Las bue­nas no­ti­cias del 2011

La re­cu­pe­ra­ción del gas­to en tec­no­lo­gía se es­pe­ra que sea ro­tun­da pe­ro glo­bal

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go

Se re­co­mien­da des­viar por un mo­men­to la mi­ra­da de la cri­sis, y pres­tar aten­ción a los pro­nós­ti­cos acer­ca de lo que ocu­rri­rá el año pró­xi­mo en un sec­tor, el de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, que es de los po­cos que ex­hi­ben con­fian­za en la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía glo­bal. Un ad­je­ti­vo que es de ri­gor por­que, se­gún Frank Gens, vi­ce­pre­si­den­te y je­fe de ana­lis­tas de la con­sul­to­ra IDC, la re­cu­pe­ra­ción del gas­to en tec­no­lo­gía se­rá ro­tun­da pe­ro glo­bal: el im­pul­so lo pon­drán los mer­ca­dos emer­gen­tes, mien­tras que en Eu­ro­pa y EE.UU. pe­sa­rán to­da­vía los ac­tua­les fac­to­res de in­cer­ti­dum­bre.

Una se­rie de tec­no­lo­gías, nue­vas o no tan nue­vas, han evo­lu­cio­na­do por se­pa­ra­do has­ta con­fluir pa­ra in­te­grar­se unas con otras: la ‘nu­be’ con los mó­vi­les, los mó­vi­les con las re­des so­cia­les, las re­des so­cia­les con ‘la nu­be’. Es­to con­du­ce, se­gún IDC, a una dra­má­ti­ca re­de­fi­ni­ción del mer­ca­do: “Las pre­mi­sas que du­ran­te 25 años han re­gi­do el li­de­raz­go del sec­tor, han lle­ga­do a un pun­to de in­fle­xión: he­mos de pen­sar en el 2011 co­mo una nue­va ver­sión de 1986”, sen­ten­ció Gens du­ran­te un web­cast con pe­rio­dis­tas, del que par­ti­ci­pó Di­ne­ro.

¿Por qué evo­car 1986? Por­que fue en aquel año cuan­do el PC pa­só al pri­mer plano, y Mi­cro­soft –que pre­ci­sa­men­te sa­lió a bol­sa en 1986– to­mó el co­man­do del mer­ca­do in­for­má­ti­co. Otros pro­ta­go­nis­tas con más solera tu­vie­ron que adap­tar­se al “nue­vo pa­ra­dig­ma” o que­da­ron con­de­na­das a pa­pe­les se­cun­da­rios. Lo que se in­fie­re de las pa­la­bras de Gens es muy su­ge­ren­te: no ne­ce­sa­ria­men­te ha­brá a par­tir de aho­ra una he­ge­mo­nía com­pa­ra­ble, pe­ro “la pró­xi­ma Mi­cro­soft” se­rá aque­lla em­pre­sa que me­jor se­pa apro­ve­char la con­fluen­cia en­tre es­tas tres ver­tien­tes tec­no­ló­gi­cas, y lo cier­to es que nin­gu­na reúne to­dos los re­qui­si­tos, por el mo­men­to. Lo que es­tá a pun­to de cua­jar en el 2011 no es só­lo la inevi­ta­ble re­no­va­ción de in­fra­es­truc­tu­ras y del par­que ins­ta­la­do de hard­wa­re y soft­wa­re, que ha es­ta­do más o me­nos con­ge­la­da por dos años de re­ce­sión. De lo que se tra­ta aho­ra es del des­plie­gue de ser­vi­cios que, en gran me­di­da, son ra­di­cal­men­te nue­vos.

Frank Gens iden­ti­fi­ca tres ejes. El pri­me­ro es lo que se co­no­ce co­mo cloud com­pu­ting [nom­bre que, en su opi­nión, se aban­do­na­rá pron­to, por­que el fe­nó­meno se­rá de lo más co­rrien­te]. En su va­rian­te “pú­bli­ca” –una em­pre­sa o un con­su­mi­dor con­fían sus apli­ca­cio­nes y sus da­tos a un pro­vee­dor que les pres­ta ser­vi­cio des­de su pro­pia in­fra­es­truc­tu­ra– cre­ce­rá un 30% el año en­tran­te, has­ta al­can­zar un va­lor glo­bal de 22.000 mi­llo­nes de eu­ros. Por su

Lo que es­tá a pun­to de cua­jar en el 2011 es el des­plie­gue de ser­vi­cios que son ra­di­cal­men­te nue­vos

la­do, las “nu­bes pri­va­das” –tam­bién lla­ma­das in­fra­es­truc­tu­ras ges­tio­na­das, en las que el clien­te con­ser­va sus atri­bu­tos de so­be­ra­nía– cre­ce­rán in­clu­so más, un 33%, con un va­lor de mer­ca­do que IDC es­ti­ma en 9.800 mi­llo­nes de eu­ros. Lo que im­por­ta es que, su­man­do 22.000 más 9.800, se lle­ga a la con­clu­sión de que es­tos mo­de­los de ser­vi­cio apor­ta­rán una ter­ce­ra par­te del cre­ci- mien­to es­pe­ra­do en el 2011. Sin con­tar con un efec­to in­di­rec­to, la ac­tua­li­za­ción de los cen­tros de da­tos, que ex­pli­ca al­gu­nas con­vul­sio­nes re­cien­tes en es­ta in­dus­tria: ad­qui­si­cio­nes, alian­zas, rup­tu­ras y con­flic­tos que re­di­bu­jan el ma­pa del sec­tor.

