La cuen­ta atrás de Es­pa­ña

La cum­bre de Bru­se­las eli­mi­nó cual­quier ilu­sión de su­pe­rar la cri­sis con ayu­das de la UE

La Vanguardia - Dinero - - MERCADOS - José Ma­nuel Ga­ra­yoa

Es­pa­ña ha em­pe­za­do la cuen­ta atrás con los mer­ca­dos. En ade­lan­te, va a es­tar muy so­la fren­te a los mer­ca­dos, co­mo de­mues­tra lo que de­be pa­gar ya por su deu­da, que se ha­ce to­da­vía más gra­ve pa­ra el sec­tor pri­va­do y las em­pre­sas.

La cum­bre de Bru­se­las de es­tos días lo ha de­ja­do muy cla­ro: la UE no da­rá ayu­das ex­tra­or­di­na­rias a nin­gún país que ten­ga pen­dien­te po­ner en or­den sus cuen­tas pú­bli­cas y re­cu­pe­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad per­di­da. Por­que si lo ofre­cie­ra ayu­das, no lo ha­ría, se ol­vi­dó de de­cir.

El vier­nes, el di­fe­ren­cial de la deu­da es­pa­ño­la con la ale­ma­na ron­da­ba los 250 pun­tos, unos ni­ve­les no vis­tos des­de 1997, o sea, an­tes del eu­ro. La deu­da pú­bli­ca se po­nía por en­ci­ma del 5,56%, acer­cán­do­se a Por­tu­gal. Pe­ro lo cu­rio­so, apre­cia­ban los mer­ca­dos, es que na­die se ras­ga­ba las ves­ti­du­ras: “En Es­pa­ña, a to­do el mun­do le pa­re­ce ya nor­mal que la ta­sa de paro sea del 20%, que la re­for­ma de las pen­sio­nes se eter­ni­ce. que la mo­ro­si­dad de la ban­ca es­pa­ño­la al-

En la cum­bre ha­bía dos al­ter­na­ti­vas: la so­cial­de­mó­cra­ta y la li­be­ral; ha ga­na­do es­ta úl­ti­ma de le­jos

can­ce ré­cords des­de 1996... pe­ro fue­ra no es así”, ex­pli­ca­ban.

Pe­dro Pablo Vi­lla­san­te, di­rec­tor ge­ne­ral de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Ban­ca (AEB), di­jo que los mer­ca­dos es­tán aho­ra mis­mo en una “di­ná­mi­ca de hi­pó­te­sis ne­ga­ti­vas” e in­di­có que “ca­da vez es más di­fí­cil ob­te­ner de for­ma re­cu­rren­te y re­no­var lo que es­tá ven­cien­do, que se rea­li­za a ma­yor pre­cio y pla­zo”.

El he­cho de que la deu­da es­pa­ño­la a 10 años de­ba pa­gar ya el 5,50%, le acer­ca pe­li­gro­sa­men­te al 6,5-7% que, se­gún los ope­ra­do­res del mer­ca­do, po­dría co­lo­car a Es­pa­ña en un ci­clo in­sos­te­ni­ble de ca­ra a sus ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­ción.

Moody´s ha si­do, en su úl­ti­mo in­for­me, ex­haus­ti­va en la des­crip­ción de las mis­mas: el Go­bierno ne­ce­si­ta fi­nan­ciar el año que vie­ne1 170.000 mi­llo­nes de eu­ros; las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, 30.000 mi­llo­nes, la ban­ca, otros 90.000 mi­llo­nes. Y sus ne­ce­si­da­des de ca­pi­ta­li­za­ción pa­ra re­for­zar sus ni­ve­les de sol­ven­cia, 70.000 mi­llo­nes.En to­tal, 360.000 mi­llo­nes de eu­ros, es de­cir cer­ca del 34% del PIB es­pa­ñol. Y eso en unas con­di­cio­nes de al­ta des­con­fian­za de los mer­ca­dos ha­cia Es­pa­ña.

