Un año per­di­do pa­ra la in­ver­sión

La Vanguardia - Dinero - - INVERSIÓN COLECTIVA - Pri­mo Gon­zá­lez

Los mer­ca­dos tie­nen las ideas muy arrai­ga­das y se han con­ver­ti­do en hue­sos du­ros de roer. Las bol­sas des­oyen sis­te­má­ti­ca­men­te los aná­li­sis mo­de­ra­da­men­te fa­vo­ra­bles que su­su­rran a dia­rio los ana­lis­tas de la más di­ver­sa ín­do­le y de tendencias con­tra­pues­tas. A la pos­tre, la des­con­fian­za es­tá muy arrai­ga­da en­tre los in­ver­so­res, que si­guen ha­cien­do oí­dos sor­dos a los ar­gu­men­tos de to­do ti­po que les lle­gan ca­si a dia­rio re­co­men­dan­do apos­tar de for­ma se­lec­ti­va por la ren­ta va­ria­ble.

Pe­ro es­tos con­se­jos que ador­nan las vir­tu­des de las po­si­cio­nes de ries­go con evi­den­cias ta­les co­mo la ele­va­da ren­ta­bi­li­dad por di­vi­den­do, los má­xi­mos his­tó­ri­cos en el va­lor de mu­chas com­pa­ñías o sus ba­jí­si­mos mul­ti­pli­ca­do­res, caen una se­ma­na tras otra en el sa­co ro­to de la in­di­fe­ren­cia. To­do ello cuan­do ape­nas que­dan unas po­cas se­sio­nes há­bi­les, dis­tri­bui­das en dos se­ma­nas in­com­ple­tas y en to­do ca­so re­ple­tas de fies­tas y preo­cu­pa­cio­nes de otra ín­do­le, que per­mi­ten a es­tas al­tu­ras dar por vá­li­do (aun- que no por bueno) lo que el mer­ca­do ofre­ce, es de­cir, un ba­lan­ce ma­lo pa­ra la ren­ta va­ria­ble es­pa­ño­la y ne­fas­to pa­ra la ren­ta fi­ja. Só­lo en mun­dos le­ja­nos, las eco­no­mías emer­gen­tes, ca­be en­con­trar al­gún re­me­dio a tan­ta de­silu­sión.

Ade­más, los in­ver­so­res no son in­mu­nes a las in­fluen­cias que cir-

Los mer­ca­dos de ren­ta va­ria­ble y fi­ja cie­rran uno de sus peo­res años, sin ho­ri­zon­tes de es­pe­ran­za a cor­to pla­zo Las eco­no­mías emer­gen­tes son ca­si los úni­cos mo­ti­vos de sa­tis­fac­ción es­te año pa­ra los in­ver­so­res

cu­lan por el mer­ca­do re­la­cio­na­das con el es­ta­do de los paí­ses. Por ejem­plo, la di­fe­ren­cia en­tre la ren­ta­bi­li­dad del ín­di­ce ale­mán y el es­pa­ñol en es­tos mo­men­tos ron­da los 35 pun­tos en lo que va de año, ya que la subida del 18% en el ín­di­ce se­lec­ti­vo ger­mano y la caí­da su­pe­rior al 16% en el se­lec­ti­vo es­pa­ñol Ibex 35, po­ne bien en evi­den­cia el abis­mo que hoy por hoy se­pa­ra a la lo­co­mo­to­ra ale­ma­na (3,7% de cre­ci­mien­to po­si­ble de su PIB es­te año, ca­si a pun­to de equi­pa­rar­se con una eco­no­mía emer­gen­te) de la ren­quean­te e in­cier­ta eco­no­mía es­pa­ño­la, con cre­ci­mien­to ce­ro es­te año y ho­ri­zon­tes muy mo­des­tos de ca­ra a los pró­xi­mos años.

La cri­sis de la deu­da es­tá tras­la­dán­do­se de for­ma pa­ra­le­la a los mer­ca­dos de ac­cio­nes, a pe­sar de las no­ta­bles di­fe­ren­cias que exis­ten en­tre los va­lo­res co­ti­za­dos (mu­chos de ellos, y muy re­pre­sen­ta­ti­vos, con una fuer­te di­ver­si­fi­ca­ción in­ter­na­cio­nal, es de­cir, po­co de­pen­dien­tes de la eco­no­mía es­pa­ño­la) y la suer­te que les es­pe­ra a los ac­ti­vos pú­bli­cos, que es­ta se­ma­na han to­ca­do te­cho de ren­ta­bi­li­dad (es de­cir, sue­lo de va­lo­ra­ción) en los diez úl­ti­mos años, re­fle­jo de la es­ca­sa va­lo­ra­ción que tie­nen los ac­ti­vos es­pa­ño­les en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les mien­tras no cam­bien de for­ma drás­ti­ca las cir­cuns­tan­cias en las que se mue­ve la eco­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.