Pi­nos, cam­pos y el mar al fon­do

En Arenys de Mar, una ca­sa ado­sa­da lis­ta pa­ra en­trar a vi­vir

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Isa­bel de Vi­lla­lon­ga

A40 km de Bar­ce­lo­na, el Me­di­te­rrá­neo mol­dea las pla­yas de uno de los puer­tos pes­que­ros más im­por­tan­tes de la cos­ta ca­ta­la­na, Arenys de Mar, una vi­lla pe­que­ña que Sal­va­dor Es­priu con­vir­tió en mi­to li­te­ra­rio. Ni la pro­xi­mi­dad a la gran me­tró­po­li, ni el tu­ris­mo, ni los flu­jos de­mo­crá­ti­cos, le han arre­ba­ta­do el sa­bor de aquel an­ti­guo pue­blo ma­ri­ne­ro.

Vi­vir aquí, en­tre pi­nos y cam­pos, a cin­co mi­nu­tos del nú­cleo co­mer­cial o de la pla­ya, y a 10 de la es­ta­ción del tren, es la op­ción que ofre­ce es­ta ca­sa pa­rea­da que for­ma par­te de una re­cien­te pro­mo­ción de otras 33 ca­sas uni­fa­mi­lia­res con las que com­par­te una ex­ten­sa zo­na ver­de con jar­dín, pis­ci­na y área de jue­gos co­mu­ni­ta­ria.

La vi­vien­da que nos ocu­pa tie­ne la ven­ta­ja de es­tar si­tua­da en la es­qui­na de la pro­mo­ción, por lo que las vis­tas so­bre la na­tu­ra­le­za que la ro­dea son in­fi­ni­tas. Dis­po­ne de 172 me­tros cua­dra­dos dis­tri­bui­dos en dos plan­tas, a los que hay que aña­dir otros 40 me­tros cua­dra­dos de par­king si­tua­dos en el só­tano del edi­fi­cio. La pro­pie­dad es­tá en ven­ta por 440.000 eu­ros. En cuan­to al mo­bi­lia­rio pue­de ad­qui­rir­se tam­bién por 20.000 eu­ros.

El ac­ce­so a la vi­vien­da se rea­li­za por la par­te tra­se­ra de la ca­sa que, a tra­vés de un pe­que­ño jar­dín pe­ri­me­tral, co­mu­ni­ca a su vez di­rec­ta­men­te con la te­rra­za. La plan­ta ba­ja, des­ti­na­da a la zo­na de día –co­ci­na, co­me­dor y sa­lón, más un la­va­bo de

El sa­lón-co­me­dor es un es­pa­cio am­plio, do­mi­na­do por los to­nos neu­tros y gri­ses, que se abre al ex­te­rior cor­te­sía– es­tá to­da ella inun­da­da por la luz me­di­te­rrá­nea ta­mi­za­da por cor­ti­nas de lino blan­co. Aquí, al igual que en to­da la ca­sa, los to­nos blan­cos, ocres y ave­lla­nas de las pa­re­des ar­mo­ni­zan con el blan­co, sal­pi­ca­do de de­ta­lles en gris os­cu­ro, del mo­bi­lia­rio. La te­rra­za es, sin em­bar­go, la gran pro­ta­go­nis­ta de es­ta plan­ta, sus jar­di­ne­ras de zinc, es­tra­té­gi­ca­men­te si­tua­das, no in­te­rrum­pen las vis­tas, y des­de el in­te­rior se abre una mag­ní­fi­ca pers­pec­ti­va de ver­des que desem­bo­ca en el mar azul. To­do un es­pec­tácu­lo pa­ra dis­fru­tar tam­bién des­de la zo­na de es­tar ex­te­rior , equi­pa­da con si­llo­nes, me­sa y ca­rri­to bar­ba­coa de rat­tán tren­za­do en co­lor gris.

En la se­gun­da plan­ta se si­túan tres ha­bi­ta­cio­nes do­bles, una de ellas de­di­ca­da a es­tu­dio, un cuar­to de ba­ño, y la sui­te prin­ci­pal con su ba­ño in­te­gra­do. Los aca­ba­dos son de ca­li­dad: cli­ma­ti­za­ción mu­ral por ai­re con bom­ba de frío ca­lor, car­pin­te­ría ex­te­rior de alu­mi­nio la­ca­do y ven­ta­nas de do­ble cris­ta­le­ría. El par­quet sin­té­ti­co cu­bre to­da la su­per­fi­cie de la vi­vien­da, ex­cep­to la es­ca­le­ra que es en már­mol. El pa­vi­men­to de la te­rra­za es de gres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.