Por eso, los ope­ra­do­res ma­ne­jan un es­ce­na­rio se­gún el cual en 2011 Por­tu­gal se ve­rá obli­ga­do a pe­dir ayu­da da­da su ba­ja com­pe­ti­ti­vi­dad y su re­du­ci­do cre­ci­mien­to,lo que le van a im­pe­dir cum­plir su plan de ajus­te. Y des­pués de Por­tu­gal, ven­dría Es­pa­ña. Lue­go, qui­zá, Bél­gi­ca e Ita­lia. Eu­ro­pa tie­ne un pro­ble­ma. Lo ha de­fi­ni­do bien el pro­pio pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, José Ma­nuel Barroso : la cri­sis de la deu­da “se ha trans­for­ma­do en sis­té­mi­ca”.

Da­do ese ca­rác­ter, el mer­ca­do ha de­ja­do de ha­cer ca­so a de­cla­ra­cio­nes tre­men­dis­tas co­mo la del di­rec­tor ge­ren­te del Fon­do Mo­ne­traio In­ter­na­cio­nal (FMI), Do­mi­ni­que Strauss-Kahn, se­gún el cual Eu­ro­pa es­tá lle­van­do su si­tua­ción fi­nan­cie­ra y de deu­da so­be­ra­na al “bor­de del pre­ci­pi­cio”. Eso ya es vie­jo, aho­ra es­ta­mos en otra fa­se. Ya se sa­be que Eu­ro­pa es­tá en­fer­ma, que tie­ne un pro­ble- ma, no que lo va­ya a te­ner.

En el ca­so es­pa­ñol, por ejem­plo, Me­rrill Lynch con­si­de­ra que Es­pa­ña tie­ne más del 60% de po­si­bi­li­da­des de ver­se obli­ga­da a re­cu­rrir al Fon­do de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra Eu­ro­pea (EFSF, en in­glés). “Una vez que se ha re­mo­vi­do el ta­bú de uti­li­zar el Fon­do, es­te ten­dría sen­ti­do pa­ra Es­pa­ña. No se tra­ta de un pro­ble­ma de sol­ven­cia, pe­ro da­do que los mer­ca­dos pre­sio­nan pa­ra su­bir los di­fe­ren­cia­les de deu­da, po­dría fi­nan­ciar­se a tra­vés del Fon­do y vol­ver mu­cho más fuer­te des­pués de 18 me­ses”, se­ña­ló Gui­llau- me Me­nuet, de Me­rrill Lynch.

Y, en ge­ne­ral, es pa­re­ci­do. Es­tos días en Bru­se­las se plan­tea­ban dos ti­pos de so­lu­cio­nes pa­ra la en­fer­ma Eu­ro­pa: la so­cial­de­mó­cra­ta y la li­be­ral. Se ha im­pues­to es­ta úl­ti­ma año con cla­ri­dad.

La pri­me­ra pe­día que el Fon­do de res­ca­te ac­tual se am­plia­se en la par­te que co­rres­pon­de a Eu­ro­pa, des­de 440.000 mi­llo­nes de eu­ros, has­ta 700.000 mi­llo­nes. Re­cha­za­do. Que el Fon­do com­pra­se deu­da pú­bli­ca. Re­cha­za­do. Que la UE emi­ta eu­ro­bo­nos, de ma­ne­ra que los paí­ses miem­bros del eu­ro com­par­tie­sen “so­li­da­ria- men­te” los ries­gos. ¿Y por qué? Re­cha­za­do, igual­men­te.

¿Qué se ha apro­ba­do en­ton­ces? La crea­ción de un Me­ca­nis­mo de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra, es de­cir un fon­do de res­ca­te per­ma­nen­te a par­tir del 2013 que su­ce­da al ac­tual. Con ello, el es­ce­na­rio de una sus­pen­sión de pa­gos de un país del eu­ro es po­si­ble.

Un in­ci­so so­bre un pun­to que ha lla­ma­do la aten­ción so­bre es­te Me­ca­nis­mo: que a él se pue­den aco­ger paí­ses que no per­te­ne­cen al eu­ro. Cier­ta­men­te, pue­den ser paí­ses en los que la ban­ca eu­ro­pea ten­ga un ries­go ele­va­do. Pe­ro tam­bién ca­bría apli­car­se a paí­ses que sa­len del eu­ro y si­guen man­te­nien­do un víncu­lo con la mo­ne­da úni­ca. Ojo a es­te pun­to, ad­vier­ten los ana­lis­tas.

