Pie­za úni­ca, va­lor úni­co

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS -

To­dos los que si­guen aten­ta­men­te el mun­do del au­to­mó­vil es­tán acos­tum­bra­dos a con­tem­plar aque­llos mo­de­los que cau­ti­van por su in­no­va­ción, por sus pro­pues­tas siem­pre avan­za­das a lo que con­tem­pla­mos co­ti­dia­na­men­te. Son los co­ches que apa­re­cen pe­rió­di­ca­men­te en los sa­lo­nes del au­to­mó­vil y co­no­ci­dos po­pu­lar­men­te co­mo con­cept cars. Fu­tu­ris­mo, con pro­pues­tas a me­nu­do ex­tra­va­gan­tes y que ni en sue­ños cree­mos que al­gún día po­dre­mos con­du­cir. Los con­cept car son tam­bién ejer­ci­cios de es­ti­lo, car­tas de pre­sen­ta­ción de los ca­rro­ce­ros de to­dos los tiem­pos, la pa­sa­re­la de los di­se­ña­do­res de au­to­mó­vi­les.

Hoy ha­ce ca­si do­ce años, en el Sa­lón de Gi­ne­bra de 1999, uno de los ma­yo­res es­ca­pa­ra­tes de las pro­pues­tas atre­vi­das, Fran­co Sba­rro pre­sen­ta­ba una de sus apor­ta­cio­nes anua­les el Sba­rro GT1. Era un ho­me­na­je del in­ge­nio­so ca­rro­ce­ro ita­liano al triun­fo de Mercedes en las 24 ho­ras de Le Mans. Era un co­che úni­co, con el ape­lli­do de la ca­te­go­ría rei­na de los co­ches de­ri­va­dos de ca­lle en la prue­ba de re­sis­ten­cia fran­cés. Por muy real que fue­ra, no de­ja­ba de ser un co­che cons­trui­do co­mo ejer­ci­cio de los es­tu­dian­tes de la pro­ba­ble­men­te me­jor es­cue­la pa­ra di­se­ña­do­res de au­to­mó­vi­les, el Es­pe­ra (Es­pa­cio Sba­rro Pe­da­gó­gi­co de Es­tu­dios y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.