¿HA IDO TO­DO DE­MA­SIA­DO LE­JOS?

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

Eco­no­mis­ta res­pon­sa­ble de es­tra­te­gia de los di­fe­ren­tes ne­go­cios de Ci­ti­group en Es­pa­ña

Ayer es­cu­ché el prin­ci­pio de una con­ver­sa­ción de un com­pa­ñe­ro con un clien­te. Le ha­bla­ba de la subas­ta de deu­da pú­bli­ca que se ce­le­bra­ría en Es­pa­ña dos ho­ras más tar­de. Los tér­mi­nos se lo pue­den ima­gi­nar: a ver có­mo va, ve­re­mos la de­man­da, los ti­pos de mer­ca­do es­tán muy al­tos, hay mu­cha des­con­fian­za. Va­mos, lo nor­mal en es­tos tiem­pos tan com­pli­ca­dos. Y, na­tu­ral­men­te, tra­tan­do un te­ma prio­ri­ta­rio en ese mo­men­to. ¡Ah!, se me ol­vi­da­ba de­cir­les que mi com­pa­ñe­ro es ope­ra­dor de bol­sa de ren­ta va­ria­ble.

¿Les lla­ma la aten­ción? A mí me si­gue sor­pren­dien­do. La ten­sión en los mer­ca­dos de deu­da

El pro­ble­ma es que los in­ver­so­res si­guen pen­san­do que exis­te un pro­ble­ma y el pá­ni­co es irra­cio­nal

(eu­ro­pea) lo abar­ca to­do. En el ca­so de la bol­sa, es­pe­cial­men­te la es­pa­ño­la, ha­blar de com­pa­ñías, de sus pers­pec­ti­vas de ne­go­cio, de su cre­ci­mien­to, va­lor, es in­ne­ce­sa­rio. ¿Hay al­guien ahí que quie­ra es­cu­char? El pe­li­gro de que el ries­go país ate­na­ce la con­fian­za de los in­ver­so­res en los va­lo­res es­pa­ño­les es muy real. El te­mor a que las con­di­cio­nes de fi­nan­cia­ción em­peo­ren, en tér­mi­nos de ti­pos de in­te­rés ca­si prohi­bi­ti­vos, en pla­zos ca­da vez más cor­tos y can­ti­da­des re­du­ci­das, es ya al­go más que un mal sue­ño. ¿Sa­ben lo que más me in­quie­ta? Que la cri­sis del mer­ca­do se re­tro­ali­men­te. Y lo que aho­ra es un ries­go, una ame­na­za, ma­ña­na se con­vier­ta en una reali­dad. Se pue­de evi­tar. Se de­be evi­tar. Pe­ro por aho­ra las au­to­ri­da­des no han da­do con la cla­ve pa­ra ha­cer­lo. ¿Se les ocu­rre al­go más?

¿Se equi­vo­can los mer­ca­dos? Re­co­noz­co que mu­chos in­ver­sio­nes y ana­lis­tas no quie­ren es­cu­char. Es­te es un pro­ble­ma adi­cio­nal. El pá­ni­co es irra­cio­nal. Por mu­cho que des ex­pli­ca­cio­nes, la des­con­fian­za no des­apa­re­ce. Mu­chos ven jus­ti­fi­ca­do el vie­jo pro­ver­bio del río que sue­na. ¡Se­gu­ro que hay un pro­ble­ma! El pro­ble­ma es, pre­ci­sa­men­te, que los in­ver­so­res si­guen pen­san­do que exis­te. De he­cho, uno de los pro­ble­mas de la eco­no­mía es­pa­ño­la es la ele­va­da ne­ce­si­dad de fi­nan­cia­ción ex­te­rior. Y aquí tam­bién in­clu­yo los ven­ci­mien­tos de pa­pel, pú­bli­co y pri­va­do. Fi­nan­zas pú­bli­cas cues­tio­na­das, du­das so­bre el sec­tor fi­nan­cie­ro, ne­ce­si­dad de fi­nan­cia­ción ex­te­rior y al fi­nal tam­bién de­bi­li­dad de cre­ci­mien­to. En EE.UU. la reac­ción del mer­ca­do ha si­do muy po­si­ti­va pe­se a la nue­va ex­pan­sión fis­cal apro­ba­da por el Go­bierno y la opo­si­ción re­pu­bli­ca­na. ¡Se ima­gi­nan que hu­bie­ra pa­sa­do en Eu­ro­pea si re­pli­ca­mos el mis­mo es­que­ma! La di­fe­ren­cia, ade­más de la fal­ta de cohe­sión fis­cal (y po­lí­ti­ca), es el cre­ci­mien­to. To­dos he­mos re­vi­sa­do al al­za la pre­vi­sión de cre­ci­mien­to pa­ra la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na en los dos pró­xi­mos años. ¿Se­rá ca­paz de com­pen­sar el de­te­rio­ro fis­cal? En par­te sí. Pe­ro na­die du­da de que la Ad­mi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na, la ac­tual o la fu­tu­ra, asu­mi­rá su pa­pel en el fu­tu­ro pa­ra re­con­du­cir el dé­fi­cit. Por el con­tra­rio, esas du­das per­sis­ten en la zo­na eu­ro.

Re­co­noz­co que no soy op­ti­mis­ta pa­ra el com­por­ta­mien­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la en los dos pró­xi­mos años. Es­ta­bi­li­dad en el PIB, fren­te a una fuer­te re­cu­pe­ra­ción. Pe­ro pue­do acep­tar el es­ce­na­rio de sua­ve re­cu­pe­ra­ción, más bien en el 2012 fren­te al 2011. ¿Qué es lo que des­cuen­ta el mer­ca­do? De nue­vo, ten­go la sen­sa­ción de que no des­cuen­ta na­da. Sim­ple­men­te, los in­ver­so­res re­du­cen ex­po­si­ción a Es­pa­ña, tan­to en deu­da (pú­bli­ca y cré­di­to) co­mo en bol­sa, pre­sio­na­dos por la des­con­fian­za. Y par­te de la des­con­fian­za pro­vie­ne del com­por­ta­mien­to del pro­pio mer­ca­do: la car­te­ra y la sa­lud no pue­den aguan­tar con­ti­nuos so­bre­sal­tos. Co­mo los su­fri­dos en los úl­ti­mos dos me­ses. Ti­pos de in­te­rés en deu­da pú­bli­ca en­tre 250 y 300 pun­tos bá­si­cos (0,01%) del bono

Los in­ver­so­res re­du­cen ex­po­si­ción a Es­pa­ña, tan­to en deu­da co­mo en bol­sa, pre­sio­na­dos por la des­con­fian­za

a 10 años por en­ci­ma del ale­mán ya no sor­pren­den. Pe­ro no de­jan de ser una lo­cu­ra, da­dos los in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos y fi­nan­cie­ros de Es­pa­ña. Des­de el pun­to de vis­ta ob­je­ti­vo. Na­tu­ral­men­te, no con­tem­plo una cri­sis o rup­tu­ra del eu­ro. La va­lo­ra­ción an­te­rior no es tan di­fe­ren­te cuan­do veo di­fe­ren­cia­les ne­ga­ti­vos en el año de la bol­sa es­pa­ño­la por en­ci­ma del 30% fren­te a la ale­ma­na o del 12% fren­te al pro­me­dio eu­ro­peo.

El re­sul­ta­do de la Cum­bre Eu­ro­pea no ha ser­vi­do pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.