Un ajus­te au­to­má­ti­co

Las úl­ti­mas re­for­mas han im­plan­ta­do un me­ca­nis­mo de ajus­te au­to­má­ti­co al mar­gen de la po­lí­ti­ca

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Las re­for­mas im­plan­ta­das en la ma­yo­ría de paí­ses han in­clui­do un me­ca­nis­mo de ajus­te au­to­má­ti­co de in­gre­sos y gas­tos. El ob­je­ti­vo es trans­fe­rir la to­ma de de­ci­sio­nes de la are­na po­lí­ti­ca a la es­fe­ra de la ley, ex­pli­can fuen­tes de la Se­gu­ri­dad So­cial.

La ma­yor par­te de es­tos me­ca­nis­mos uti­li­zan tres ele­men­tos de re­fe­ren­cia. El pri­me­ro de ellos es la es­pe­ran­za de vi­da a los re­qui­si­tos pa­ra el co­bro de la pen­sión o las ta­sas de sus­ti­tu­ción (re­la­ción en­tre ju­bi­la­dos y nue­vos co­ti­zan­tes). El se­gun­do es la ac­tua­li­za­ción eco­nó­mi­ca en tér­mi­nos de cre­ci­mien­to del PIB. El ter­cer ele­men­to es un ba­lan­ce del sis­te­ma con de­sa­rro­llo de de­re­chos o in­de­xa­ción de be­ne­fi­cios. Por úl­ti­mo, las ta­sas de con­tri­bu­ción in­de­xa­da con los be­ne­fi­cios.

“Son me­ca­nis­mos au­to­má­ti- cos de ajus­te di­ri­gi­dos a man­te­ner el equi­li­brio en­tre in­gre­sos y obli­ga­cio­nes, pe­ro in­ten­cio­na­da­men­te o no im­pac­tan tan­to en la ade­cua­ción in­ter­ge­ne­ra­cio­nal co­mo en la sos­te­ni­bi­li­dad fi­nan­cie­ra del sis­te­ma. Es­to im­pli­ca que los cos­tes fi­nan­cie­ros de los cam­bios de­mo­grá­fi­cos se re­par­ti­rán en­tre ge­ne­ra­cio­nes de acuer­do con la re­gu­la­ción le­gal. Al­gu­nos tien­den a ser pro­cí­cli­cos, y en tiem­pos de cri­sis pue­den im­po­ner un cos­te so­cial, y en al­gu­nos ca­sos pue­den lle­gar a afec­tar di­rec­ta­men­te a los ciu­da­da­nos”, afir­man las ci­ta­das fuen­tes de la Se­gu­ri­dad So­cial.

Ló­gi­ca­men­te los me­ca­nis­mos vin­cu­la­dos a las pro­yec­cio­nes de­mo­grá­fi­cas se ac­ti­va­rán en las pró­xi­mas dé­ca­das. Es­tos ajus­tes au­to­má­ti­cos se apli­can tam­bién a los fon­dos de pen­sio­nes ocu­pa­cio­na­les. “Re­par­ten el ries­go y re­equi­li­bran los sis­te­mas de for­ma que no con­lle­ven el equi­li­brio de los sis­te­mas”.

El pri­mer país que im­plan­tó es-

A los 22 años

A los 23 años

A los 24 años te me­ca­nis­mo fue Sue­cia, a tra­vés de la re­for­ma que ini­ció en 1998. El fac­tor de equi­li­brio ac­tua­rial se ac­ti­va cuan­do la su­ma de las co­ti­za­cio­nes fu­tu­ras y los ac­ti­vos del fon­do de re­ser­va es in­fe­rior al pa­si­vo, que es la su­ma de to­das las pres­ta­cio­nes fu­tu­ras. Es de­cir, to­ma co­mo re­fe­ren­cia la

Los gas­tos en pen­sio­nes re­pre­sen­tan el 10% del PIB y, sin re­for­mas, lle­ga­rán al 15% del PIB en el 2040

evo­lu­ción del PIB, la edad de vi­da y el cre­ci­mien­to de los sa­la­rios. De acuer­do con es­tas pro­yec­cio­nes, las pen­sio­nes ba­ja­rán un 4,3% en el 2011. Ade­más el Go­bierno emi­tió un co­mu­ni­ca­do el pa­sa­do 8 de oc­tu­bre plan­tean­do su “in­ten­ción de en­ta­blar un diá­lo­go con el Gru­po de Pen­sio­nes pa­ra ex­plo­rar las po­si­bi­li­da­des de ele­var la edad del de­re­cho a per­ma­ne­cer tra­ba­jan­do de los 67 a los 69 años”.

En Ale­ma­nia la evo­lu­ción de las pen­sio­nes es­tá vin­cu­la­da al in­cre­men­to me­dio sa­la­rial. Es­to ex­pli­ca que las pen­sio­nes lle­ven con­ge­la­das des­de el 2007 y, tal co­mo ha in­for­ma­do el Go­bierno de An­ge­la Mer­kel, se­gui­rán así du­ran­te el 2011.

En Ca­na­dá se rea­li­za una pro­yec­ción ac­tua­rial ca­da 3 años y es­tá pre­vis­to que en ca­so de des­equi­li­brio se pro­pon­ga un pac­to al Par­la­men­to. Si el des­equi­li­brio per­sis­te, se au­men­tan las co­ti­za­cio­nes pa­ra cu­brir un 50% del dé­fi­cit an­ti­ci­pa­do y se con­ge­lan las pres­ta­cio­nes du­ran­te tres años. Si su­pe­ra­do es­te tiem­po per­sis­te el pro­ble­ma se re­pi­te el pro­ce­so.

Pa­ra te­ner una idea de la im­por­tan­cia de es­te equi­li­brio hay que te­ner en cuen­ta que en Es­pa­ña el gas­to en pen­sio­nes re­pre­sen­ta el 10% del PIB. De acuer­do con las pro­yec­cio­nes de­mo­grá­fi­cas y el po­ten­cial de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía au­men­ta­rá has­ta 15,6% o 17,2% (se­gún los es­ce­na­rios) si no se adop­tan me­di­das. Los in­gre­sos re­pre­sen­tan en la ac­tua­li­dad el 10% del PIB, apli­ca­das las mis­mas pro­yec­cio­nes so­bre la evo­lu­ción de la po­bla­ción ac­ti­va y el in­cre­men­to de ju­bi­la­dos, se­gui­rá sien­do el 10% en el 2040.

Co­mo ex­pli­ca el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de la Se­gu­ri­dad So­cial, Oc­ta­vio Gra­na­do, ca­bría la po­si­bi­li­dad de no ha­cer na­da y pa­gar la des­via­ción vía im­pues­tos, aun­que eso su­pu­sie­ra ha­cer me­nos in­fra­es­truc­tu­ras. El pro­ble­ma, aña­de, es que el Es­ta­do tie­ne que aten­der a otros com­pro­mi­sos de gas­tos y cum­plir el plan de Es­ta­bi­li­dad, por ejem­plo la si­tua­ción de la sa­ni­dad que es dra­má­ti­ca.

Por es­ta ra­zón, los eco­no­mis­tas de Fedea se han su­ma­do a la pe­ti­ción de in­cluir en la re­for­ma un me­ca­nis­mo de ajus­te au­to­má­ti­co al mar­gen del po­lí­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.