­to, la fal­ta de agua, co­mo las con­ver­sa­cio-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.