¿Y qué más se ha apro­ba­do? Que el BCE du­pli­que su ca­pi­tal no tan só­lo pa­ra ha­cer fren­te a las pér­di­das en que ha­ya po­di­do in­cu­rrir por las com­pras de deu­da pe­ri­fé­ri­ca, sino pre­ci­sa­men­te pa­ra que pue­da se­guir ejer­cien­do esa fun­ción de ma­ne­ra li­mi­ta­da.

Y ahí se aca­bó. El res­to, de mo­men­to, es dis­ci­pli­na, a tra­vés de la pre­sión de los mer­ca­dos y con­for­me a la po­lí­ti­ca del re­pri­cing, es de­cir que ca­da país pa­gue por su deu­da con­for­me al ries­go que pre­sen­ta. El eu­ro ya no es co­mo una ma­dre que lo cu­bre to­do, ca­da uno pa­ga su fac­tu­ra. Es­ta es­tra­te­gia, en­ca­mi­na­da a ase­gu­rar la or­to­do­xia y la dis­ci­pli­na fis­cal, se ha re­ve­la­do de to­dos mo­dos muy pe­li­gro­sa pa­ra el pro­pio eu­ro.

“Los ries­gos sis­té­mi­cos son ele­va­dos y la red de se­gu­ri­dad de la UE se re­ve­la inade­cua­da in­clu­so an­tes de ser ac­ti­va­da”, di­jo en Londres Le­na Ko­mi­le­va, eco­no­mis­ta je­fe de Tu­llet Pre­bon.

¿La so­lu­ción es más in­te­gra­ción? Se­gún ha de­fi­ni­do el nú­cleo du­ro de la zo­na eu­ro, pue­de ha­ber más in­te­gra­ción en la zo­na, eco­nó­mi­ca, fis­cal, con más so­li­da­ri­dad, o con lo que sea, pe­ro siem­pre den­tro de la or­to­do­xia, Fue­ra de és­ta, el va­cío. La unión eco­nó­mi­ca vi­ve una se­gun­da ado­les­cen­cia, con fu­tu­ros abier­tos.

Pa­ra los mer­ca­dos, la ines­ta­bi­li­dad rei­nan­te en el eu­ro no es del to­do ma­la. Al con­tra­rio, pue­de ser ren­ta­ble, aun­que hay ries­go: los paí­ses du­do­sos pa­gan ti­pos de in­te­rés más ele­va­dos, co­mo ocu­rre con los bo­nos ba­su­ra.

Pe­ro aquí se abre tam­bién un fren­te de es­ce­na­rio nue­vo: la eco­no­mía glo­bal, co­mo la eco­no­mía

Pa­ra Ale­ma­nia, Eu­ro­pa no pue­de que­dar fue­ra del gran gi­ro que se es­tá dan­do en la eco­no­mía mun­dial

ale­ma­na re­ve­la con un cre­ci­mien­to di­fe­ren­cial so­bre la zo­na, da se­ña­les cla­ras de me­jo­ra. Eso mis­mo ha­ce a Ber­lín apos­tar por­que Eu­ro­pa se de­je de sub­ter­fu­gios y se su­me a la ten­den­cia ge­ne­ral de cre­ci­mien­to. El si­glo XXI ofre­ce mu­chas opor­tu­ni­da­des e im­po­ne mu­chas obli­ga­cio­nes.

Y vol­vien­do. De mo­men­to, in­ver­tir en deu­da es­pa­ño­la (co­mo se ha vis­to en las úl­ti­mas subas­tas) atrae de­man­da. Pe­ro en la eco­no­mía glo­bal, a me­di­da que cre­cen las opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio en los paí­ses emer­gen­tes y afi­nes, va a ha­ber com­pe­ten­cia por atraer el ca­pi­tal,y los ti­pos de in­te­rés van a su­bir. De ese mo­do, los pro­ble­mas de Es­pa­ña pa­ra fi­nan­ciar su deu­da van a cre­cer. El 2011 se­rá un año di­fí­cil.

Pa­ra el mer­ca­do, la di­vi­di­da Unión Eu­ro­pa es­tá de­mos­tran­do que ig­no­ra el mo­do de re­sol­ver el pro­ble­ma de la deu­da. Pe­ro, a la vez, sa­be lo que no quie­re. Y eso ata­ñe di­rec­ta­men­te a Es­pa­ña.

EFE

La can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel op­tó por la vía li­be­ral pa­ra re­sol­ver la ac­tual cri­sis de la mo­ne­da eu­ro­pea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.