Em­pre­sas que ins­pi­ran fu­tu­ro

Los em­pren­de­do­res so­cia­les tra­tan de ca­ta­li­zar la trans­for­ma­ción de la so­cie­dad a tra­vés de su ne­go­cio

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS - Anna Ca­ba­ni­llas

En un ci­clo eco­nó­mi­co tan ad­ver­so co­mo el ac­tual, en el que per­sis­ten gran­des des­equi­li­brios so­cia­les, co­bran más im­por­tan­cia que nun­ca aque­llas or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les que plan­tean su ac­ti­vi­dad a par­tir del be­ne­fi­cio so­cial. Pa­ra de­mos­trar que el éxi­to em­pre­sa­rial tam­bién se pue­de lo­grar des­de el com­pro­mi­so y la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, el pro­fe­sor de Esa­de e in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de In­no­va­ción So­cial, Al­fred Ver­nis, y la in­ves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to de In­no­va­ción So­cial, Ma­ría Igle­sias, aca­ban de pu­bli­car el li­bro Em­pre­sas que ins­pi­ran fu­tu­ro. Ocho ca­sos de em­pren­de­do­res so­cia­les, en el que tam­bién han par­ti­ci­pa­do la Dipu­tación de Bar­ce­lo­na y Ca­ta­lun­ya Cai­xa.

En él nos pre­sen­tan a una ra­za dis­tin­ta de em­pren­de­do­res que em­pie­zan a cre­cer en nues- tro país, que no bus­can ha­cer­se ri­cos, ni do­mi­nar el mun­do des­de la me­sa de su des­pa­cho, sino con­tri­buir a pa­liar pro­ble­mas so­cia­les y ca­ta­li­zar una trans­for­ma­ción de la so­cie­dad a tra­vés de su ne­go­cio. “La dis­tin­ción fun­da­men­tal en­tre un em­pren­de­dor y un em­pren­de­dor so­cial ra­di­ca en que pa­ra es­te úl­ti­mo lo más im­por­tan­te es el im­pac­to so­cial que

Esa­de aca­ba de pre­sen­tar un li­bro don­de se ana­li­zan ocho ex­pe­rien­cias con­tras­ta­das

pue­da te­ner su ac­ti­vi­dad, no la aven­tu­ra em­pre­sa­rial”, ex­pli­ca Al­fred Ver­nis.

Es el ca­so de las ocho or­ga­ni­za­cio­nes es­tu­dia­das –L'Oli­ve­ra, San­ta Te­re­sa del Ven­drell, Apro­dis­ca, Mol­tac­te, For­ma­ció i Tre­ball, Fu­tur, La Fa­ge­da y Lon­xa- net– de las cua­les sie­te son ca­ta­la­nas, que tie­nen co­mo ob­je­ti­vo so­cial crear pues­tos de tra­ba­jo sos­te­ni­bles y de ca­li­dad pa­ra di­fe­ren­tes co­lec­ti­vos en ries­go de ex­clu­sión so­cial. Una mi­sión que, se­gún Ver­nis, no tie­ne por que es­tar re­ñi­da con la de ge­ne­rar be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co.

Lo de­mues­tran las ci­fras. Du­ran­te el pa­sa­do año, las 8 or­ga­ni­za­cio­nes es­tu­dia­das tu­vie­ron unos in­gre­sos de ex­plo­ta­ción de más de 26 mi­llo­nes de eu­ros y die­ron em­pleo a más de 680 per­so­nas de las cua­les 510 ocu­pan pues­tos de tra­ba­jo de in­clu­sión so­cial. “Si bien las em­pre­sas so­cia­les tie­nen co­mo prin­ci­pal ob­je­ti­vo ge­ne­rar un im­pac­to so­cial muy de­fi­ni­do, tam­bién bus­can ob­te­ner be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos. Pues no nos en­ga­ñe­mos, si no ga­na­sen di­ne­ro, no po­drían con­ti­nuar con su ac­ti­vi­dad ni dar sa­li­da la­bo­ral a aque­llas per­so­nas que lo ne­ce­si­tan”, apun­ta el coau­tor del es­tu­dio.

Aun­que, con un pa­no­ra­ma co-

La Fa­ge­da se ha con­ver­ti­do en una em­pre­sa ejemplar y en Ca­ta­lun­ya sus yo­gu­res com­pi­ten con las mul­ti­na­cio­na­les Da­no­ne y Nestlé

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.