El se­gun­do eje es la uni­ver­sa­li­za­ción de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les pa­ra ac­ce­der e in­ter­ac­tuar a tra­vés de in­ter­net. En los pró­xi­mos 18 me­ses, pre­vén los ana­lis­tas de IDC, el mun­do se lle­na­rá

Los nue­vos mo­de­los de ser­vi­cio apor­ta­rán una ter­ce­ra par­te del cre­ci­mien­to glo­bal es­pe­ra­do en el 2011

de smartp­ho­nes y ta­ble­tas, cu­yas ven­tas des­bor­da­rá el nú­me­ro de PC. No hay que ver­lo co­mo una sus­ti­tu­ción –ad­vier­te Gens– sino co­mo una ex­ten­sión del mer­ca­do: de las dos pri­me­ras ca­te­go­rías, en el 2011 se ven­de­rán 377 mi­llo­nes, y otros 402 mi­llo­nes de PC. Pe­ro al año si­guien­te se in­ver­ti­rán las pro­por­cio­nes: 462 mi­llo­nes fren­te a 448 mi­llo­nes. En con­jun­to, se pa­sa­rá de 640 mi­llo­nes de uni­da­des ven­di­das es­te año, a 910 mi­llo­nes en el 2012. Lo que ten­drá im­por­tan­tes con­se­cuen­cias pa­ra la in­dus­tria: to­dos los fa­bri­can­tes –des­de los chips a los pro­duc­tos fi­na­les– se dan pri­sa por to­mar po­si­cio­nes, una ac­ti­tud que Gens re­su­me con es­ta fra­se: “na­die quie­re de­jar pa­sar es­ta ron­da”. Al me­nos un ter­cio de los com­pe­ti­do­res ac­tua­les cam­bia­rán de pro­pie­ta­rio en el 2011.

Ter­ce­ro: hay una ín­ti­ma aso­cia­ción en­tre lo an­te­rior y el es­pec­ta-

Se han des­car­ga­do 10.000 mi­llo­nes de apli­ca­cio­nes pa­ra smartp­ho­nes, que en el 2011 se­rán 25.000

cu­lar cre­ci­mien­to de las re­des so­cia­les y la de­man­da de apli­ca­cio­nes mó­vi­les. En el año que aca­ba, las pri­me­ras acu­mu­lan mun­dial­men­te unos 1.000 mi­llo­nes de usua­rios, y se han des­car­ga­do 10.000 mi­llo­nes de apli­ca­cio­nes pa­ra smartp­ho­nes, que el año en­tran­te su­birán a 25.000 mi­llo­nes. Ad­vier­te Gens con­tra el tó­pi­co de pen­sar que es­to es só­lo co­sa de jó­ve­nes y de frea­kies: en rl 2010 ha des­pe­ga­do la “so­cia­li­za­ción” en las em­pre­sas, ini­cial­men­te con fi­nes pro­mo­cio­na­les, pe­ro IDC es­ti­ma pa­ra los pró­xi­mos cin­co años un cre­ci­mien­to anual me­dio del 38% en es­te mer­ca­do.

Mu­chos pro­vee­do­res tra­di­cio­na­les –Gens ci­tó ex­pre­sa­men­te a IBM, Mi­cro­soft, HP, Ora­cle, SAP y Cis­co– han em­pe­za­do a pu­jar por la com­pra de com­pa­ñías de re­cien­te crea­ción, an­te el te­mor de que Fa­ce­book y Goo­gle se les ade­lan­ten en una ca­rre­ra que has- ta aho­ra ha­bían des­cui­da­do. Los ope­ra­do­res de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes no se­rán tes­ti­gos mu­dos, por­que es­tas cir­cuns­tan­cias les obli­gan a un cam­bio de fi­lo­so­fía, un gi­ro que ya es­tán dan­do ha­cia los ser­vi­cios de ca­li­dad so­bre ban­da an­cha, ex­plo­ran­do nue­vos mo­de­los de ne­go­cio en lu­gar de atrin­che­rar­se en sus re­des de ac­ce­so, que de año en año son me­nos ren­ta­bles.

Las tres tendencias se­ña­la­das tie­nen un ras­go en co­mún: ge­ne­ran un enor­me flu­jo de da­tos que hay que ana­li­zar, al­go que Frank Gens sin­te­ti­za en es­te co­ro­la­rio: “te­ne­mos más da­tos de los que po­de­mos ma­ne­jar, y sin em­bar­go que­re­mos más da­tos por­que sa­be­mos que son úti­les”.

CORBIS

En el año 2011 se ven­de­rán 377 mi­llo­nes de smartp­ho­nes y ta­ble­tas y otros 402 mi­llo­nes de PC en el mun­do, pe­ro en el 2012 se in­ver­ti­rá la pro­por­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.