Pa­raí­so en el co­ra­zón de Eu­ro­pa

Las pro­pie­da­des de Ber­lín se han con­ver­ti­do en el ob­je­to del de­seo de in­ver­so­res ex­tran­je­ros

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Anna Ca­ba­ni­llas

Mon­te­car­lo es la ciu­dad más ca­ra del mun­do a la ho­ra de ad­qui­rir una vi­vien­da, don­de un pi­so cén­tri­co de ga­ma al­ta pue­de su­pe­rar los 37.000 eu­ros por me­tro cua­dra­do. Le si­guen de cer­ca, al­gu­nas de las prin­ci­pa­les ca­pi­ta­les mun­dia­les co­mo Londres, Hong-Kong, Nue­va York o París en las que el pre­cio del me­tro cua­dra­do ron­da los 15.000 eu­ros. A años luz de es­tos va­lo­res es­tra­tos­fé­ri­cos, en el co­ra­zón de Eu­ro­pa nos to­pa­mos con la mul­ti­cul­tu­ral, es­ti­lo­sa y ver­de ciu­dad de Ber­lín, que os­ten­ta uno de los mer­ca­dos in­mo­bi­lia­rios más fle­xi­bles, atrac­ti­vos y ba­ra­tos del Vie­jo Con­ti­nen­te. Y es que la ca­pi­tal de Ale­ma­nia, en la que el pre­cio del me­tro cua­dra­do os­ci­la en­tre los 2800 y 3200 eu­ros, po­de­mos ad­qui­rir un mo­des­to es­tu­dio en pleno cen­tro por 50.000 eu­ros, un pre­cio con el que en cual­quier otra ca­pi­tal eu­ro­pea co­mo, por ejem­plo, Roma ape­nas lle­ga­ría pa­ra un ga­ra­je.

Pe­ro, ¿por qué son tan ase­qui­bles los pi­sos en Ber­lín? Nos da al­gu­nas pis­tas Car­men Ji­mé­nez, ase­so­ra in­mo­bi­lia­ria de la agen­cia Front Li­ne Ber­lín. “Des­pués de la caí­da del mu­ro y de la reuni­fi­ca­ción ale­ma­na en el 1990 se em­pe­zó a in­ver­tir mu­cho en la nue­va ca­pi­tal. Se cons­tru­ye­ron edi­fi­cios nue­vos, otros se reha­bi­li­ta­ron y el pre­cio de la vi­vien­da em­pe­zó a su­bir. Pe­ro las ex­pec­ta­ti­vas tan op­ti­mis­tas so­bre el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción no se vie­ron cum­pli­das, ni lle­gó el acla­ma­do boom de la eco­no­mía, por lo que mu­cha gen­te se mar­chó de la ciu­dad y, en con­se­cuen­cia, los pre­cios y los al­qui­le­res ba­ja­ron en­tre los años 1994 y el 2004. Al otro la­do, en la ma­yo­ría de los paí­ses eu­ro­peos los pre­cios de los in­mue­bles cre­cían sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. Por ello, en la ac­tua­li­dad Ber­lín po­see la pro­pie­dad in­mo- bi­lia­ria a me­jor pre­cio de to­do Eu­ro­pa”.

Las pro­pie­da­des en Ber­lín, que cues­tan has­ta cin­co ve­ces me­nos que en Londres, Roma o París, se han con­ver­ti­do en el ob­je­to del de­seo de in­ver­so­res ex­tran­je­ros. “Ale­ma­nia es en es­tos mo­men­tos una de las eco­no­mías más es­ta­bles de Eu­ro­pa. Si a es­to le su­ma­mos que los pre­cios de los in­mue­bles en Ber­lín son muy atrac­ti­vos, y que la ciu­dad es­tá ga­nan­do día a día fa­ma mun­dial, se en­tien­de per­fec­ta­men­te que mu­chas per­so­nas de paí­ses co­mo EE.UU, Ru­sia, Ita­lia o in­clu­so asiá­ti­cos es­tén mu­dán­do­se a la ciu­dad o in­vir­tien­do en pro­pie­da­des pa­ra al­qui­lar o, con los años, pa­ra ven­der. Sin du­da, aho­ra que los pre­cios to­da­vía son es­ta­bles, es un gran mo­men­to pa­ra in­ver­tir” , ex-

El me­tro cua­dra­do en Ber­lín gi­ra en torno a los 3.000 eu­ros, fren­te a los 4.200 eu­ros del de Bar­ce­lo­na

pli­ca An­ne Ri­dey, di­rec­to­ra de la ofi­ci­na de En­gel&Voel­kers de Ber­lín.

En cuan­to a zo­nas, la ciu­dad, que tie­ne una su­per­fi­cie de 890 km2 –cua­tro ve­ces la de París– es­tá hoy di­vi­di­da en 12 dis­tri­tos in­de­pen­dien­tes y au­to­su­fi­cien­tes en­tre ellos, sien­do Mit­te el más co­ti­za­do. En él se en­cuen­tran al­gu­nas de las prin­ci­pa­les jo­yas de la ur­be co­mo la Puer­ta de Bran­dem­bur­go, las Is­la de los Mu­seos, el vi­bran­te ras­ca­cie­los Sony Cen­ter o la se­lec­ta ave­ni­da Frie­drichs­tras­se, com­pa­ra­da por su in­ce­san­te ac­ti­vi­dad co­mer­cial y ar­tís­ti­ca con la Quin­ta Ave­ni­da de Nue­va York. Otro de los ba­rrios más so­fis­ti­ca­dos de la ciu­dad es Prenz­lauer Berg, que por el con­tra­rio du­ran­te la épo­ca del na­zis­mo fue un ba­rrio tí­pi­ca­men­te obre­ro y re­fu­gio de los ar­tis­tas y di­si­den­tes del ré­gi­men. Tam­po­co tie­nen na­da que en­vi­diar­le al-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.